El grupo de Canción “Noviembre l5”, realizó un concierto de música popular junto al Grupo “HUIPALA”, el viernes 7 de noviembre, en el Teatro Benalcázar, con un éxito extraordinario, tanto por el publico asistente, como por la calidad del espectáculo. Este es el segundo concierto que ofrece “Noviembre l5”, Grupo que, en los años 70, fue el mensajero de la protesta y la rebeldía y marcó un hito trascendental dentro del arte popular.

Sobre la importancia del retorno del popular Grupo hemos querido conversar con uno de sus integrantes, el Arquitecto Guillermo Ramírez, quien toca la segunda guitarra y hace también la segunda voz.

¿Cómo nació la idea de volver a la actividad musical?

“Veníamos reuniéndonos frecuentemente como buenos amigos y hermanos que hemos sido durante treinta años; en la reunión que tuvimos en tu casa, hace unos seis o siete meses, surgió la idea de cantar algunas canciones en la presentación de un libro de poemas de tu autoría. Estuvimos de acuerdo en presentarnos y ese fue el primer gran paso; analizamos las posibilidades de cada uno, acomodamos nuestros horarios e hicimos la presentación. En realidad no fue difícil volver a reagruparnos. Después de esto la propuesta fue darle continuidad a la actividad musical, porque el esfuerzo que hicimos para reagruparnos no podía quedar en el aire, sobre todo pensamos en sacar adelante el trabajo que quedó inconcluso en los años ochenta y trabajar en una nueva propuesta musical. Volvernos a reunir y mantenernos juntos después de tanto tiempo es una cosas especial, que no pasa con frecuencia, pues somos ocho amigos, a los que nos convoca la música, la sensibilidad y el deseo de terminar muchos trabajos musicales que quedaron truncos y que queremos realizarlos ahora que ya tenemos hijos y nietos, algunos de los cuales quieren integrarse al Grupo, como el hijo de Augusto que ya está tocando con nosotros. Además con alegría hemos recibido la integración de Julián Pontón, un virtuoso de la flauta dulce y profesor del conservatorio, que ahora ha decidido hacer música popular con nosotros”.

¿O sea que la decisión no es ocasional sino que se han propuesto seguir adelante?

“Efectivamente, esa es la propuesta. Vamos a seguir adelante, estamos muy motivados, nos encanta la acogida de la gente, no es nada fácil porque, pese a la gran trascendencia del grupo, han pasado treinta años y de nuestros admiradores de entonces algunos ya no están y otros están sordos”.

Pero la gente que ha llenado lo teatros en los que se han presentado últimamente, no son los admiradores de hace cuarenta años, es gente nueva “Eso es lo que nos gusta mucho, porque son nuestros hijos, los hijos de nuestros compañeros y gente madura que no son de nuestra edad, sino menores que nosotros, pero que han escuchado en la Universidad nuestras propuestas y han hecho suyas nuestras canciones, por eso nos emociona saber que este canto está vivo, a pesar de que todo el movimiento cultural y musical de Latinoamérica, incluyendo “Noviembre l5”, se estancó; este es un asunto muy complejo de entender y que me encantaría, en algún momento, armar un tertulia para analizar que pasó en ese proceso; personalmente pienso que fue la clara influencia ideológica del imperio, la que logró, con una sutileza impresionante, hacer bajar las armas que para ese tiempo eran las más efectivas, porque entonces la música era todo, pues nuestra tarea era presentarnos en las calles, en las plazas, en los sindicatos, en donde nos perseguían y correteaban como a los compañeros obreros y, con más complicaciones, porque cargábamos nuestros instrumentos. En ese entonces la propuesta musical era buena en todo el mundo. De pronto, grupos tan importantes como Inti Illimani, Quilapayún, Los Olimareños, y tantos otros, pararon su producción, increíblemente dejaron de existir, no sé de que vivieron, ahora los vemos retomando la actividad, como intentamos hacerlo nosotros”.

