Maldita seas, coima! que haces ricos de la noche a la mañana a:

-Notarios y registradores de la propiedad, que captan dinero en sus domicilios fungiendo ser banqueros.

- Los tramitadores del Registro Civil, que, sabiendo que el servicio es gratuito, cobran por sacar una partida de divorcio o de defunción.

- Los chapas inescrupulosos, que, para dizque redondear el sueldo, hay que darles para las colitas.

- Los abogansters y jueces que creen que la justicia solo es para el de poncho.

-Los buitres directores de Fundaciones y Corporaciones que, con plata del Estado, pretenden darse lija diciendo que son los benefactores de la sociedad y así aplacar su codicia.

- Los autodenominados defensores del municipalismo y la autonomía, cuya intención es llenarse los bolsillos con los dineros del arca fiscal.

- Vistaforadores y administradores de la aduana, que a vista y paciencia se hacen de la vista gorda y propician el contrabando.

- Administradores y servidores públicos, que para nomás de cumplir su trabajo exigen que se les dé una aceitadita.

- Rectores de colegios y directores de escuela que para dar un cupo y tener acceso al derecho a la educación, que es un derecho que contempla la Constitución, también exigen que se les dé su parte.

- Presidentes y miembros de las Cámaras de Industriales y de Producción convertidos en especuladores y propician la elevación de la canasta básica.

¡Maldita seas, coima! Que ahondas más la brecha social entre ricos y pobres.

¡Maldita seas, coima! que impides el reparto equitativo de la riqueza.

¡Maldita seas coima! que permites que los evasores de impuestos se levanten con el santo y la limosna.

¡Maldita seas coima! que solapas la impunidad y no das paso a la extradición de banqueros y políticos que asaltaron los recursos del erario nacional, dejándole al pueblo sin pan ni pedazo.

¡Maldita seas, coima! responsable de que en materia de violación de Derechos Humanos y desaparición de seres humanos no se haga justicia.

¡Maldita seas, coima! que dejas a miles de niños sin escuela y con sus estómagos vacíos.

¡Maldita seas, coima! que dejas sin salud a los más necesitados orquestando que las transnacionales petroleras y mineras se lleven la carne de los recursos naturales y sólo dejen el hueso para el Estado.

¡Maldita seas, coima! hija putativa del capitalismo, el neoliberalismo y la sociedad del consumo.

¡Maldita seas, coima! que engendras fortunas mal habidas e hijos malparidos.

¡Maldita seas, coima! prima hermana de la avaricia y la arrogancia de los delincuentes de cuello blanco, quienes se creen dueños de la Patria.

¡Maldita seas, coima! que horadas los cimientos de las instituciones y engordas las arcas de los vendepatria.

¡Maldita seas coima!

¡Maldito sea el hombre del maletín y tus lacayos!

Maldita seas, coima!

¡Maldita sea tu opulencia!

Yo te sentencio a la pena capital.