JPEG - 13.4 KB

- Cómo podríamos definir a Telesur?

- Telesur es un canal latinoamericano que estará 24 horas al aire y va a tener un 45% de contenido dedicado a la información y el resto serán contenidos relacionados con documentales y el cine latinoamericano. Es un canal con un énfasis en nuestro continente que intentará hacer una forma distinta de periodismo, hacer un enfoque contextualizado de la información; vamos a imponer una agenda informativa nueva en el escenario noticioso del continente, por nuestro canal desfilarán las voces y las imágenes de aquellos que han sido excluidos de los medios de comunicación a lo largo de los años y tratar de dar la versión mas diversa, plural y completa de lo que está aconteciendo diariamente en América Latina.

Por ejemplo hoy, en la renovación noticiosa que hemos hecho, que esta al aire desde esta mañana, tenemos en su orden, información sobre el joven brasileño que fue asesinado en las puertas de un metro en Londres recientemente en una especie de cacería de brujas; tenemos también información sobre la actividad política en Argentina, la marcha que realizaron niños argentinos contra el hambre, información noticiosa muy completa, con el animo de tener una agenda propia y de dar una versión nueva de lo que acontece en América Latina.

Ha surgido TeleSur en medio de dos tempestades noticiosas; la primera, el escándalo con motivo de la salida al aire del video promocional titulado memorias del fuego donde aparece Manuel Marulanda Vélez, Comandante en Jefe de las FARC-EP, y el segundo hecho lo constituye la aprobación de una enmienda en la cámara de representante de EE.UU. mediante la cual se destinan recursos para la emisión de programas que contrarresten la información que emite TeleSur.

- ¿Cómo podríamos interpretar estos dos acontecimientos?

- Primero que todo, nos ha llamado mucho la atención que el canal haya desatado semejante avalancha de reacciones, sobre todo, lo que ha sucedido en los EE.UU. con la aprobación en la Cámara de Representantes de la enmienda a la que usted se refiere; yo contestaría a esa decisión de la Cámara de Representantes acudiendo a un bellísimo refrán árabe que dice: “los perros ladran, o sea que la caravana avanza”. Esa es una muestra palpable de que haber decidido emprender este sueño latinoamericano de tener un canal propio era un camino correcto y absolutamente necesario e indispensable para los tiempos que corren en América Latina. El hecho de que Telesur haya despertado esa serie de suspicacias y agresiones, también nos invita a nosotros a ser un canal de altísima calidad, a podernos desenvolver con un alto grado de competitividad en el espectro electromagnético.

Y por supuesto que lo acontecido a partir de las promociones de TeleSur revela muy bien que hay una campaña clara intencionada y deliberada de ir satanizando este canal. Yo me pregunto como es posible que los organismos de inteligencia y el periódico El Tiempo de Bogotá, consideren que incluir a Manuel Marulanda en la tapa de una de nuestras promociones constituye un acto de incitación al terrorismo, negando de plano el protagonismo tan largo, de mas de 40 años, que ha tenido este hombre en la historia de América Latina y específicamente en la historia de Colombia. Negar la importancia del comandante de las FARC en el contexto latinoamericano sencillamente resultaría algo así como intentar tapar el sol con un dedo.

Han ocurrido por estos días en Nuestra América tres hechos que por su importancia hubieran podido ser noticia de primera plana, pero que fueron silenciados por las grandes cadenas informativas. Nos referimos a la aparición de los restos mortales de tres de las madres de las Plaza de Mayo, la instalación de una base militar gringa en el Chaco paraguayo y la liberación en Colombia por parte de las FARC de Duverney Orozco, un soldado que fue hecho prisionero en los combates de Teteyé, Putumayo, el pasado mes de junio; ¿Qué tratamiento informativo le hubiese dado TeleSur a estos acontecimiento?

Este gesto realizado por las FARC con la liberación de este soldado capturado en los combates de Teteyé sucedió bastantes días antes de que Telesur hubiera salido al aire, pero por supuesto que lo hubiéramos incluido en el contexto de lo que se ha dado en denominar en Colombia el Acuerdo humanitario mediante el cual gobierno y guerrilla deben disponerse a hacer un intercambio de prisioneros, eso hubiera sido la noticia y el contexto en el que hubiéramos presentado esa noticia.

Con respecto a lo de las madres de la Plaza de Mayo, lo mismo, hubiéramos reseñado este episodio en el marco del recuento de todo lo que fue el terror de la dictadura militar que asoló a Argentina en la década de los 70‘s. Nuestra tarea será la de imponer una agenda propia, llegar a donde nadie llega, abordar a aquellos que han sido deliberadamente ignorados, omitidos en los grandes medios de comunicación transnacionales. Quizás ese va a ser el rasgo que va a diferenciar a Telesur de los demás canales, justamente ese, el abordar temas que no se abordan normalmente y el de permitir que nuevas voces ingresen a los medios de comunicación de nuestro continente.

- Aún hay un cerco informativo con respecto a los acontecimientos que se están llevando a cabo en nuestros países, ¿de que forma se convocaría a los productores que estén interesados en hacer llegar sus producciones a TeleSur, y de que tipo tendrían que ser estas producciones?

- Muy pertinente la pregunta; al lado de Telesur como canal ha surgido lo que hemos llamado nosotros la factoría latinoamericana de contenidos (FLACO) que es la instancia encargada de convocar a los productores y realizadores independientes de todos el continente, a las agremiaciones de jóvenes productores, a los productores de imágenes de los sindicatos, del movimiento social, del movimiento popular a que hagan de Telesur la ventana de sus producciones, a que demuestren ante los ojos del mundo la calidad excelente de sus materiales, la mirada original que hacen de la realidad latinoamericana. Nosotros vamos a tener en las nueve corresponsalías en todo el continente el mecanismo para canalizar la producción de los sectores que andan metidos en el mundo audiovisual alternativo para que el canal en varia de sus franjas que están dispuestas para ello vaya emitiendo poco a poco esa inmensa riqueza y esa inmensa producción audiovisual que desafortunadamente cuanta hasta hoy con reducidos ámbitos y que, repito, hemos podido comprobar goza de una excelente calidad.

- Tú has hecho diversos trabajos periodísticos sobre el conflicto social y armado en Colombia, ¿Cómo ves hoy desde Caracas el desarrollo del conflicto colombiano y que salidas avizoras?

- El conflicto colombiano en mi opinión está pasando por su último ciclo, digámoslo así, yo creo que se avizora en el horizonte muy cercano para Colombia un gran pacto de paz, yo creo que todas las fuerzas sociales y políticas del país y además una buena cantidad de la comunidad internacional están tras este propósito de conseguir una salida política negociada al conflicto social y armado en Colombia.

De tal forma que mi mirada de esa realidad que a los ojos de muchos televidentes y de la población en general resulta tan cruel y tan dura, esa realidad va a tener un feliz desenlace; yo pienso que ya son muy pocos los sectores, unos sectores muy tercos entre otras cosas, muy ensañados y muy reducidos a círculos extremos, que están dedicados a impulsar una política de guerra y pienso que ellos van a estar más y más aislados cada vez, de tal forma que la sensatez y la búsqueda de un horizonte nuevo para Colombia se va a imponer por sobre las ganas y los deseos militaristas de quienes están intentando aplazar, alargar esta terrible realidad que nos aqueja todavía en Colombia.

Agencia Bolivariana de Prensa