JPEG - 34.7 KB

Ni siquiera hablan del carácter estratégico del antisemitismo. Como que los árabes también son semitas. Concluiríamos entonces que si árabes y judíos están entrematándose, entonces los semitas son antisemitas.

En una declaración de Chávez en la Navidad de 2005 sobre los que crucificaron a Cristo y se apoderaron de las riquezas, el Centro Wiesenthal interpretó "una alusión antisemita", pues Chávez habría asociado a los asesinos de Cristo con los judíos y luego con la usurpación de riquezas [1].

Un subversivo puso una vez una pinta contra un tirano llamado, pongamos, Juan: "Juan es un mentecato". Apresado, el insurgente alegó que Juanes hay muchos. A lo que el esbirro, cuya perspicacia no difería de la de estos intelectuales, alegó: "Sí, pero Juan mentecato hay uno solo". Chávez no identificó a nadie en el deicidio. O sea, lo que interpreta el Centro Wiesenthal y repiten los intelectuales es que esos dos conceptos tendenciosos se han usado siempre como prejuicios contra los judíos. Asesinos hay muchos, pero asesinos de Cristo son sólo los judíos, según el Centro.

Si esa es la única interpretación que el Centro concibe, ¿quién es el antisemita? La declaración del Centro fue divulgada por Associated Press, de allí la tomó el diario francés Libération, asociado con Édouard de Rothschild, y finalmente por le Monde, cada día más a la derecha. De nada valió que otros judíos y que el gobierno israelí desechasen esta interpretación. Lo importante es que ya todo discurso internacional de derecha sobre Chávez sostenga que es un tirano antisemita. Mañana será misógino o alcohólico, ponle, basados en comprobaciones tan geniales como la brillante asociación de que es dictador porque es militar.

He aquí las palabras originales de Hugo Chávez y luego las operaciones que sufre en este montaje: El mundo tiene para todos, pues, pero resulta que unas minorías, los descendientes de los mismos que crucificaron a Cristo, los descendientes de los mismos que echaron a Bolívar de aquí y también lo crucificaron a su manera en Santa Marta, allá en Colombia. Una minoría se adueñó de las riquezas del mundo [2].

Veamos cómo fue convenientemente mutilada. He aquí mi traducción de la versión de Rothschild, es decir, de Libération:

Más que nunca nos hace falta Cristo [...] pero resulta que una minoría, los descendientes de los que crucificaron a Cristo [...] se apoderó de las riquezas del mundo [...] y concentró esas riquezas en pocas manos (Jean-Hébert Armengaud) [3].

He aquí la versión de Albert Bellaïche, Guysen Israël News:

Hay suficiente para satisfacer al mundo, pero algunas minorías, los descendientes de los mismos que crucificaron a Cristo, se apoderaron de las riquezas mundiales  [4].

He aquí la que da el Centro:

El mundo tiene para todos, pues, pero resulta que unas minorías, los descendientes de los mismos que crucificaron a Cristo, se adueñaron de las riquezas del mundo (Centro Simón Wiesenthal [5] ).

Cito parte de la declaración del Centro:

En una carta al primer mandatario de la República Boliviariana [sic] de Venezuela, Shimon Samuels (Director de Relaciones Internacionales del Centro Wiesenthal), y Sergio Widder (Representante para América Latina) señalaron que "en sus palabras convergen dos argumentos centrales del antisemitismo, tanto en lo que respecta a la acusación a los judíos de haber matado a Jesús, como la asociación de ellos con las riquezas. Ambos elementos han servido como excusa perfecta para justificar las más crueles persecuciones y matanzas a lo largo de dos milenios".

La carta agrega que "resulta particularmente paradójico que el presidente del país que en pocos días más servirá de anfitrión al encuentro más renombrado del pensamiento progresista, el Foro Social Mundial, utilice una retórica reaccionaria y medieval. Sus dichos remiten a la diatriba negacionista del Holocausto del presidente iraní Mahmoud Ahmedinejad, que han merecido el rechazo absoluto de la enorme mayoría de la comunidad internacional (loc. cit.).

