Acaba de comenzar en Bélgica el juicio contra Mehdi Nemmouche, el presunto autor de la ‎masacre perpetrada el 24 de mayo de 2014 en el Museo Judío de Bruselas. ‎

Nemmouche fue arrestado en la ciudad francesa de Niza en posesión de un equipaje que contenía ‎una gorra y varias armas, que supuestamente lo identificaban como el autor de la masacre. ‎Sin embargo, Nemmouche ha afirmado desde el primer momento que es inocente. Después de ‎‎4 años de detención, ahora acaba de dar a conocer su línea de defensa. ‎

Confirmando la hipótesis que emitimos desde la Red Voltaire [1], el acusado declaró ante el tribunal que ‎había encontrado el equipaje con las armas y que no tiene nada que ver con el tiroteo que dejó ‎‎4 muertos en el Museo Judío de Bruselas, atentado cuya autoría nunca fue reclamada por el ‎Emirato Islámico (Daesh). ‎

La fiscalía ha solicitado que 4 ex rehenes de Daesh comparezcan como testigos para que declaren ‎que Nemmouche fue uno de los individuos que los vigilaban mientras estuvieron en manos de los ‎yihadistas, pero los abogados de Nemmouche señalan que eso es un caso diferente y que ‎ni siquiera ha sido objeto de una denuncia formal. ‎

En cambio, la defensa de Nemmouche ha solicitado la comparecencia de un oficial del Mossad –la ‎Inteligencia israelí– o de algún representante de la embajada de Israel para que aclare la identidad ‎de Emanuel y Miriam Riva, la pareja asesinada en el Museo Judío. ‎

Según la defensa de Nemmouche –y también según nosotros–, esas dos personas eran miembros ‎del Mossad y estaban cumpliendo una misión en el momento de los hechos. El tribunal ha ‎rechazado esta solicitud de la defensa. ‎

Los debates entre las partes implicadas en este juicio comenzarán el 10 de enero de 2019. ‎

[1] «El caso Nemmouche y los ‎servicios secretos atlantistas», por Thierry Meyssan, ‎‎Al-Watan (Siria), Red Voltaire, 9 de junio de 2014.