Liderados por Cindy Sheehan, madre de un soldado estadounidense muerto en Iraq, los activistas protagonizaron una vigilia en protesta por la cárcel de torturas que tiene Estados Unidos en ese lugar y para exigir el cese de la ocupación militar de Iraq. En la base naval de Guantánamo permanecen encarcelados desde el 11 de enero de 2002 unos 400 presuntos miembros de la red terrorista Al Qaeda, sin que hasta la fecha la Casa Blanca les realice juicio.

Con pancartas y frases en demanda del cese de las torturas, los antibelicistas se congregaron cerca de la base, donde hace cinco años fueron traídos los primeros reclusos de la denominada cruzada antiterrorista de la administración de George W. Bush.

En el lugar conocido como La Glorieta realizaron un oficio religioso en reclamo de justicia por los 400 detenidos de ese penal, víctimas de la manipulada campaña de Washington contra el terrorismo tras el suceso del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York. La vigilia y servicio religioso de este 11 de enero coincidieron con el Día Internacional por el cierre del penal de Guantánamo. Los pacifistas, que viajaron hasta esa provincia, a 910 kilómetros al este de La Habana, denunciaron el belicismo y el irrespeto de las leyes internacionales por parte el gobierno de Estados Unidos.

La prisión de Guantánamo es una vergüenza, no más torturas en nuestro nombre, gritaron los pacifistas norteamericanos.

Los activistas contra la guerra no solo reclamaron la clausura de esa cárcel, el fin de las torturas, la liberación de los prisioneros, sino también el cierre de la base estadounidense en suelo cubano. La hora del trato inhumano pasó, me enferma lo que leo y veo sobre esta prisión, dijo Cindy Sheehan, quién responsabilizó al gobierno de Bush por la muerte de su hijo Casey, caido el año 2004 en Iraq.

Pasaron cinco años y siguen cautivas en la base unas 400 personas inocentes, apuntó el joven británico de origen paquistaní Asif Iqbal.

Iqbal, un ex-reo liberado en el 2004 tras más de dos años preso sin acusación alguna, leyó cartas de otros que corrieron la misma suerte y se adhirieron al reclamo mundial porque se clausure ese reclusorio y se restauren derechos esenciales como el habeas corpus.

También expresaron sus sentimientos Zohra Zewawi y Taher Deghayes, madre y hermano de Omar Deghayes, actual prisionero, cuya familia es una de las tantas víctimas del abuso de poder y las irregularidades que signan a esa instalación penitenciaria. Zewawi envió un mensaje a las madres que en el mundo sufren igual pena a no cesar en la lucha por la liberación de todos los cautivos.

El Reverendo Raúl Suárez, director del Centro Memorial Martin Luther King, llamó a formar una fuerza internacional por la paz, la justicia, el amor y la iguaaldad entre los hombres. Sobre el anuncio de Bush de enviar tropas adicionales a Iraq, la ex-coronel del ejército norteamericano Anne Wright expresó que ello no resolverá la situación en ese país del medio oriente.

No se requiere una solución militar sino política, dijo la también ex-diplomática, quién recordó que el 85 por ciento de los iraquíes rechaza la ocupación anglonorteamericana.

Wright denunció han sido formalmente acusados sólo diez de más de 700 personas que fueron secuestradas en Guantánamo. Hoy hay allí unos 400 prisioneros sin amparo legal, maltratados y vejados, señaló. Los pacifistas exigirán en el Congreso de Estados Unidos el cierre de la cárcel de la base naval de Guantánamo, la restauración del Habeas Corpus, la revocación de la Ley de Comisiones Militares y la garantía de juicios justos para todos los detenidos o su liberación.

# Agencia Prensa Latina (Cuba)