JPEG - 43 KB

El 13 de abril de 2021, un millar de ex militares franceses, entre los que se contaban una ‎veintena de generales, publicaba una «Carta abierta a nuestros gobernantes» en la cual ‎alertaban sobre la desintegración de Francia y el riesgo de guerra civil que eso implica.
El gobierno y el jefe del estado mayor respondieron con el anuncio de medidas disciplinarias ‎contra los firmantes. Pero la cantidad de ex militares que se unió a los primeros firmantes siguió ‎creciendo.
Ahora, 100 000 militares en servicio activo –y por consiguiente sujetos tanto al deber ‎de reserva en cuanto a sus opiniones políticas como al deber de defender la Nación– han firmado ‎un segundo texto en las redes sociales. Para tener una idea de la importancia de ese gesto ‎hay que tener en cuenta que las fuerzas armadas de Francia cuentan menos de 210 000 militares ‎en servicio activo.

* * *

Señor Presidente de la República,
señoras y señores ministros, parlamentarios, oficiales generales, ‎

Ya no se canta la séptima estrofa de La Marsellesa, la llamada «estrofa de los hijos». ‎Sin embargo, está llena de enseñanzas. Permítannos recordarla:‎

‎«Entraremos en la cantera
cuando nuestros mayores ya no estén,‎
encontraremos sus cenizas‎
y la huella de sus virtudes. ‎

Menos deseosos de sobrevivirles
que de compartir su tumba,
tendremos el sublime orgullo
de vengarlos o de seguirlos.
»‎

Nuestros mayores son combatientes que se han ganado nuestro respeto. Son, por ejemplo, los ‎viejos soldados cuyo honor ustedes han pisoteado estas últimas semanas. ‎Son esos miles de servidores de Francia, firmantes de una tribuna de un estricto buen sentido, soldados que dieron los mejores años de sus vidas por defender nuestra ‎libertad, obedeciendo las órdenes de ustedes, librando las guerras de ustedes o aplicando las ‎restricciones presupuestarias de ustedes, soldados que ustedes han mancillado a pesar de que ‎el pueblo de Francia los apoyaba. ‎

A esas personas, que han luchado contra todos los enemigos de Francia, ustedes las han llamado ‎conspiradores, cuando su único error ha sido amar el país y llorar ante su visible decadencia. ‎

En esas condiciones, nos toca a nosotros, que recién comenzamos esta carrera, salir al ruedo ‎para tener simplemente el honor de decir allí la verdad. ‎

Pertenecemos a lo que los periódicos han llamado «la generación del fuego». Hombres ‎y mujeres, militares en servicio activo, de todas las armas y de todos los grados, de todas las ‎sensibilidades, amamos nuestro país. Sólo de eso nos vanagloriamos. Y aunque no podemos, ‎debido al reglamento, expresarnos a rostro descubierto, también nos resulta imposible callar. ‎

En Afganistán, en Mali, en República Centroafricana o en otros lugares, cierto número de nosotros ‎hemos enfrentado el fuego enemigo. Algunos han perdido camaradas allí. Dieron sus vidas tratando de acabar con el islamismo, al que ustedes hacen concesiones en nuestra tierra. ‎

Casi todos hemos participado en la Operación Centinela. Hemos visto con nuestros propios ojos ‎los barrios periféricos abandonados, los acomodamientos con la delincuencia. Hemos sufrido los ‎intentos de instrumentalización de varias comunidades religiosas, para las cuales Francia ‎no significa nada –sólo un objeto de sarcasmo, de desprecio o incluso de odio. ‎

Hemos desfilado el 14 de julio. Pero durante meses nos han orientado desconfiar de aquella ‎multitud calurosa y diversa, que nos aclamaba porque venimos de ella; nos han prohibido ‎circular en uniforme, convirtiéndonos en víctimas potenciales, en un territorio que sin embargo ‎estamos llamados a defender. ‎

Sí, tienen razón nuestros mayores sobre el fondo de su texto, en su totalidad. Nosotros vemos la ‎violencia en nuestros pueblos y ciudades. Vemos el comunitarismo instalarse en el espacio ‎público, en el debate público. Vemos el odio a Francia y a su historia convertirse en norma. ‎

No corresponde a militares decir eso, argumentarán ustedes. Es todo lo contrario. Precisamente ‎porque somos apolíticos en nuestras apreciaciones situacionales, lo que emitimos es una ‎observación profesional. Porque esta decadencia ya la hemos visto en muchos países en crisis y ‎es lo que viene antes del derrumbe, es el anuncio del caos y la violencia, y, al contrario de lo que ‎ustedes repiten por ahí, ese caos y esa violencia no vendrán de un «pronunciamiento» militar ‎sino de una insurrección civil. ‎

Hay que ser muy cobarde para dedicarse a charlatanear sobre la forma de la tribuna de nuestros ‎mayores. Hay que ser muy insidioso para invocar un deber de reserva mal interpretado con el ‎objetivo de hacer callar a ciudadanos franceses. Para empujar a los cuadros dirigentes del ejército ‎a tomar posición y a exponerse, para después sancionarlos con saña en cuanto escriben algo ‎diferente a relatos de batallas, hay que ser muy perverso. ‎

Cobardía, insidia, perversión. No es esa nuestra visión de la jerarquía. El ejército es lo contrario. ‎Es, por excelencia, el medio donde se dice la verdad porque uno está jugándose la vida. Es a esa confianza en la institución militar que hacemos un llamado. ‎

Sí, si estalla una guerra civil, el ejército mantendrá el orden en su propio suelo, porque eso es ‎lo que van a pedirle. Esa es la definición misma de la guerra civil. Nadie puede desear una ‎situación tan terrible, ni nuestros mayores ni nosotros mismos. Pero sí, hay que repetirlo, ‎es cierto que la guerra civil está latente en Francia y ustedes lo saben perfectamente. ‎

El grito de alerta de nuestros Mayores en definitiva remite a lejanos ecos. Nuestros mayores son ‎aquellos que lucharon como miembros de la Resistencia en 1940, los mismos a quienes a menudo ‎gente como ustedes calificaban de sediciosos pero que continuaron la lucha mientras que ‎los legalistas, paralizados de miedo, apostaban por hacer concesiones al mal para limitar ‎los daños. Son los soldados de 1914, que morían por unos pocos metros de tierra, mientras que ‎ustedes abandonan pasivamente barrios enteros de nuestro país a la ley del más fuerte. ‎Son todos los muertos, célebres o anónimos, caídos en el frente o después de toda una vida de ‎servicio. ‎

Todos nuestros mayores, aquellos que hicieron de nuestros país lo que es, los que definieron ‎sus contornos, los que defendieron su cultura, los que impartieron o recibieron órdenes en su lengua, ‎‎¿combatieron acaso para que ustedes permitieran que Francia se convierta en un Estado fallido?, ‎‎¿en un Estado que convierte su impotencia regaliana cada vez más patente en una tiranía brutal ‎contra aquellos de sus servidores que todavía se atreven a alertarlo? ‎

Actúen ustedes, señoras y señores. Esta vez no se trata de emociones manipuladas, ni de ‎frases hechas o de mediatización. No se trata de prolongar los mandatos que ustedes ejercen ‎ni de conseguir otros. Se trata de la supervivencia de nuestro país, del país donde también ‎nacieron ustedes. ‎