La participación ciudadana y sobre todo la participación popular no debe ser solamente un enunciado declarativo, bajo el cual se brinde la oportunidad a la población para que a través de proceso parecido a un show mediático sea consultada o más bien auscultada como un fenómeno a ser resuelto desde los escritorios, como si tuviera el derecho solo al eco, a la réplica, pero no a la voz. Desde nuestra bancada progresista y de izquierda nos negamos a aceptar esa mediocridad como destino para nuestro pueblo, razón por la cual levantamos la propuesta de la verdadera participación activa democrática y representativa

Es necesario que quede esclarecido el tema del voluntariado de acción social en la redacción de los Artículos 36 y 37 del proyecto de Ley de participación ciudadana. Cuando se habla del voluntariado de acción social en esta ley indica establecer acuerdos entre la ciudadanía y las organizaciones sociales con diversos niveles de gobierno, para participar de manera voluntaria y solidaria en ejecución de programas, pero esto podría confundirse con una política de división de las organizaciones sociales, como por ejemplo esta sucediendo hoy con el movimiento indígena en cuyo interior se esta promoviendo la división desde las esferas gubernamentales al crear organizaciones paralelas que participan en la deliberación de conflictos a favor del gobierno.

Otro aspecto es lo que se pretende con la Federación de Estudiantes Universitarios del Ecuador FEUE, a la cual se le pretende vaciarle de todo contenido de organización que desde su fundación a defendido los intereses de los estudiantes y del pueblo, que ha participado en las luchas más importantes de nuestro pueblo, como en los levantamientos que echaron del poder a gobiernos corruptos y autoritarios como el de Bucaram, Mahuad y Gutiérrez, que ha defendido a la universidad publica y que logró la gratuidad de la educción superior, esta línea y trayectoria democrática, patriótica, anti oligárquica y antiimperialista hoy pretende ser sustituida criminalizando a los lideres estudiantiles revolucionarios y sustituyéndolos por estudiantes que le hacen el juego al gobierno.

Con los mismos propósitos se enfilo el ataque a la organización de los maestros, la UNE, que fue objeto de los ataques del gobierno e ilegalmente se le quitó las contribuciones que voluntarias de sus miembros, pretendiendo así, debilitar la organización sindical del magisterio. Estas acciones no significa de ninguna manera auspiciar la participación ciudadana, por ello es necesario que la organizaciones sociales discutan y procesen los elementos de esta ley participación ciudadana, pues en ella se habla incluso de fortalecer económicamente a la organizaciones según dicen ¨voluntarias¨ pero que obedecen las orientaciones de sus financistas, en este caso el gobierno.

Si se aspira a tener una autentica participación ciudadana, tiene que empezar por garantizar los derechos de los pueblos a organizarse libremente, por respetar las organizaciones populares que tiene un importante arraigo y trayectoria histórica en nuestro país. La participación ciudadana tiene que ver con la defensa de los intereses de clase, esta Ley debe garantizar a la ciudadanía, a los trabajadores y los pueblos la posibilidad de defender sus propios intereses.