JPEG - 17.9 KB

Atrasos de nueve meses en la entrega de bienes y servicios que no se penalizaron, contratos de servicios que no aseguran las mejores condiciones en calidad y cantidad, falta de garantía de equidad en la selección de proveedores y prestación oportuna del servicio, así como facturas que incumplen los requisitos fiscales son algunos de los resultados de la revisión hecha por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) a la Cuenta Pública 2007 de la Secretaría de Turismo.

De igual forma, la auditoría realizada al área de Difusión de Mensajes Comerciales del Consejo de Promoción Turística de México, SA de CV, encontró facturas que no corresponden al periodo que indican y atrasos que no se penalizaron. Adicionalmente, la ASF observó que el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) calculó mal el precio de lista en la venta de ocho terrenos; tampoco recuperó cuatro créditos por falta de contrato; retrasos de uno a siete años en cobrar adeudos de siete empleados, y le llevó nueve años notificar la baja de un empleado e iniciar el cobro de su adeudo.

Al revisar la Cuenta Pública 2007 de las direcciones generales de Administración, de Servicios al Turista, Adjunta de Recursos Materiales y Servicios Generales, así como Adjunta de Asistencia y Auxilio al Turista, y la de Recursos Financieros de la Secretaría de Turismo (Sectur), la ASF emitió cinco recomendaciones, dos pliegos de observaciones y una promoción de responsabilidad administrativa sancionatoria. También cuantificó en 13 millones 390 mil 500 pesos el monto de las operaciones observadas, que no necesariamente implican recuperaciones o daños a la hacienda pública federal.

De ese universo, 8 millones 728 mil 600 pesos corresponden a recursos otorgados a las jefaturas de servicios de los que la dependencia no proporcionó la documentación justificativa. A esa suma se añaden 4 millones 661 mil 900 pesos que se dejaron de recibir al no aplicar la pena por incumplimiento en la entrega de los bienes contratados y la prestación de servicios número 074-06 del suministro, instalación y puesta a punto de la ampliación del servicio de comunicación para 149 unidades de la Corporación Ángeles Verdes para las zonas norte y centro del país.

El “Resultado 13 observación 1”, de la auditoría financiera y de cumplimiento al rubro “Adquisiciones de bienes y servicios”, indica que la entidad fiscalizada “no demostró la selección del procedimiento” para la contratación del servicio de asesoría para la reingeniería de la Corporación Ángeles Verdes, a través del procedimiento denominado “Invitación a cuando menos tres personas de carácter nacional”. Tampoco “se fundó y motivó en los criterios de economía, eficacia, eficiencia, imparcialidad y honradez”, no acreditó la invitación a instituciones de educación superior y centros de investigación para llevar a cabo el procedimiento de adjudicación ni demostró la selección de los proveedores invitados.

Por ese motivo, la auditoría solicita al Órgano Interno de Control de la Sectur realizar las investigaciones para fincar responsabilidades administrativas sancionatorias que se deriven de los actos u omisiones de los servidores públicos que en su gestión emitieron el dictamen del fallo del procedimiento de contratación para que el proveedor Aarón Dychter Poltolareck llevara a cabo la asesoría para la “reingeniería de la Corporación Ángeles Verdes”, por 2 millones 825 mil 200 pesos.

En ese caso, la entidad fiscalizadora determinó que la Sectur no siguió los criterios de “economía, imparcialidad y honradez”, y no envió al Órgano Interno de Control, a más tardar el último día hábil de cada mes, el informe relativo al contrato formalizado el mes inmediato anterior, acompañado del dictamen en que conste el análisis de las propuestas y las razones para la adjudicación del contrato.

De igual modo, el “Resultado 16 observación 1” de la auditoría revela que la Sectur gastó 15 millones 664 mil 700 pesos para adquirir equipos y aparatos de comunicaciones y telecomunicaciones al proveedor SpaceLink, SA de CV, que cubrió con retraso de “11 meses después de lo establecido”. Al no hacer efectiva la póliza de fianza de cumplimiento número 3171-00022-0, por 4 millones 661 mil 900 pesos, correspondientes al 10 por ciento del importe total “antes de IVA (Impuesto al Valor Agregado) del contrato, ni rescindirlo y, en cambio, aplicara la pena convencional por el incumplimiento de la empresa por 419 millones de pesos, dio por resultado un daño económico al erario público federal por 4 millones 661 mil 900 pesos”.

Esto ocurrió porque la entidad consideró que únicamente tres factores de servicios no fueron entregadas a tiempo por la empresa: la instalación de 149 equipos móviles MICON 2E en radiopatrullas de la Corporación Ángeles Verdes; la capacitación para 470 operadores de radio, con duración de un día y de configuración y programación, y por la puesta en operación de 150 equipos de radio comunicación móvil.

