Nacido en Alemania, se doctoró en economía en la Universidad de Chicago, trabajó en Estados Unidos, Canadá, América Latina, Africa y Europa. Hizo clases e investigaciones en una docena de países. Poco después de graduarse enseñó en Brasil, y después en México. Llegó a Chile en 1968 donde vivió hasta 1973, haciendo clases en las escuelas de economía y sociología de la Universidad de Chile. Participó fuertemente en actividades socio-políticas junto a su esposa chilena, Marta Fuentes, con la que tuvo dos hijos, Paul y Miguel, y militó en las filas del MIR, junto con su mujer.

Su obra fue prolífica. Se contabilizan cerca de mil trabajos de su autoría publicados en unos treinta idiomas. Entre sus obras más conocidas figuran: Capitalismo y subdesarrollo en América Latina (1967); Acumulación mundial 1492-1789, Crisis en la economía mundial (1980) y El sistema mundial: ¿Quinientos o cinco mil años? Durante largo tiempo su trabajo teórico se concentró en la teoría de la dependencia y el examen de las relaciones centro-periferia, cuestionando el papel de la llamada burguesía nacional, subordinada al capital extranjero. Trabajador riguroso y exigente, apreciaba la experiencia vital, el diálogo y el intercambio tanto como los estudios formales.

JPEG - 13.3 KB
André Gunder Frank en Toronto, 1996, con Lula, actual presidente del Brasil.

Escribió en una autobiografía: “Aunque tuve la experiencia de una variada escolaridad norteamericana, recibí muy poca educación y no aprendí prácticamente nada en ninguna de las muchas escuelas a que asistí en diferentes lugares. Mi verdadera educación (en el mundo) se produjo en mis vagabundeos por Estados Unidos haciendo dedo (recorriendo una distancia dos veces equivalente a la vuelta al mundo) entre los 10 y los 20 años y desde mis 30, en una especie de aprendizaje itinerante medieval a través de las Américas y recorriendo Europa, viajando, viviendo, comprometiéndome social y políticamente en -literalmente- innumerables países”.

André Gunder Frank fue un lúcido y original colaborador de Punto Final, condición que mantuvo hasta hace algunos años. Su cercanía y amistad nos enorgullece y su muerte es la de uno de los nuestros