La solidaridad total con el proceso democrático que se vive en Bolivia y con el presidente Evo Morales; la necesidad de unidad de todos los países y movimientos sociales de la región; la autonomía de estos espacios frente a los poderes de turno; la crítica a la falta de espacios de los trabajadores en el Mercosur; y el apoyo al enjuiciamiento a los militares genocidas en la región fueron los puntos que unieron el sentir de ambas Cumbres.

Un desarrollo sin asimetrías

Las centrales sindicales de la región definieron en el cónclave la idea de un salario mínimo común para los trabajadores de los países del bloque. Reafirmaron la defensa de que “el Mercosur pueda adoptar un salario mínimo común", proponiéndose de esta forma, como primer paso para "la elaboración de un conjunto de indicadores sobre el costo de vida, poder adquisitivo y la productividad".

En el encuentro, que fue presidido por el secretario general de la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA), se elaboró una carta con una serie de reclamos a los presidentes del bloque regional. El documento expresa "la certeza de que los acuerdos comerciales sin la implementación de programas y políticas volcadas a la complementación productiva y a la generación de empleo, pueden acentuar las asimetrías ya existentes y generar conflictos políticos, dificultando el avance de la integración".

En otro de los párrafos la cumbre sindical afirma que "la crisis económica de finales de los años 90 fue superada y que a pesar de que creció el comercio intra-regional y las ganancias de las grandes empresas, esto no se ha reflejado en los salarios, que no superaron sus niveles anteriores" a los que se registraban en esa década. Y coincidieron en que "la construcción de un mercado común no es viable si no se prioriza el desarrollo de un mercado consumidor regional".

"Hay que volcarse a la integración productiva porque eso aumentará la competitividad del Mercosur", clamaron.

Todos los pueblos, toda la esperanza

La Cumbre de los Pueblos del Sur también elaboró un documento en el que reconoció “los obstáculos que las élites tradicionales imponen a los procesos de transformación de la realidad social, económica, política y cultural que están siendo impulsados en la región, y en particular en la hermana Republica de Bolivia, levantamos enérgicamente nuestra voz de protesta para condenar los intentos de desestabilización de la democracia. Desde las organizaciones y movimientos sociales queremos expresar nuestra profunda solidaridad al pueblo y al gobierno de Bolivia en esta hora de difíciles definiciones en favor del pueblo”.

Asimismo, ratificó la oposición a “los tratados de libre comercio e inversiones”, a la vez que repudió “de forma vehemente la firma del tratado entre el Mercosur e Israel, negociado a espaldas de la ciudadanía, que significa la claudicación del bloque frente a las presiones internacionales de liberalización y al mismo tiempo, con un gobierno que en alianza con el poder imperial de EUA impulsa la agresión permanente sobre pueblos vecinos. Este acuerdo viene a consolidar y profundizar un camino de resguardo de los intereses de los capitales internacionales frente a los cuales el Mercosur representó un freno con la derrota impuesta al ALCA”.

En referencia a la creación del Banco del Sur se sostiene que significa “una oportunidad de cambio en la lógica económica actual” y asumieron “desde los movimientos y organizaciones sociales el desafío y la tarea de hacer que esta herramienta esté al servicio de las necesidades de nuestros pueblos”.

La Cumbre de los Pueblos del Sur también exigió “la urgente libertad de los 6 ciudadanos paraguayos presos en Argentina, por tratarse de una persecución política y una violación de los derechos humanos fundamentales, solicitando el respeto a los acuerdos referentes al asilo político”.

Por último cabe destacar que se resolvió en la reunión regional del Cono Sur de la Alianza Social Continental –con la participación de los capítulos nacionales de la ASC: Rebrip (Brasil), Iniciativa paraguaya (Paraguay), capitulo uruguayo, MoSIP (Argentina), capitulo venezolano, y representación de los movimientos de Bolivia y Chile–, que la Coordinación regional del Cono Sur de la ASC la tendrá el Movimiento por la Soberanía e Integración de los Pueblos (MoSIP) para los primeros seis meses del 2008. Es decir, que tendrá la responsabilidad de organizar la próxima Cumbre de los Pueblos en la Argentina.

También se aprobó realizar una jornada de lucha solidaria con Bolivia el 26 de enero, la jornada consistirá en un abrazo de los Pueblos a Bolivia.

(*) Nota publicada en el portal de la Agencia ACTA (http://www.agenciacta.org.ar/articl...) (**) Periodista.