En el encuentro estuvieron presentes antropólogos, sociólogos, literatos, artistas, cineastas, ingenieros, economistas, en su mayoría de países de Latinoamérica, que sufren la intervención siniestra de los grandes monopolios mundiales que están acabando con las riquezas naturales de estos países.

El cambio social y personal debe darse desde la experiencia de los pueblos con la búsqueda y organización social. Estos fueron los tres principales ejes temáticos que se analizaron los exponentes: Esperanza Morán (Guatemala) y Rafael Aragón (Nicaragua), ambos pertenecientes a la Red Social Amerindia, en el Foro.

Para Morán, el cambio personal en los individuos permitirá en un tiempo no lejano arremeter contra las políticas neoliberales planteadas por el ‘imperialismo’, y con esas pocas familias que han arremetido con la esperanza con los ideales de nuestros pueblos. «Debemos los individuos ser como la corriente de agua, que toca las piedra pero las traspasa. Buscando los caminos, aunque pequeños, seguros de llegar a nuestro fin. El diálogo con organizaciones que piensan que Otra América es Posible es importante para la fortaleza y unidad de los pueblos» indicó la representante guatemalteca.

De su lado, Rafael Aragón aseveró que: “es necesario que en nuestra América se desarrolle y se reviva la utopía de la lucha de los pueblos por la liberación, como sucedió en los años 70 cuando dejó de existir el egoísmo que ahora es provocado por los Estados Unidos. «El autoritarismo que a asumido Norteamérica a provocado que ahora los jóvenes hayan descartado la necesidad de pensar en un cambio social donde participen todos unidos. Los medios de comunicación comercial han fomentado el conservadorismo y la idea que en nuestros países no ocurre nada» aseveró Aragón.

Encuentros como estos con diferentes temas seguirán analizándose en más de los 600 eventos que se llevan a cabo en las Universidad Central del Ecuador (UCE), Pontificia Universidad Católica del Ecuador (PUCE) y Universidad Politécnica Salesiana (UPS).

Entrevistas

Esperanza Morán Amerindia

Desde la experiencia de los pueblos afectados por sistemas neoliberales es necesario la búsqueda de organizaciones que deben dar primero un cambio personal para luego que luego se produzca un cambio social, un cambio personal y transversal, como la diversidad. No he visto como un problema sino como una riqueza cultural, no hay como hacer una vida mejor sino no hay aúnan esfuerzos para unificar nuestro mundo y conseguir una sociedad mas humanizada.

Desaprender y volver a aprender para hacer una nueva historia como asumir que el poder de una manera hegemónica produce marginación, se habla de un poder servicial, como la unidad en la diversidad. Un cambio personal es dificultoso ha dificultado familias que han sido golpeadas en la cuestión sentimental y autoestima porque cuando de habla de un cambio personal se habla de la reconstrucción del nuevo ser, hay que dar un acompañamiento psicológico, espiritual, todas las técnicas que se conocen para la reconstrucción del este ser humano. Que la persona contemple su situación y desde esa contemplación pueda la recuperación de su naturaleza, no solo del sujeto sino del cosmos, si es que ya se ha dado estas recuperación se puede dar un cambio social, desde allí nos podemos dar crédito que se puede cambiar en la sociedad.

Los eventos como el Foro Social Mundial son instancias se seguirán realizándose con la gente que tiene más conciencia de lo que están pasando en el mundo viendo su realidad, la persona se sienta a querer conversar del porque de las causas, se esta dando una formación crítica, una formación, el discernimiento, hay que tener cuidado con el desencanto. Creer y confiar y saber esperar, esa es la resistencia ante los sistemas imperialitas, neoliberalista, que tratan de mata la esperanza de los pueblos.

Rafael Aragón Amerindia

«El proceso revolucionario Sandinista se destaca en dos etapas: la lucha revolucionaria, el proyecto revolucionario que estimulaba el pueblo a participar activamente, la persona ilusionada por la utopía revolucionaria, después se da la crisis provocada por los EEUU, reactivan a los contras (reagan), se da el centralismo el autoritarismo, elementos de corrupción. Con la caída del Sandinismo, caída del socialismo en el mundo, se pierde la utopía de la revolución Sandinista, al terminar el periodo de gobierno de los sandinistas o dirigentes, se hacen de muchas propiedades estatales que pasan a manos de estos convirtiéndose en empresarios».

Ciertos grupos han perdido la utopía revolucionaria convirtiéndose en un partido político de centro izquierda. Daniel Ortega mantiene la base Del Sandinismo en torno a un proyecto partidario, el pueblo se desanima sufriendo una derrota electoral, el pueblo carece de alternativas, pero luchan.

Existe un fundamentalismo político y religioso que es volver a un dios tradicional que los mantiene sumisos a su voluntad, en lo político el mismo Ortega no regenera al partido Sandinista que no defiende los intereses del pueblo sino el fanatismo en el pueblo. Falta de conciencia crítica como una propuesta de recuperar el sentido utópico y generar un proceso de educación popular para nuevas generaciones con una nueva conciencia popular que será posible aunque los medios de comunicación no lo permitan”.