La National Security Agency (NSA) anunció que participó en el desarrollo del sistema operativo Windows 7 de Microsoft.

Richard Schaeffer, director adjunto de la NSA encargado de la seguridad de los sistemas informáticos, se refirió a ese tema el 17 de noviembre de 2009 ante la subcomisión Terrorismo y Seguridad de la Patria de la Comisión de leyes del Senado estadounidense.

La colaboración entre la NSA y Microsoft ya era un secreto a voces desde la conclusión del acuerdo judicial entre el gobierno de los Estados Unidos y el gigante de la informática. Sin embargo, esta es la primera vez que se menciona de forma oficial.

En materia de seguridad informática la cuestión no es saber si uno está o no al abrigo de intrusiones externas, sino quién tiene las llaves. Dicho de otra manera, el departamento de seguridad de sistemas informáticos de la NSA cumple con su cometido cuando se asegura de ser el único poseedor de las “llaves” o claves de seguridad de los sistemas informáticos más utilizados en Estados Unidos.
El problema es que Windows 7 se comercializa a nivel mundial, abriendo así amplias posibilidades al espionaje estadounidense. Por su parte, Microsoft ha desmentido que la NSA tenga la posibilidad de tener acceso al sistema operativo Windows 7, cosa que en realidad la firma no puede garantizar.

Hasta ahora, ningún Estado ha prohibido la venta del sistema operativo Windows 7 para proteger a su ciudadanía del espionaje estadounidense.