Daniel das Neves, secretario General de la UTPBA: “Juan Gelman cumple 50 años de periodista. De un periodismo donde la prosa implacable no permite que holocaustos, dictaduras, genocidas, torturadores, criminales, apropiadores de bebés, explotadores, intenten ni el olvido ni la distracción, ocultando responsabilidades asesinas bajo el felpudo de la impunidad. Lo saben, entre otros, quienes todavía se niegan a entregar el cuerpo de María Claudia, su nuera”.

“Juan Gelman ejerce un periodismo que sabe reconocer mentirosos, hipócritas, pusilánimes y traidores en el escenario que analiza y, también, entre los pretendidos pares. Un periodismo por la verdad, esa verdad que -recordaba el propio Gelman hace unos años- para los atenienses era el verdadero antónimo del olvido: la verdad de la memoria en la memoria de la verdad. Un periodismo que no se plantea falsas antinomias entre su deber ser y las ideologías o la objetividad.”

Horacio Verbitsky:“Lo que queda presente es una actitud de su compromiso, una calidad en el uso de la palabra, una profundidad en la entrega, una fidelidad a las personas y a los valores, a los compañeros muertos y vivos, a los sueños que no dejamos de soñar y por los cuales seguiremos luchando inspirados por Juan hasta el último día de nuestras vidas. Por todo eso Juan, muchas gracias.”

Juan Gelman: “Agradezco muchísimo la presencia de ustedes, colegas de hoy y colegas de ayer. Y quiero agradecer al sindicato, quiero agradecer a ustedes la presencia. Hablaron de una manera que voy a necesitar tres o cuatro ‘egotecas’ para acumular todo lo que aquí se dijo. Por supuesto la amistad es generosa y exagera. Tanto en el diario Noticias, como en lo que fue la voz de solidaridad internacional y de denuncia de los crímenes de la dictadura militar, fuimos muchos los que participamos, en el diario en particular. Todas las noches, para cerrar tapa, solíamos reunirnos Paco (Urondo), Horacio (Verbitsky), Rodolfo (Walsh) y yo, para decidir los títulos y las fotos. No voy a disimular que esas reuniones estaban convenientemente regadas de ginebra, cosa que le contribuía mucho a la creatividad del diario. Sigo convencido de eso. Solamente esto les quería decir. Si veinte años no es nada, cincuenta son dos y media veces nada.”