La necesidad de una educación laica, gratuita, democrática y de calidad que promueva el respeto, la solidaridad, los valores libertarios y emancipadores convocó a más de 5 000 maestros participantes en el “Primer Seminario Internacional de Educación de Calidad con Participación Social”, en Ibarra, del 10 al 14 de septiembre, organizado por la Unión Nacional de Educadores y las direcciones provinciales de educación, hispana e intercultural bilingüe de la provincia de Imbabura.

Los maestros de Imbabura y delegaciones de varias provincias del país coparon el coliseo Luis Leoro Franco, donde se realizó un emotivo acto de inauguración. José Narváez, presidente de la UNE-I, al dar las palabras de bienvenida señaló que: “ésta es una muestra del compromiso de los maestros que, con nuestro propio esfuerzo, empujamos este evento de capacitación”.

El señor Luis Rea, director de Educación de Imbabura, inauguró el seminario, felicitando la presencia masiva de los maestros a este evento, que fue organizado con el trabajo conjunto de la UNE-I, esta dirección, la Dirección de Educación Bilingüe y avalado por el ministro de Educación, Raúl Vallejo, en cumplimiento con uno de los derechos de los maestros.

Jorge Escala, presidente de la UNE Nacional, afirma: “este evento se inscribe en el desarrollo de la política trazada por la UNE a nivel nacional y provincial, en compromiso con el Ministerio de Educación y en correspondencia con las resoluciones del II Congreso Nacional de Educación Pública realizado en el mes de abril del 2007, que apunta a la capacitación y desarrollo profesional de los maestros”. Además rememoró las diversas luchas del magisterio en defensa de la educación, destacó la acción del presidente Rafael Correa de declarar la emergencia educativa, a través de la cual se asignó 125 millones de dólares, y señaló que “la política patriótica, demócrata y de cambio tiene el respaldo de los maestros, para que se continúe apoyando a la educación, y en esa línea continuaremos desde las aulas y en las calles respaldando esa acción del Gobierno frente a la oligarquía que conspira y pretende echarlo del poder”. Acusó a los partidos como la ID, PRIAN, PSP, miembros de la Comisión de lo Social y Penal del Congreso, de ser enemigos de la educación por haber negado la revalorización del subsidio educativo a los maestros, llamando a rechazarlos en las urnas y convocó a respaldar a los sectores patrióticos y de izquierda para que estén en la Asamblea, para que los maestros cuenten con sus propios representantes y poder vencer al neoliberalismo y a la oligarquía.

Durante los 5 días que duró este Seminario, la ciudad de Ibarra tuvo un inusual movimiento, pues miles de maestros acudieron desde muy temprano a las 8 instituciones educativas donde se desarrollaron las conferencias y talleres, donde varios expertos educadores y pedagogos expusieron las temáticas planificadas para este proceso de capacitación masiva.

Desde el inicio del seminario el alborozo y alegría de los participantes aumentó el resplandor de las calles de esta ciudad. Mónica Pavón, profesora de “La Colonia”, del sector del Inca, del cantón de Ibarra, dijo emocionada que los talleres a los que ha asistido hasta el momento le han servido para reflexionar en la importancia de promover entre sus estudiantes el cuidado y respeto por el medio ambiente.

El profesor José Narváez señaló que el enemigo a combatir son los esquemas tradicionales de educación que han sido impuestos desde el imperio y las oligarquías nacionales y actual sistema educativo, que excluye a muchas niñas y niños y a la juventud del derecho a la educación. Por lo que, señala Narváez, el papel de la educación emancipadora y la lucha del magisterio debe orientarse a formar profesionales con alto sentido de solidaridad, capaces de condolerse del dolor ajeno y luchar por eliminarlo. El Seminario debe entregar a los maestros mejores herramientas para que ellos sean los protagonistas del cambio en la educación emancipadora, libertaria, expresó. El doctor Juan Durán, de una forma dinámica, alegre y cautivante sostiene delante de un atento público la necesidad de que la filosofía, el arte, la ciencia y la política formen parte del sistema educativo y no sean eliminadas, tal como pretenden las reformas traídas desde Estados Unidos.