¡Vertiginosa interpretación! De ahí a que Chávez planifica campos de exterminio no hay sino un brinquito más. Un desafortunado se creía grano de maíz y fue sometido a tratamiento siquiátrico. Ya curado, regresó aterrorizado al encontrarse con un gallo.

- Pero ya usted sabe que no es grano de maíz -le dijo el médico.
- Sí, pero el gallo no lo sabe -respondió el orate.

Durante demasiado tiempo se creyó que la interpretación era parte de la soberanía ilimitada del sujeto. Más recientemente Umberto Eco y Susan Sontag, entre otros, han señalado que sí hay límites. No es que la Divina comedia significa que el asado que prepara mi tía es excelente. Todo texto atrae hacia sí un conjunto estructurado de sentidos potenciales; no cualquier sentido. Pero hay masas críticas que desvían las interpretaciones, como ocurre a quien nombra la soga en la casa del ahorcado. Se llama ‘poder’, según la nomenclatura de Eliseo Verón [6].

Un paranoico amenazó de muerte al próximo que lo llamara "Cacho de Vaca". —Buen día, amigo —le dijo un gentil parroquiano.

El paranoico infirió con la misma velocidad del Centro Wiesenthal: "El perro es amigo del hombre, pero enemigo del gato, que come ratón, que come queso, que se deriva de la lecha, que da la vaca, ¡que tiene cachos!". Algunos parroquianos no saben por qué los matan.

O sea, ya sé que es mentira que los judíos mataron a Cristo y que todos son plutócratas, pero el público no lo sabe y es víctima inocente de una maniobra perversa más de Chávez, quien, como ya se sabe, es militar ergo tirano ergo fascista ergo nazi ergo antisemita ergo universalmente malvado, ergo hay que matarlo y/o invadir a Venezuela.

El discurso que promueve la CIA. Hay algo que tal vez explique esta casualidad: el 11 de enero de 2006 el Centro Wiesenthal rindió honores al magnate mediático Rupert Murdoch en el Hotel Waldorf Astoria de Nueva York. Fue maestra de ceremonias Lauren Green, ancla de Fox News. Se le entregó a Murdoch el "Humanitarian Laureate Award" [7]. Rotschild, Murdoch... Todo cuadra. La Confederación de Asociaciones Israelitas de Venezuela (CAIV) desechó que Chávez fuese antisemita, el gobierno israelí también. La CAIV visitó a Chávez el 31 de enero y Freddy Pressner declaró que "no vinimos a zanjar diferencias porque no hay diferencias".

Asistieron por la CAIV su presidente, Freddy Pressner, y el secretario general, David Bachenheimer, acompañados del presidente encargado de la Unión Israelita de Caracas, Abraham Hammer; los presidentes de la Asociación Israelita de Venezuela, Salomón Cohen; de la Federación Sionista, Alberto Biernam; el titular encargado de la Fraternidad Hebrea, Jorge Zelikovich y la responsable de la Federación Venezolana de Mujeres Judías, Ena Rotkopf Pero nuestros intelectuales son más judíos que los judíos. ¡Qué ridículo! Pero ya la simiente se sembró para la desinformación globalizada.

Para Lionel Mesnard esto no es inocente en vísperas del VI Foro Social Mundial de Caracas, del 24 al 29 de enero. Tampoco es inocente el llamado del Centro Wiesenthal al Mercosur para que excluya a Venezuela. Valió la pena la chambonada, ¿no? Qué poco valor se atribuyen nuestros intelectuales como para hacer el trabajo más sucio de la guerra mediática.

