JPEG - 34 KB

18. El Consejo Europeo ha tratado la situación en Libia y ha refrendado las conclusiones adoptadas por el Consejo de Asuntos Exteriores el 21 de marzo. Recordando su Declaración del 11 de marzo, el Consejo Europeo ha manifestado su satisfacción tras la adopción de la Resolución 1973 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, que expresa el principio de la responsabilidad de proteger, y ha destacado su determinación de contribuir a su aplicación. Ha acogido también favorablemente la Cumbre de París del 19 de marzo como contribución decisiva para su aplicación. Ha condenado el permanente incumplimiento por parte del régimen libio de las Resoluciones 1970 y 1973 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, y la violenta y brutal represión que el régimen sigue infligiendo a sus propios ciudadanos. Ha observado que las medidas adoptadas de conformidad con el mandato del Consejo de Seguridad han contribuido de manera significativa a proteger a la población civil y las zonas pobladas por civiles que se hallan bajo amenaza de ataques, y ha coadyuvado a salvar vidas de civiles. Una vez las poblaciones civiles se hallen a salvo y protegidas de la amenaza de ataques y se hayan cumplido los objetivos de la RCSNU 1973, se pondrá fin a las operaciones militares.

El Consejo Europeo ha puesto de relieve el papel fundamental que corresponde a los países árabes, y en particular a la Liga Árabe, a la hora de apoyar activamente la aplicación de la RCSNU 1973 y de encontrar una solución política a la crisis.

19. En consonancia con la RCSNU 1973, la Unión Europea, junto con la Liga de los Estados Árabes, las Naciones Unidas y la Unión Africana, intensificará su empeño por hallar una solución a la crisis que atienda a las legítimas demandas del pueblo libio. El Consejo Europeo ha reiterado su llamamiento al coronel Gadafi para que ceda de inmediato el poder con objeto de hacer posible que Libia inicie rápidamente una transición a la democracia, ordenada y liderada por el propio país, mediante un diálogo de amplia base, teniendo en cuenta asimismo la necesidad de garantizar la soberanía e integridad territorial de Libia. La UE se declara dispuesta a contribuir al fomento de dicho diálogo, también con el Consejo Nacional de Transición, y a prestar asistencia a Libia desde el punto de vista económico y en la construcción de sus nuevas instituciones, en cooperación con las Naciones Unidas, la Liga Árabe, la Unión Africana y otros actores.

20. La Unión Europea ha reaccionado con celeridad para aplicar las sanciones impuestas por las RCSNU 1970 y 1973, por medios como la designación de nuevas personas y entidades en la lista autónoma de la UE de personas y entidades sujetas a medidas restrictivas. La Unión Europea está dispuesta a poner en marcha y adoptar nuevas sanciones, entre ellas medidas para que las rentas del petróleo y del gas no lleguen a manos del régimen de Gadafi. Los Estados miembros llevarán propuestas similares al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

21. La situación humanitaria en Libia y en sus fronteras sigue siendo motivo de grave preocupación. La UE seguirá proporcionando ayuda humanitaria a todos los afectados, en estrecha cooperación con todas las agencias humanitarias y ONG implicadas. La UE ha reforzado y proseguirá su planificación de apoyo a la ayuda humanitaria y a las operaciones de protección de la población civil, también por medios marítimos.

22. El Consejo Europeo ha tomado nota con satisfacción de la celebración sin incidentes del referéndum sobre las modificaciones constitucionales celebrado en Egipto el 19 de marzo, por tratarse de un importante paso hacia un sistema político más abierto y democrático.

23. Observando que la situación es diferente en cada país, el Consejo Europeo ha manifestado su máxima preocupación ante la situación existente en Siria, Yemen y Bahrein. Ha condenado firmemente la escalada de la violencia y el uso de la fuerza contra los manifestantes, y ha instado a todas las partes implicadas a que acometan un diálogo auténtico y constructivo sin demora ni condiciones previas. El Consejo Europeo ha refrendado las conclusiones adoptadas por el Consejo de Asuntos Exteriores el 21 de marzo.

24. Deben impulsarse rápidamente los trabajos orientados a desarrollar una nueva asociación con la región, en consonancia con la declaración del Consejo Europeo del 11 de marzo de 2011. Esta asociación estará basada en una integración económica más profunda, en un acceso más amplio al mercado y en una cooperación política más estrecha, y seguirá un planteamiento diferenciado y basado en los resultados. Como primeros pasos en la aplicación del conjunto de medidas del 11 de marzo, y tomando como referencia la comunicación conjunta de la Comisión y de la Alta Representante, el Consejo Europeo insta a que se avance con celeridad con arreglo a las siguientes pautas:

− la UE y sus Estados miembros incrementarán su ayuda humanitaria; − se analizarán y volverán a orientar los programas de ayuda en curso en los países del Mediterráneo Meridional, cuando sea posible mediante un diálogo con los países interesados; − el límite máximo de las operaciones del BEI en favor de los países mediterráneos que emprendan reformas políticas debe incrementarse en 1.000 millones de euros, sin reducir las operaciones en los países vecinos del Este de la UE; − los accionistas del BERD deben considerar la posibilidad de ampliar las actividades del Banco en los países vecinos del Sur; − deben adoptarse sin demora las propuestas sobre normas de origen paneuromediterráneas; y se insta a la Comisión a que presente propuestas de nuevos medios para potenciar el comercio y la inversión extranjera directa en la región a corto, medio y largo plazo.

25. El Consejo Europeo se congratula de la reciente visita a Egipto efectuada por la Presidencia y por la Comisión, que forma parte de una primera fase de consultas encaminadas a fomentar un enfoque global de la migración entre la región de los países vecinos del Sur y la Unión Europea. En este contexto, el Consejo Europeo invita a la Comisión a que presente sus propuestas sobre el Enfoque Global de la Migración así como sobre la asociación de movilidad, con antelación suficiente respecto del Consejo Europeo de junio.

26. El Consejo Europeo espera también con interés que la Comisión presente, con anterioridad al Consejo Europeo de junio, un Plan en materia de desarrollo de las capacidades para gestionar la migración y los flujos de refugiados. Antes del final de junio de 2011 debe alcanzarse un acuerdo sobre el Reglamento por el que se refuerzan las capacidades de la Agencia Frontex. Entretanto, la Comisión proporcionará recursos adicionales para apoyar las operaciones Hermes y Poseidón de la Agencia en 2011, y se insta a los Estados miembros a facilitar recursos humanos y técnicos adicionales. La UE y sus Estados miembros permanecen dispuestos a demostrar su solidaridad de manera concreta a los Estados miembros más directamente afectados por los movimientos migratorios y a facilitar el apoyo necesario a medida que la situación evolucione.