La filosofía debe dotar a nuestros estudiantes de la capacidad de cuestionar las cosas, de pensar, de ser críticos, entender que cada política corresponde a una necesidad del mercado; que el uso del lenguaje en los grandes medios de información es discriminatorio, así, un pobre que roba es un “desadaptado”, un rico que roba, está cometiendo “enriquecimiento ilícito”, sostiene Durán.

Ante la mirada expectante de su público, Durán continúa: La educación emancipadora, debe enseñar la diferencia entre el arte vulgar, trivial, inhumano, comercial, que promueve la muerte, el consumismo, la prostitución, la pornografía, de la verdadera expresión artística de los pueblos, que encierra toda la sabiduría ancestral que comparten los pueblos latinoamericanos.

Hablando de pueblos latinoamericanos, me estaba olvidando de contarles sobre los visitantes que ponen el complemento en el Seminario: expositores y participantes de Cuba, Venezuela y Colombia cuentan sus respectivas experiencias, a la vez que discuten con los locales sobre propuestas para mejorar la educación. Edgardo Salazar, expositor colombiano, asegura que el modelo educativo implantado por gobiernos neoliberales y venidos desde Estados Unidos con Pastrana y Uribe ha ido excluyendo a un número cada vez mayor de personas de la educación obligatoria y gratuita, así, ahora la educación no es un derecho, sino simplemente un servicio.

Según Yolanda Campos, maestra de la escuela “Rumitula de San Rafael” en Otavalo, el intercambiar este tipo de experiencias nos pone en alerta para no cometer los mismos errores.

Para Johana Cuasqui, estudiante de 6to curso del Colegio Nacional de Ibarra, el Seminario mejorará la actitud de los maestros y les dotará de nuevas herramientas para promover una educación crítica, promover entre los estudiantes la reflexión, y mejorar juntos la educación, haciéndola más justa y humana.

El futuro de la educación está en manos de los maestros

Evaluación Educativa fue el tema del taller dictado por el doctor Luis Edgardo Salazar, de origen colombiano, quien a partir de la experiencia del sector educativo en su país plantea la problemática del entorno educacional y, tras un análisis, nos hace propuestas para mejorar la educación.

La problemática… En nuestros países no hay una política de Estado con la educación, sólo políticas de gobierno. En el caso de Colombia la calidad de la educación es medida mediante evaluaciones académicas a los alumnos, sin tener en cuenta que la calificación buena o mala que un alumno obtenga en un examen no determina definitivamente si la calidad de la educación es buena o mala en una institución; esa calificación se ha aplicado dejando como resultado varias escuelas cerradas, privando de la educación a los niños que estudiaban en ellas. También nos muestra que en nuestros países se ha venido aplicando modelos educativos de estados en donde la educación es un derecho hasta el nivel medio (hasta los 17 años, cuando los jóvenes ya pueden aportar a la producción económica), de ahí en adelante el Estado no se interesa si este joven continúa sus estudios o no, lo que le importa es que produzca, insertándolo en el sector productivo, siendo tratado como una mercancía y transformando así a la educación en un lujo para quienes no tienen dinero.

Las propuestas… Tras exponer ampliamente la problemática educativa que afecta a todos nuestros países, el magisterio colombiano plantea propuestas como:

• Transformar la dirección del sistema educativo, con la toma de decisiones con todos los ejecutores, respetando las diferencias, acompañado de un amplio movimiento científico del magisterio en el aspecto investigativo.

• Cambiar la misión y la preparación del docente, preparándolo como el formador de la personalidad de sus alumnos, para enriquecer a la sociedad en la que vive, debatiendo la educación que se está haciendo y planteando la educación que quiere hacer.

• Cambios en la institución educativa, analizando la concepción curricular y mejorando las formas de trabajo escolar.