El parlamento de Noruega ha decidido “degradar” a Thorbjorn Jagland, hasta ahora presidente del comité que otorga anualmente el Premio Nobel de la Paz, a la categoría de simple miembro de dicho comité.

Con esta decisión, el parlamento noruego reacciona por fin a las denuncias que ponían de relieve la corrupción de Jagland, denuncias que nuestro sitio web fue por cierto el primero en exponer [1], pero lo hace sin mencionar las razones que lo llevan a destituir a Jagland.

El parlamento noruego expresó además su deseo de ver el Premio Nobel de la Paz volver a su función inicial [2].

En efecto, durante los últimos años, el Premio Nobel de la Paz fue a parar sistemáticamente no a manos de militantes pacifistas sino al bolsillo de los padrinos de la OTAN [3].

Sin embargo, Thorbjorn Jagland, ex primer ministro de Noruega, seguirá ocupando el cargo de secretario general del Consejo de Europa, puesto desde el cual se dedica actualmente a tratar de justificar el golpe de Estado de 2014 en Ucrania.

[1] «El Premio Nobel de la Paz 2009, entre bastidores», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 14 de octubre de 2009.

[2] «El Premio Nobel destinado al desarme en manos de sus adversarios políticos», por Fredrik S. Heffermehl, Horizons et débats (Suiza), Red Voltaire, 2 de noviembre de 2012.

[3] «El Premio Nobel de la Paz al servicio del imperialismo», Red Voltaire, 15 de octubre de 2010.