“La Maga” ofrece una gran variedad de textos antiguos y usados, valorados por su calidad y originalidad, y por este motivo es reconocida como la primera librería anticuaria de la capital.

María Gabriela Borja, copropietaria actual de la librería, comenta orgullosa cómo inició en el nuevo proyecto y a qué se debe tan singular nombre: “La librería antes pertenecía a una señora con quien yo trabajaba, ella decidió venderla y con un amigo, David Andrade (socio mayoritario), decidimos comprarla. Cambiamos su nombre, antes de denominaba Multilibros, a “La Maga”, por ser este un nombre muy literario creado por Julio Cortázar en su novela ‘Rayuela’, y que a su vez me es muy familiar, pues así me llaman mis amigos”.

“La Maga”, ubicada en la 18 de Septiembre entre 9 de Octubre y Amazonas, en el mes de diciembre cumple un año de apertura. La librería tiene, entre sus obras más antiguas, a libros que datan de 1700 y 1800, que poseen encuadernaciones originales. También ofrece publicaciones no tan antiguas, pero muy interesantes, especializadas en ópera, historia, filosofía, literatura, geografía, teología, entre otras temáticas. “Incluso tuvimos obras como la “Historia del Ecuador”, de Pedro Fermín Cevallos, en edición original, algo que ya no se encuentra”, comenta María Gabriela. “Entre nuestras obras más originales, tenemos un Misal Romano de 1807, que cuesta aproximadamente $250; este es un precio asequible cuando hablamos de coleccionistas, amantes de los libros antiguos”.

Los costos del resto de textos antiguos oscilan entre $25 hasta $200 ó $300 dependiendo del autor, número de edición, casa editorial, entre otros parámetros. Próximamente se exhibirán en “La Maga” libros en términos de consignación, con alrededor de 500 títulos a disposición, en diversas áreas del conocimiento.

“Fuera de los coleccionistas, a decir de María Gabriela, el medio es complicado, porque todavía no existe una cultura de amor hacia estos textos; sin embargo tenemos gran cantidad de interesados que se acercan a diario por la diversidad de títulos”.

Entre los libros más demandados se encuentran los de literatura, historia y teología. La gran mayoría de sus clientes son jóvenes que entran por curiosidad, y adquieren obras por interés.

“La Maga” incursiona también en otros proyectos, como la organización de bibliotecas y archivos. Actualmente trabaja en una investigación, conjuntamente con el Ministerio de Cultura, para la creación del “Museo de la Palabra”.

Esta tienda de libros antiguos, cuenta en su stock, además, con obras de arte en pintura y objetos relicarios de gran realce para el hogar.