A partir de 2006, Austria va a presidir la Unión Europea, después del Luxemburgo supereuropeo y de los británicos euroescépticos. Austria va a encontrar un compromiso y no hará que primen sus intereses nacionales, servirá a Europa.
No se podrá lograr esto con supereuropeanismos o vetos nacionales sino con propuestas constructivas y un consenso sostenible. Los elementos ya están sobre la mesa, sólo falta la voluntad política. Estoy absolutamente convencido de que esta Constitución es buena, de no ser así no hubiera participado durante años en su elaboración.
Espero que todos los países la ratifiquen. Sin embargo, se reconoce que la propuesta que había hecho al inicio, sin que se prestase atención a ello, de organizar un referendo general en Europa habría sido muy inteligente.
No sirve de nada especular por gusto. Espero que Francia vote a favor de esta Constitución pues contiene más elementos sociales que los anteriores tratados, un cuerpo institucional más ligero, modalidades de voto más claras con una mayoría duplicada. Todo eso era reivindicado por los franceses.
Muchos de los problemas planteados no tienen nada que ver con la Constitución: el desempleo, la directriz sobre los servicios. Todos esos problemas son resultado de la estructura jurídica actual. Se debe hacer la promoción de ese tratado y no especular sobre las consecuencias funestas.
El Parlamento austriaco ha ratificado la Constitución, aunque Jörg Haider haya exigido un referéndum y solicitado a los presidentes de las regiones que no firmaran la ley en cuestión. Todos hemos ganado los votos en el Parlamento.
Aquellos que se preocupan por la estabilidad del gobierno de unión del cual forman parte (BZÖ, Unión por el Futuro de Austria) deberían juzgar más nuestros resultados que el jaleo existente. El referéndum no es necesario ya que se ha respetado la neutralidad.

Fuente
Die Welt (Alemania)

Die Welt (Alemania) Referencia: «Ich halte die EU-Verfassung für gut», por Wolfgang Schüssel, Die Welt, 23 de mayo de 2005. Texto adaptado a partir de una entrevista en el que sólo se han abordado las partes relativas a la Constitución Europea.