¿Qué puede hacerse cuándo la casi totalidad de medios de comunicación maneja orientaciones que excluyen al ciudadano de a pie salvo cuando se trata de despanzurramientos grotescos, violaciones flagrantes de menores de edad, accidentes automovilísticos atroces y múltiples escenarios que no alcanzarían páginas miles para redondear inventarios? La noticia es básicamente cualquier hecho teñido de sangre. La estupidización masiva es un hecho que viene en un cable a lo American way of life pero sin sus dólares o bellas rubias curvilíneas que generan irrealidades en países en que la miseria comienza apenas bajando de la cama para comenzar las crueles agendas cotidianas obesas de problemas y tan carentes de dinero, hasta el más elemental.

Ha pensado, el escritor chileno Hernán Narbona, en una combinación simple pero potente de palabras: Resistencia Cívica Activa. Discurre aquél por una exégesis que no descarta alusión a los farsantes que predican una moral pero practican otra conducta para así cobrar en dólares o euros lo que sus falsías pregonan. No evita y más bien señala cómo funcionan estas perversas maquinaciones en nuestro tiempo. Y subraya, eso sí, el significativo poder que adquiere la navegación en Internet. Y esa lección es indubitablemente valiosa. Leamos. (hmr)

Resistencia Cívica Activa http://www.piensachile.com/content/...

por Hernán Narbona V. (Chile) LUNES, 05 DE OCTUBRE DE 2009

Hay que desconfiar de quienes se erigen en escrutadores de las conductas públicas y se visten de intachables ocultando sus vinculaciones e intereses. Es la ciudadanía en forma organizada a través de sus redes sociales, la principal protagonista de las estrategias anticorrupción y se complementa con una prensa libre, capaz de abordar con rigurosidad los hechos que implican corrupción, para transparentarlos y dejarlos a descubierto.

Para procurar un país más honesto, se debe auditar los actos públicos y privados mediante la participación proactiva de la ciudadanía, con redes sociales que difundan, denuncien y den seguimiento a los hechos de corrupción, sin cejar en esta labor para así llegar al fondo de los temas. Muchos casos se judicializan y quedan fuera de la noticia, apagándose gradualmente la presión comunicacional sobre esos procesos.

Nuevas noticias cubren la antigua y el periodismo cotidiano salta a esos nuevos temas. Sin ni siquiera pensar en cortinas de humo, es evidente que frente a temas difíciles los afectados siempre buscarán tirar otros hechos a la pauta noticiosa y así pasar el temporal, esperando que se aquieten las aguas. Por ello, es necesario un periodismo investigativo, que trabaje de manera persistente para fundamentar sus denuncias, permitiendo levantar expedientes sólidos que facilitan mantener latente lo descubierto para evitar este efecto. En Chile tenemos muchos programas que han sido emblemáticos, como Informe Especial, Contacto, En la Mira, por nombrar algunos. En la radio destaca la labor de Radio Bío Bío y se lamenta la desaparición de medios radiales y escritos que fueron emblemáticos en cruciales períodos de la historia reciente.

El periodismo libre, el cyber perriodismo, periodismo digital, tienen una gran labor cívica en este ámbito. El Mostrador es el diario electrónico que se levanta como la alternativa independiente de los dos conglomerados, COPESA y El Mercurio. El periódico Gran Valparaíso, escrito por los ciudadanos, es otra expresión de prensa contestataria que va como piedra del zapato de los poderes fácticos. Las redes de periodismo digital son también valiosos ejemplos de un periodismo ciudadano, que releva los espacios locales, acercando el medio a la gente, la misma que se convierte en reporteros en terreno. Si se agrega el poder que dan las tecnologías difundidas y al acceso de la población, como celulares, WiFi, internet portátil, la cantidad de observadores de los acontecimientos se eleva a dimensiones nunca vistas, lo cual alimenta la realidad al instante,con redes globales como Twitter o Facebook. Si todo este ambiente tecnológico es puesto al servicio de principios de transparencia y fiscalización del mercado o de los organismos del Estado, se puede lograr un mayor empoderamiento de la ciudadanía, que nadie podrá coartar con aspiraciones autocráticas, porque ya se les fue de las manos a esos que querían controlarlo todo.

Tdo lo expresado conlleva a profundizar la democracia y construir de nuevo confianzas en las instituciones. La corrupción en Chile ha sido y es un fenómeno grave, por más que de la comparación regional salgamos como "menos corruptos" . El comentario viene al caso de Chile Transparente, que se suponía una cúpula de cristal inmaculada, el máximo escrutador de la sociedad. Sin embargo, vemos que en esas supuestamente probas instituciones sin fines de lucro, se instalan representantes de poderes económicos y políticos.

Chile Transparente se ha evidenciado cooptado por poderes fácticos que cuotean y equilibran su influencia, pero hacen vista gorda o miran para el lado cuando se habla de transparentar los actos de corrupción que se dan en las cúpulas del poder económico y político, como el caso de colusión oligopólica de grandes cadenas de farmacias, o bien los manejos bursátiles oscuros, con uso de información privilegiada o manejos desleales que no respetan los principios declamados de la libre competencia.

Muchos de los miembros de Chile Transparente han debido renunciar por haberse conocido su actuar en el mundo de los negocios. Un Capítulo donde la élite converge y la plutocracia se hace evidente en los orígenes de quienes se sientan a medir las percepciones en relación a la corrupción. Muchas casos que hasta la fecha llevan los tribunales, no parecen tratarse en ese Indice de Percepción de Corrupción, lo que le ha permitido informar que en Chile aquello no ocurre y mandar informes que nos hacen ver más transparentes de lo que en verdad somos. O bien, cuando se releva un hecho objetivo, como una sanción a un empresario por parte de la Superintendencia de Valores y Seguros, se rasgan vestiduras para señalar que eso sería un error, que no tuvo respaldo, que no fue aprobado por ellos, los dioses del Olimpo.

Trasgreden de esa forma, precisamente, los principios de transparencia e independencia que deben regir ese tipo de entidades de auditoría cívica a lo público y a lo privado.

Por todo esto, desconfiemos de quien se autoproclama como profeta de la anticorrupción. POR SUS OBRAS LOS CONOCEREIS señalan los evangelios. Mejor creamos en los periodistas y comunicadores comprometidos con la búsqueda de la verdad, confiemos en redes sociales que crucen información y sustenten comunicacionalmente las acciones de los ciudadanos organizados. Es un desafío que no se puede eludir. Frente a la corrupción y los delitos de cuello y corbata, no hay que bajar la guardia y hay que promover en Chile una resistencia cívica activa.

Atacama, 4 de Octubre de 2009.
- Visite el blog del autor: Periodismo Independiente