Red Voltaire

Zona oriental de la OTAN: cielo cerrado a los aviones civiles durante los ejercicios militares

Como consecuencia de la erupción del volcán Eyjafjoll, el cierre del espacio aéreo en la zona oriental de la OTAN se decidió en base a recomendaciones infundadas del organismo británico de vigilancia. Dichas recomendaciones encontraron un rechazo inmediato por parte de Rusia. Pero los Estados miembros de la OTAN las aplicaron únicamente a la aviación civil, mientras que la alianza atlántica permitía los vuelos de sus caza-bombarderos, teóricamente más vulnerables. A pesar de la impaciencia de las compañías aéreas, las autoridades retrasaron las verificaciones. En definitiva, el manejo de esta catástrofe natural fue deliberadamente catastrofista.

+
JPEG - 37.3 KB

Dos F-18 finlandeses resultaron averiados, el jueves 15 de abril de 2010, al atravesar la zona de dispersión de las cenizas provenientes del volcán Eyjafjoll [1]. La agencia Associated Press reporta que un F-19 que participaba en las maniobras de la OTAN Brilliant Ardent 2010 de la OTAN también resultó averiado el lunes 19 de abril [2].

Mientras que el tráfico aéreo civil era interrumpido de forma progresiva en la parte europea de la zona OTAN a partir de la tarde del miércoles 14 de abril, unos 60 aviones de la alianza atlántica participan en una amplia operación de ensayo de nuevas armas tácticas vinculadas al escudo antimisiles. Alemania, Estados Unidos, Francia, Italia, Polonia, el Reino Unido, la República Checa y Turquía son los principales Estados implicados en ese ejercicio, que continuará hasta el jueves 22 de abril de 2010, precisa la US Air Force [3].

Según la Organización de la Aviación Civile Internacional (OACI), las cenizas provenientes del volcán Eyjafjoll pueden deteriorar gravemente los reactores de los aviones y resultar peligrosamente abrasivas para las cabinas [4].

La OACI se basa en los datos proporcionados por el Volcanic Ash Advisory Centre (VACC), órgano perteneciente al Met Office británico. Pero, contrariamente a los órganos equivalentes, como Meteo Francia en el caso de la República Francesa, el Met Office no depende del ministerio británico de Transportes, absorbido por el ministerio de Ecología, Energía, Desarrollo Durable y del Mar, sino del ministerio de Defensa [5] y el VACC formula sus recomendaciones basándose en los datos que le proporcionan los satélites militares británicos.

El secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, ha declarado: «Puedo asegurar que el volcán islandés no afecta en nada nuestras operaciones ni la defensa territorial de los Estados aliados» [6]. Los fabricantes señalan sin embargo que los reactores de los aviones interceptores conformes a las normas de la OTAN son más potentes, pero también más frágiles que los de los aviones civiles y no están certificados para ser sometidos a la acción de las cenizas volcánicas [7].

También resulta interesante observar que los aviones sanitarios de las fuerzas estadounidenses desplegadas en Afganistán e Irak, que habitualmente mantienen un puente aéreo entre esos países y su hospital militar en Stutgart (Alemania), fueron desviados hacia Maryland, en Estados Unidos [8].

Según Arkady Tishkov, director del departamento geográfico de la Academia de Ciencias de Rusia, y también según el comandante Oleg Smirnov, director de la Fundación de la Aviación Civil rusa, las medidas decretadas por la OTAN son inapropiadas y desproporcionadas [9].

El presidente de la Federación Rusa, Dimitri Medvedev, que no concede ningún crédito a las advertencias del Met Office, fue el único jefe de Estado que viajó por avión para asistir a los funerales del presidente polaco Lech Kaczynski, el 18 abril [10] (La ilustración muestra el mapa de la zona de riesgo proporcionada por el VACC en el momento del viaje del presidente Medvedev) [11].

Rusia y Bielorrusia mantuvieron abiertos todos sus aeropuertos a pesar de que, según el Met Office, la nube de ceniza volcánica cubre todo el territorio bielorruso y la mitad de Rusia [12]. El aeropuerto del enclave ruso de Kaliningrado fue el único en anunciar su cierre, pero lo hizo porque los espacios aéreos de los países limítrofes (Polonia y Lituania) habían sido cerrados [13].

Desde el sábado 17 algunas compañías aéreas de Europa occidental comenzaron a recibir algunas dispensas para permitirles llevar a cabo sus propios ensayos. Esas compañías (Lufthansa, Air Berlin, Condor, KLM, Air France, British Airways…) concluyeron que no había peligro y denunciaron el cierre del espacio aéreo a los vuelos civiles como una medida precipitada [14].

Joachim Hunold, presidente de Air Berlin declará al Bild am Sonntag que «Ni una sola sonda meteorológica se lanzó en Alemania para medir si había ceniza volcánica en el aire ni en qué proporción. El cierre del espacio aéreo esta basado enteramente en los resultados de las simulaciones por ordenador del Volcanic Ash Advisory Centre (VAAC)» [15].