¿En Ecuador han surgido varios grupos de música moderna, con otras tendencias, pero un grupo como “Noviembre l5”, que rescate los valores sociales y políticos, no se ha dado. Tu crees que deben volver a realizar esa tarea?

“Hay mucho que hacer, han pasado treinta años y cada uno está dedicado a su profesión, que es lo que nos permite sobrevivir: abogados, arquitectos, maestros, etc.; sin embargo hay mucho trabajo que realizar en el campo de la música. Entonces, cuando constatamos que la miseria está ahí, viva, latente, que no se ha podido superar elementales condiciones de vida, entonces comprendes que hay condiciones para volver a hacer música que rescate esos valores y que pueda llegar a esa gente que está viva; eso ahora tenemos que mezclarlo con otros hermosos ingredientes que nos da la tecnología y que en esos viejos tiempos de “Noviembre l5” nos los teníamos a la mano; ahora los tenemos y hay que actualizarse: adquirir equipos modernos que son tan sofisticados y que nosotros ahora ni siquiera sabemos como ponerlos a funcionar. Estamos dispuestos a trabajar; el pedido que hacemos es que nuestros amigos, nuestros compañeros, la gente que conoció nuestro trabajo musical, la que gente que de alguno manera está en este proceso, cuente con “Noviembre l5”, vuelva a confiar en nosotros”.

¿Que te parece la respuesta del público en estos dos conciertos?

“Ha sido una excelente respuesta, eran inciertas las expectativas, la primera al menos, nosotros decíamos: después de tanto tiempo qué puede pasar, quizás no llegan sino cincuenta gentes y nos falla todo. Pero no, la respuesta fue total, un lleno completo, con gente afuera queriendo entrar, el teatro “México”copado, y esta segunda presentación en el Teatro del Colegio Benalcázar igual fue completa, total, pese a que no hubo una promoción tan importante como la que se lo hizo para la primera presentación. Ahora tenemos que seguir organizando presentaciones, involucrando a otras organizaciones, como la UNE, la FEUE, la Universidad Central, es decir, realizar un trabajo conjunto, grande, pensando inclusive en otros locales, como el teatro de la Casa de la Cultura, el Teatro Universitario y el Teatro Sucre, que son espacios nuestros, del pueblo, pues a todos nos cuesta su mantenimiento como contribuyentes. Por ejemplo, la Alcaldía tiene un programa cultural muy extenso, que sigue siendo elitista de eso no hay duda, nosotros queremos integrarnos a ese trabajo cultural; esperamos que el Ministro de Cultura nos reciba: vamos a llevarle un proyecto elaborado, como para darle sustentación a sus proyectos de difusión cultural. En resumen nuestro proyecto es rescatar todo el trabajo disperso que hemos venido realizando en estos últimos años y, con el apoyo del gobierno y de las instituciones culturales, realizar la publicación de discos y de libros y, lo fundamental, darle vida al Grupo, haciendo realidad las propuestas que tenemos, aprovechando la experiencia y el bagaje adquirido después de treinta años en el campo de la música, cantándole a la vida. El pedido es que se nos abran las puertas; que cuenten con “Noviembre l5” para promover la cultural popular. Entonces, nosotros, felices de la vida, nos mantendremos activos”.

¿Hay planes para el futuro inmediato?

“El l5 de noviembre vamos a presentarnos en Guayaquil. También vamos a realizar una presentación en la Universidad de Latacunga. Hemos hablado con los dirigentes del Teatro Universitario, en donde es posible que también nos preparen un concierto para los estudiantes de la Universidad Central. Dentro de nuestros planes y en forma urgente, esta la renovación de nuestros instrumentos, que tienen la misma edad del grupo, pues queremos modernizarnos también en ese campo y para eso pensamos pedir la contribución del Ministerio de Cultura, ofreciéndole como contraparte, nuestra permanente actividad en los actos que el Ministerio organice para difundir la cultura popular, puesto que para eso nos reagrupamos”.