Gustavo Guzmán

Fue imposible encontrarlo, y si lo hubiéramos encontrado quizás se hubiese negado a hablar con nosotros. Lo cierto es que Gustavo Guzmán ya no está en Pulso. La versión más fuerte que corre dice que por su postura progresista fue apartado por la directiva de corte conservador. A pesar de que en El Juguete se dijo que Guzmán fracasó mucho, yo enmendaría afirmando que esta vez él fue no sólo el principal impulsor de Pulso, sino también su soporte central. Cuando las cosas se pusieron difíciles, cuando el presupuesto se acortaba, la mayoría de periodistas-socios abandonó el barco; unos se fueron a Europa, otros se buscaron una peguita subsidiaria y los menos emprendieron el camino del retiro a medio tiempo en su casita de campo. Guzmán, en cambio, resistió y combatió con brío para que el semanario siga en las calles.

Por eso creemos que mal hicieron al echarlo del medio que fundó; aunque, claro, Pulso no podía seguir debatiéndose más en la esquizofrenia: conservador en sus editoriales y progresista en sus noticias. En todo caso, Gustavo, queda claro pues que Pulso es el proyecto periodístico de los accionistas adenistas, miristas, movimientistas y vegetarianos... gente que no quiere que nadie le haga ruido. Otrosí: ¿avalará Amanda Dávila -la voceada sucesora de Guzmán- el maltrato que le dieron a su compañero?

Lupe Cajías

La eligieron la «zarina» de la corrupción. Pero aquí nos están dando gato por liebre. En la lucha contra la corrupción Goni le dio poder a Carlos Mesa; Mesa le dio poder a Lupe Cajías... Cajías ¿a quién le dará poder?.. Para mí que estos creen que vamos a tragarnos el jueguito de Songo le dio a Borondongo, Borondongo le dio a Bernabe, Bernabe le dará a Muchilanga... jálensela, pero no se la prolonguen.