Con bombos y platillos los máximos dirigentes y seguidores de Alianza País convocaron a las primarias del movimiento de gobierno para el domingo 25 de enero. Días previos al “acto histórico de la democracia ecuatoriana”, como ellos reiteradamente decían, Manuela Gallegos, presidenta del Tribunal Electoral Interno de Alianza País, informaba, a través de los medios de comunicación, que los ecuatorianos escogerán, entre 14.000 precandidatos inscritos, a los candidatos finales para las elecciones generales. Que se preveía que 1,8 millones de personas participen en las elecciones, en cerca de 2.400 recintos electorales en todo el territorio nacional. Y convocaron a que asistan, voluntariamente, militares, simpatizantes del movimiento y ciudadanos mayores de 16 años que consten en el padrón electoral. La tranquilidad del los organizadores y las máximas autoridades de Alianza País era evidente ante la seguridad que el proceso iba a realizarse sin problemas.

Todos los equipos de periodistas, fotógrafos y camarógrafos de los medios fueron los primeros en llegar a los recintos electorales, especialmente, el del Colegio Central Técnico, donde iba a sufragar el jefe de Estado, Rafael Correa. La atención de los periodistas en las primeras horas de la mañana ya no se centró en la votación del Presidente, sino en la serie de denuncias de irregularidades que se presentaban en varios recintos del país. El reporte de las irregularidades fueron inmediatamente informadas al Primer Mandatario, quien luego de sufragar señalaba que: “gente indisciplinada no mandó las fotos a tiempo”. Estas declaraciones las realizaba mientras cientos de simpatizantes en todo el país reclamaban que en las papeletas aparecían solo las fotos de algunos precandidatos, como por ejemplo en Guayaquil, donde varios simpatizantes denunciaron que aparecieron las fotografías de los precandidatos alineados con Ricardo Patiño y Gustavo Darquea. Al mismo tiempo, Galo Chiriboga, que actuaba como precandidato para la alcaldía de Quito, denunciaba que varios jóvenes mayores de 16 años, que no estaban empadronados, votaron a favor del otro candidato. No dijo nombres, pero se refería a los seguidores del otro precandidato a la misma dignidad, es decir, Augusto Barrera.

Era necesaria una rueda de prensa para aclarar los problemas logísticos ocurridos en algunas provincias del país. Manuela Gallegos reconocía los problemas tras señalar que en algunas provincias no se distribuyó el material electoral, los simpatizantes no encontraban dónde sufragar, se había producido la suspensión de las elecciones en Zamora Chinchipe y Cotopaxi, aparecieron papeletas mal impresas... Intentaba rescatar el hasta ese entonces fracasado proceso de “democracia”.

Gallegos decía que en Cañar, Carchi y Bolívar la votación era masiva. No dio cifras, y la supuesta concurrencia de 1,8 millones de personas que iban a concurrir, se puso en duda. Las denuncias iban y venían, como la que realizó Rocío Carpio, precandidata a asambleísta por la provincia del Guayas, quien denunciaba que Carlos Alvarado, hermano del Secretario de la Administración Pública, Vinicio Alvarado, que era precandidato para la misma dignidad, incitó a votar por él a jóvenes de 16 años que llegaban a los recintos en buses. Además, que previo a las elecciones en la campaña, Alvarado regalaba planchas y licuadoras a quienes concurrían a sus mítines.

Expulsiones y sanciones curó en sano al gobierno En Guayas se confirmó la expulsión de Carlos Alvarado y su descalificación como precandidato para asambleísta por la provincia de Guayas. En Manabí se expulsó de las filas de Alianza País a Hugo Álvarez, precandidato a Concejal por Portoviejo y separado del cargo que tenía en el Ministerio de Vivienda. A este precandidato se sumó la expulsión del alcalde de Chone, Dan Vera; en Loja se resolvió la expulsión del ex Gobernador y precandidato a la Prefectura de esa provincia, Nilo Córdoba, por estar involucrado en actos violentos, y del asambleísta Gorki Obando, quien buscaba su reelección.

En Esmeraldas expulsaron al precandidato para Asambleísta por esa provincia, Roselindo Mapares, y en la Provincia de Los Ríos al precandidato para la alcaldía de Babahoyo, Julio Chantong, junto a Gustavo Eteres, Olgorio Lombeira, Enrique Icaza, Arturo Alvarado y Wimper Mera.

Fue amonestado Galo Chiriboga y un llamado de atención Julio Cortázar, pese que el Secretario de Seguridad de la Presidencia, decidió renunciar a esta función y a su precandidatura para Asambleísta por la Provincia de Pichincha.