Para comenzar, el título, a todo lo ancho de la página 8 de la primera sección del diario El Comercio de Quito, del domingo 20 de abril del 2008, en letra muy destacada: LA COORDINADORA BOLIVARIANA, EL AS DE LAS FARC; bajo un epígrafe en rojo que dice REPORTAJE y, junto a este, casi perdido, un logotipo de la GDA (Grupo de Diarios de América). El "reportaje" es de página entera, con dos fotografías a todo color, bajo el título principal, muy sugerentes: la de la izquierda, que muestra un panel promocional del II Congreso de la Coordinadora Bolivariana, que se realizó en Quito, entre el 24 y el 27 de febrero/2008; y en la de la derecha, una fotografía "incendiaria" de unos manifestantes que el periódico identifica como "activistas de izquierda contra el imperialismo" En cuanto a gráficas, hay dos más, muy discretas, a pie de página (cuadrante de la izquierda) una, una vieja fotografía de Raúl Reyes, el comandante las FARC asesinado en territorio ecuatoriano el 1 de marzo/2008, con un pie que dice que este jefe guerrillero ha saludado mediante un video al congreso bolivariano; y la otra, con tres dirigentes de la cita de Quito, en la Casa de la Cultura.

La página, diseñada con toda la intención gráfica y de textos para impactar en el consciente e inconsciente de cualquier lector, está distribuída con tres subtitulares "muy sugerentes" (¿Por qué se escogió a Ecuador para la cita? – Venezuela es un punto central de apoyo para las FARC - Dos detalles: entrenamiento y chilenos)

El "análisis" comienza con un destacado que textualmente dice: "Informe. La información de las computadoras de los guerrilleros Raúl Reyes e Iván Ríos saca a la luz los nexos y plan de las FARC para extenderse por todo el continente"

No hay que ser un comunicólogo, ni un estudioso de los mensajes comunicacionales ni un activista de la corriente que circula incontenible en nuestros países, para advertir que esta página, publicada por el diario ecuatoriano El Comercio, quizá el de mayor influencia política, es una demostración sin atenuantes de aquello que se denunció y se analizó en Caracas (marzo 27 a 31/2008) bajo el título de "Encuentro Latinoamericano contra EL TERRORISMO MEDIÁTICO"; un encuentro del cual, los medios de comunicación del sistema han dicho nada, seguramente en uso de la libertad de expresión, de la que dicen ser sus únicos apoderados.

Un titular terrorista

Pero, para efectos de este contra-análisis periodístico, bien valen las siguientes puntualizaciones:

Comencemos por el título: "LA COORDINADORA BOLIVARIANA, EL AS DE LAS FARC". Afirmación contundente: Las FARC colombianas (esa guerrilla que es calificada persistentemente por el gobierno Uribe como terrorista, criminal) ya tienen "un as" en el Continente; y esa avanzada, ese frente o como quiera calificarse, fue el que sesionó en Quito, días antes del brutal ataque de un comando militar colombo-yanqui, precisamente contra el campamento guerrillero que estaba en territorio ecuatoriano (sector selvático de Angostura, Provincia de Sucumbíos). Conclusión lógica: la Coordinadora Bolivariana FUE una avanzada de las FARC que se reunió en Quito (febrero 24 al 27/2008), bajo el amparo del Gobierno "populista" de Correa, para fortalecer a las FARC y atentar contra el gobierno de la seguridad democrática de Uribe.

"Cuidado: las FARC continentales". La sumilla de entrada, en letra destacada, sin más, afirma que "la información de las computadoras de los guerrilleros Raúl Reyes e Iván Ríos saca a la luz los nexos y plan de las FARC para EXTENDERSE POR TODO EL CONTINENTE". Para quienes conocemos los recursos del periodismo impreso, esa afirmación, tan contundente, tiene propósitos varios:

Dar por sentado, como certeza que no admite duda, que las ya famosas e indestructibles "laptops" (tres, a falta de una) existen; que no fueron afectadas por el feroz bombardeo del campamento y que en sus carpetas y archivos, los "mensos" (ingenuos, torpes) de los comandantes Reyes y Ríos dejaron constancia, con puntos y comas, sin ahorrarse identificaciones ni apodos, de todas sus operaciones, sus contactos, sus adhesiones, sus visitas, sus estrategias y tácticas. Por lo tanto, la "fuente de información" (las laptops) del reportaje sipiano (de la SIP) no admite duda alguna. En periodismo informativo, esto significa que la fuente es absoluta y totalmente creíble. Solo que en toda América Latina no solo que se duda, sino que se considera que, de acuerdo a la sana razón y a una lógica elemental, las tales computadoras no existen; no pueden existir; peor, mucho peor, esos textos que, sin ruborizarse, Álvaro Uribe y su combo dicen que dicen las laptops.

La frase "saca a la luz los nexos y plan para extenderse por todo el continente" es clave en la intención de los forjadores del reportaje. Si los "propios jefes guerrilleros lo han consignado en sus computadoras", pues un niño de escuela puede aceptar sin más que el congreso de la Coordinadora Bolivariana en Quito no respondió sino a un propósito de las FARC: "extenderse por todo el continente" es decir, por lo menos regionalizar el conflicto colombiano que ya tiene 40 años de vigencia, mediante grupos de apoyo "sólido" en América Latina. Desde luego, si las FARC controlan esta Coordinadora; y esta Coordinadora, como no puede ser de otra manera, con recursos de Hugo Chávez (el Presidente de Venezuela), consolida estos apoyos y redes, pues "los terroristas" de las FARC están buscando una manera de fortalecerse a nivel continental y, por supuesto, de "salvarse" de su liquidación vía el Plan Colombia y el Plan Patriota que llevan adelante Bush y Uribe