La denuncia del exterminio de judíos durante la Segunda Guerra mundial ha sido aviesamente instrumentalizada por el sionismo asociado con el Imperialismo. Es un típico caso de una causa justa incautada perversamente por una élite opresora. Ya sabemos los usos políticos que tienen la religiones [8]. Cualquiera que ose enfrentar a un judío, por reprensible que sea su conducta, es farisaicamente acusado de antisemita, como cuando Sofía Ímber dice que le quitaron su nombre del Museo de Arte Contemporáneo de Caracas por judía, falacia que no explica por qué a su hija, judía también, obviamente, no la destituyen de la Dirección del Museo Jacobo Borges. Es decir, el genocidio nazi otorga indulgencia plenaria y patente de corso a todo judío. Y, claro, antisemita es sinónimo de réprobo, forajido, maldito, terrorista, quien debe morir.

Chávez aludió en el mismo discurso a los que simbólicamente crucificaron a Bolívar. Este brillante método epistemológico conduce a concluir que a Bolívar también lo mataron los judíos. Como no se puede sostener semejante despropósito, como dijo el rabino estadounidense Arthur Waskow, pues la imbecilidad humana tiene límites, a veces, entonces el Centro Wiesenthal borra convenientemente la alusión a Bolívar, para no arriesgar el castillo de naipes.

Pero nuestros intelectuales añaden dos argumentos más en su brillante documento: uno es Norberto Ceresole [9], un personaje repulsivo, como lo calificó el vicepresidente José Vicente Rangel, cuando fue deportado muy al comienzo del gobierno de Chávez. Curioso que solo la derecha lo recuerda. Lo importante es el papel que ese señor jugó en el gobierno de Chávez, o sea, ninguno. Lo importante han sido las opciones doctrinarias posteriores de Chávez, bien diferentes.

No hay asociación alguna entre Chávez y las expresiones antijudías emitidas por el presidente iraní Mahmud Ahmadineyad. El gobierno venezolano rechazó explícitamente la tesis de Ahmadineyad sobre Israel. Es este el tercer argumento: Chávez ha invitado a Ahmadineyad. Cuando Chávez convida a Álvaro Uribe ¿está endosando todas las ideas del presidente colombiano? Cuando Jacques Chirac recibe a Chávez, ¿está endosando las tesis de este sobre el imperialismo y está Chávez apoyando la intervención francesa en Haití?

Al menos los periodistas extranjeros se dirigen a un público lejano que no ve de cerca la realidad venezolana. El antisemitismo de Chávez es un nombre más del odio que causa la sensación de amenaza a privilegios que nadie les está disputando pero que ven hostigados solo por tener que compartirlos. Qué problemas más pendejos se crean algunos. Como dice Romain Migus, las mentiras conjugadas dan una ilusión de verdad. A partir de esta quimera, los lectores extranjeros se figurarán los pogroms, la Kristallnacht, los judíos obligados a llevar la estrella de David en la solapa. ¿Temen esto en Venezuela mi dos hijos judíos? Es una gran ventaja carecer de sentido del ridículo porque uno mete la pata y no le importa. Qué cómico, amigos inteligentes, amigos cultos, amigos lúcidos, tanta arrogancia para quedar para comparsa.

[1] http://www.wiesenthal.com/site/apps.... asp?c=fwLYKnN8LzH&b=253162&ct=1752793

[2] mci.gov.ve/alocuciones1.asp?id=398

[3] Plus que jamais, le Christ nous manque (...), mais il se trouve qu’une minorité, les descendants de ceux qui ont crucifié le Christ (...) s’est emparée des richesses du monde [...] et a concentré ces richesses entre quelques mains.

[4] Il y a suffisamment pour satisfaire le monde, mais quelques minorités, les descendants de ceux-là mêmes qui ont crucifié le Christ, se sont emparés des richesses mondiales.

[5] h t t p : / / w w w . w i e s e n t h a l . c o m / s i t e / a p p s / s / content.asp?c=fwLYKnN8LzH&b=253162&ct=1752793

[6] La semiosis social. Fragmentos de una teoría de la discursividad, Buenos Aires: Gedisa, 1987.

[7] h t t p : / / w w w . w i e s e n t h a l . c o m / s i t e / a p p s / s / content.asp?c=fwLYKnN8LzH&b=253162&ct=1789293

[8] analitica.com/bitblioteca/roberto/religion.asp.

[9] analitica.com/bitblioteca/ceresole/