Este lunes 24 de octubre, Quito amaneció vestido de verde y blanco. Sus calles fueron el escenario culminante de la gran marcha “Por la dignidad de Esmeraldas” iniciada el 12 de octubre pasado.

No era un mitin de 200 personas en la Avenida de los Shiris, era una marcha de alrededor de 5 000 ecuatorianos, muchos de los cuales (más de 400) llegaron luego de recorrer a pie los 360 kilómetros que separan a Esmeraldas de Quito. Definitivamente no eran forajidos, pues los propósitos que los movían no iban por el lado de exigir maquillajes a la institucionalidad del país; los movía la necesidad de vialidad, educación, salud y obras de infraestructura básica, pero sobre todo la decisión de hacer respetar su dignidad como pueblo.

Su organización y unidad, construidos con el liderazgo de autoridades locales de la vertiente de la izquierda revolucionaria, logró un triunfo histórico. No solo arrancaron del gobierno el compromiso de cumplir con todos sus planteamientos, sino que también demostraron ante el país que los pueblos del Ecuador tienen intereses comunes y anhelan transformaciones estructurales; que las particularidades regionales no son un elemento de fragmentación, sino de unidad nacional.

Se trata de un acontecimiento que quedará grabado en la conciencia de los esmeraldeños, como un hito más de su lucha por el progreso, camino en el que se encuentran involucrados desde hace casi cinco años, cuando decidieron confiar en la propuesta política del Movimiento Popular Democrático, representado por el actual alcalde Ernesto Estupiñán Quintero y desde hace un año por la prefecta Lucía Sosa de Pimentel, a quienes reconocen como sus líderes.

La marcha fue el resultado de la decisión de la Asamblea Provincial de Esmeraldas, que reúne a todas las fuerzas vivas de la provincia: autoridades locales, organizaciones populares, cámaras de la producción, transportistas, universidades, etc., que se cansaron de esperar que el presidente Alfredo Palacio cumpla su palabra, expresada en la firma, el pasado 12 de julio, de un acuerdo que contiene 12 puntos de reivindicaciones, y que fuera ratificada por el mismo Palacio el 5 de Agosto, durante la sesión solemne por las festividades de Esmeraldas.

Cuando la marcha llegó a Quito, el Gobierno mostró nuevamente su perfil autoritario, tal como lo hizo cuando las provincias amazónicas de Orellana y Sucumbíos se levantaron para reclamar que se cumpla con sus requerimientos urgentes. En el momento en que la marcha “Por la Dignidad de Esmeraldas” se disponía a cruzar el puente sobre el río Machángara, fue reprimida brutalmente con gases lacrimógenos, que causaron muchos asfixiados. Era doloroso mirar a mujeres y hasta personas de la tercera edad que, a más de estar gravemente afectadas por la extenuante caminata de 360 kilómetros y la falta de oxígeno que naturalmente afecta a los habitantes de la Costa en estas regiones de la Sierra, no soportaban y caían en media calle, buscando arrancarle fuerzas al cuerpo e incorporándose nuevamente para continuar en su cometido.

Hizo falta la intervención firme de la Prefecta y del alcalde de Esmeraldas, para que el gobierno finalmente ceda y permita que la marcha continúe su paso hacia el parque de El Arbolito, donde se recuperarían fuerzas y se volvería al ataque. Había una decisión: si era necesario había que quedarse unos días más en la lucha, pero el gobierno debía entender que no se puede burlar así de un pueblo altivo y luchador.

Finalmente, el Gobierno tuvo que aceptar los planteamientos de los dirigentes de la medida de hecho, y firmar un nuevo documento, que deberá cumplir si no quiere enfrentar acciones más contundentes aún.

Aspectos clave del nuevo compromiso:

1.- Puente sobre el río Esmeraldas: Hasta el año 2006, durante la ejecución presupuestaria del próximo año, el Ministerio de Economía efectuará las modificaciones necesarias para que conste el valor de 20 millones de dólares para la construcción del puente sobre el río Esmeraldas (Esmeraldas-Tachina). Los restantes 20 millones, el Gobierno los hará constar en la proforma presupuestaria del 2007. El Gobierno Provincial será el responsable de la ejecución de la obra.

2.- Equipo caminero para el Consejo Provincial y siete cantones: El Gobierno Nacional, cumpliendo con su compromiso, dispuso que 3,4 millones de dólares sean transferidos el día lunes 24 de octubre y el saldo de 3,4 millones se transfiera en los 10 días hábiles siguientes.

3.- Mantenimiento vial: En las vías principales San Lorenzo-Esmeraldas, Quinindé-Esmeraldas, se realizan obras de emergencia que concluirán en diciembre de 2005. Esmeraldas-Súa-Pedernales: se realizan obras de emergencia que concluirán en diciembre de 2005.

Autopista Esmeraldas-Atacames-Súa: se avanza en la operación financiera con la constructora Hidalgo-Hidalgo. En 15 días laborales se ubicará la correspondiente partida presupuestaria.

En lo que respecta al proyecto de asfaltado de la vía: La “Y”-La Tola, el Gobierno se compromete a ubicar la partida presupuestaria en el primer trimestre del año 2006.

4.- Adquisición de asfalto: Se entregaron 1,5 millones de dólares al Ministerio de Energía para la pavimentación, por intermedio del Municipio de Esmeraldas, de los barrios alrededor de la Refinería; y el saldo de 2 millones hasta el 15 de enero de 2006.

El Gobierno ha instruido el día de hoy a Petrocomercial para que, en la reunión del día jueves 27 de octubre de 2005, el CAD resuelva autorizar al vicepresidente de Petrocomercial la firma del convenio respectivo.

La Vicepresidencia de Petrocomercial suscribirá con el Municipio de Esmeraldas el convenio para la dotación de asfalto no reembolsable equivalente a 1 millón 500 000 dólares hasta el 31 de octubre de 2005. Además se incluye:

- Hasta el 15 de noviembre se transferirán 400 mil dólares para la construcción de la sala de quemados del Hospital Delfina Torres de Concha.

- Se entregará un millón 500 000 dólares para la ejecución de obras de infraestructura escolar. Así mismo, la Universidad Luis Vargas Torres contará con 500 000 dólares para mejorar su infraestructura.