Quizá no entendimos bien el asunto del Senado que impuso una patente a los carniceros. ¿Es un plan de salud para nuestra población? ¿Querrán compensar sus sobredietas poniendo a dieta a la población? ¿Nos querrán hacer vegetarianos? ¿Nos querrán hacer vegetar? ¿Será que al senador Toro no le gusta la carne de vaca? ¿Por qué será? ¿Temor al colesterol? ¿Al matarife?

Lo que pasa es que siempre nos maman. Si un gran empresario -Carlos Calvo, sin ir más lejos- quiebra, su deuda la pagamos nosotros. Si un ganadero no paga sus impuestos que los paguen los carniceros. Pero si un prestatario no puede pagar la usura del Banco Sol a ver quién lo salva... y luego se extrañan cuando la gente bloquea.

Vistas así las cosas, los verdaderos bloqueadores son ellos, el gobierno, sus empresarios y sus ganaderos. Amigos todos a la hora de organizar foros e ignorar al pueblo y sus representantes. ¿Vieron cómo Evo y Mallku fueron despreciados en el foro de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia? ¿No es ése un bloqueo más descarado? ¿Sus medidad económicas no son un atentado contra la población, mayor a cualquier protesta popular? ¿Lo que nos hacen a diario no debería tipificarse como terrorismo económico? ¿Terrorismo gubernamental? ¿Ejercicio legal del terrorismo en contra de la población? ¿De ellos quién nos salva? Ahora se entiende que cuando Jaime Paz decía que este es un país de ganadores, quería decir que este es un país propiedad de los ganaderos, de los empresarios, de los que lucran a nuestra costa.Y aún así hay quien le va a apostar a Ivo Kuljis, ganadero de vocación pero a la postre ganapan de oficio.

Pero nada de esto importa realmente. Ya nos han vendido la idea de que el gas nos va a salvar. Contra la depresión económica, gas hilarante. Contra las quejas populares, gas lacrimógeno. El gas va a inflar nuestra economía, los bolsillos de los empresarios y a nosotros nos van a seguir hinchando, como es su costumbre.