Afirmación que confirman los expertos independientes. Guido Visconti, director del Centro de Fenómenos Extremos en la universidad de Aquila, declaró al Corriere della Sera que «Los valores registrados en Francia, Alemania, Holanda, Suiza y Rumania son iguales o inferiores a los valores estándares aceptados para la contaminación urbana, incluso en cuanto a [la presencia de] dióxido de azufre» [16].

Los medidas adoptadas después de la adopción del pequeño volcán islandés no tienen precedente en la historia de la aviación civil. Se decretó el cierre de más de 300 aeropuertos y la anulación de más de 60 000 vuelos en detrimento de más de 6 millones de pasajeros, lo cual perjudicó a todas las compañías aéreas. Si las compañías estadounidenses han perdido unos 40 millones de dólares [17], las más perjudicadas son las de Europa occidental, cuyas pérdidas sobrepasan los mil millones de dólares [18]. Esto puede incluso provocar la quiebra de varias compañías aéreas de Europa occidental, cuya clientela pasaría entonces a manos de sus competidoras estadounidenses [19].

Algunas compañías acusan al comisario europeo Siim Kallas de tardado en reunir el consejo de ministros de Transportes de la Unión Europea que debía examinar la necesidad de adoptar las medidas impugnadas por las compañías aéreas. El señor Kallas, ex primer ministro estonio (libertariano) es el artífice de la incorporación de su país a la OTAN.

El consejo de ministros de Transportes de la Unión Europea tardó hasta el lunes 19 en reunirse para analizar las contradicciones entre los avisos del Met Office y los ensayos que realizaron las compañías aéreas [20]. Sólo en ese momento se decidió la reapertura paulatina del tráfico aéreo.

[1] «Cendres: des réacteurs finlandais abîmés» (Cenizas volcánicas, reactores filandeses estropeados), Agencia francesa de noticias AFP, 16 de abril de 2010.

[2] «NATO: F-16 fighters damaged by volcanic ash», por Slobodan Lekic, Associated Press, 19 de abril de 2001.

[3] «USAFE units participate in BRILLIANT ARDENT 2010» (Fuerza Aérea de EEUU participa en maniobras militares aéreas Brilliant Ardent 2010), por Master Sgt. Keith Houin, USAFE/PA, 14 de abril de 2010.

[4] «Eruption of Eyjafjalla volcano in Iceland. ICAO system effective in ensuring the safety of air transport», Comunicado de la OACI, 15 de abril de 2010.

[5] Sitio oficial del Volcanic Ash Advisory Centres (VAAC).

[6] Slobodan Lekic, op cit.

[7] «Les moteurs non certifiés contre la cendre volcanique», Le Figaro, 20 de abril de 2010.

[8] «Scott Air Force Base unit works OT in response to volcano eruption», por Kelsey Volkmann, St. Louis Business Journal, 19 de abril de 2010.

[9] «No silver lining in air transportation nightmare», Russia Today, 19 de abril de 2010.

[10] «Obsèques des Kaczynski: Medvedev prend l’avion pour Cracovie (Kremlin)» (Funeral de Kaczynski, Medvedev toma el avión para Cracovia), Ria Novosti, 18 de abril de 2010.

[11] «Volcanic Ash Advisory from London - Issued graphics - PFXD01 EGRR - Received at 0542 on 18 April 2010», Met Office, 18 de abril de 2010.

[12] «Volcanic Ash Advisory from London - Issued graphics», Met Office.

[13] «Nuage de cendres: le point sur les perturbations du trafic aérien» (Nubes de cenizas: balance acerca de las perturbaciones del tráfico aéreo), AFP, 19 de abril de 2010.

[14] «Le secteur aérien accuse l’UE d’avoir semé la "pagaille"» (El sector aéreo acusa la unión Europea haber sembrado el caos), por Thomas Vampouille, Le Figaro, 19 de abril de 2010.

[15] «Ist das Flugverbot berechtigt oder ein Skandal?», por Michael Quandt, Bild am Sonntag, 17 de abril de 2004, y «Volcanic Ash, Computer Simulations And Air Panic», por F. William Engdahl, Arthur Zbigniew Blog, 19 de abril de 2010.

[16] «Misure esagerate I dati sull’aria mai allarmanti», declaraciones recogidas por Giovanni Caprara, Corriere della Sera, 19 de abril de 2010.

[17] «Analyst: Volcano delays could cost American millions», por Kerri Panchuk , Dallas Business Journal, 19 de abril de 2010.

[18] «Les compagnies aériennes chiffrent leurs pertes» (Las compañías aéreas cuentas sus perdidas), La Tribune, 20 de abril de 2010. «Les États volent au secours des compagnies aériennes» (El estado va al socorro de las compañías éreas), por Florian Delambily, News Asurances, 20 de abril de 2010.

[19] «Les compagnies aériennes appellent à l’aide» (Las compañías aéreas piden ayuda), por Fabrice Amedeo, Le Figaro, 20 de abril de 2010.

[20] «Nuage de critiques» (Nube de criticas), por Angelique Mounier-Kuhn, Le Temps, (diario suizo) 20 de abril de 2010.

Red Voltaire

Voltaire, edición Internacional

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.