Onerosa promoción

La auditoría financiera y de cumplimiento 07-2-21W3J-02-0043, realizada a la Subdirección General de Mercadotecnia y a la de Promoción Nacional del Consejo de Promoción Turística de México (CPTM), SA de CV, reveló un importe de 3 millones 313 mil 900 pesos que representan el monto de las operaciones observadas y que no necesariamente implican recuperaciones o daños a la hacienda pública federal.

De acuerdo con su estatuto orgánico, el CPTM tiene por objeto “planear, diseñar y coordinar, en auxilio de la Secretaría de Turismo, las políticas y estrategias de promoción turística, a nivel nacional e internacional”. Para lograrlo, en 2007 ejerció un presupuesto de 220 millones 753 mil 800 pesos. La ASF seleccionó una muestra de 118 millones 760 mil 700 pesos (el 53.8 por ciento del total ejercido de enero a junio de 2007 de la partida “Difusión de Mensajes Comerciales para Promover la Venta de Productos o Servicios”) y reportó las siguientes observaciones:

Entre los diversos contratos celebrados por el CPTM, pagó servicios de enero a junio de 2007 por 39 millones 27 mil 700 pesos al prestador de servicios Olabuenaga Chemistri, SA de CV, con número de contrato 034/2006 del 4 de mayo de 2006. La ASF determinó que la comprobación de la prestación de los servicios correspondientes a 339 facturas, por 27 millones 442 mil 400 pesos, se hizo con atraso de 1 a 94 días, sin que la entidad fiscalizada aplicara la penalización al prestador del servicio por el monto correspondiente: 1 millón 849 mil 793 pesos.

Por ese retraso en la comprobación de los servicios y no aplicar la sanción correspondiente se “presume un probable daño o perjuicio al patrimonio de la hacienda pública federal” por esa cantidad. La misma empresa contratada entregó 32 facturas al CPTM por las que pagó 13 millones 293 mil 900 pesos, aunque esos comprobantes “no cumplieron los requisitos fiscales” en cuanto a la descripción de los servicios prestados y el costo unitario, indica la auditoría en su “Resultado 8 observación 2”.

Además, las facturas 6843, 7894 y 7895 del 31 de diciembre de 2006 y el 30 de mayo de 2007, por 1 millón 386 mil pesos que Televisa, SA de CV, presentó a Olabuenaga Chemistri, SA de CV, que soportan el servicio otorgado, “no cumplen con los requisitos fiscales ni corresponden al periodo” de los servicios que esta última facturó al CPTM. Por esa razón, la ASF emitió un pliego de observaciones que presume “un probable daño o perjuicio a la hacienda pública federal” por 1 millón 386 mil 24 pesos, en virtud de que los servicios descritos en las facturas mencionadas “no corresponden al periodo de los servicios que ésta facturó al CPTM”.

Otra observación de la ASF se refiere al contrato de prestación de servicios 053/2006 que adquirió el Consejo de Promoción Turística de México, SA de CV, el 31 de mayo de 2006 con Below The Line, SA de CV, por el que pagó 17 millones 749 mil 600 pesos de enero a junio de 2007.

Además, conforme a la ASF, las facturas C-0908 y C-0910, por 94 millones 300 mil pesos, “no reúnen los requisitos fiscales”; también se determinó que la comprobación de la prestación de servicios correspondientes a 10 facturas, por 1 millón 982 mil 300 pesos, “se hizo con atraso de cinco a 76 días”, razón por la que el CPTM debió aplicar penalizaciones por 78 mil 100 pesos. Con base en lo anterior, la ASF emitió el pliego de observaciones que indica la presunción de un probable daño o perjuicio a la hacienda pública federal, por un monto de 78 mil 90 pesos, por no penalizar a Below The Line, SA de CV.

Un caso más de atraso en la presentación de facturas al CPTM correspondió a la empresa Media Directa, SA de CV, bajo el contrato número 068/2006 del 13 de julio de 2006 por el que se pagaron 57 mil 24 pesos. Al respecto, la ASF identificó cuatro facturas por 1 millón 139 mil 300 pesos que la empresa presentó al CPTM con atraso de tres a 12 días a partir de la fecha en que debía efectuarse la comprobación, sin que esa entidad aplicara las penalizaciones correspondientes por 46 mil 900 pesos.

Por esa razón, la ASF promovió una “Promoción de Responsabilidad Administrativa Sancionatoria” que pudieren derivarse de los actos u omisiones de los servidores públicos que durante su gestión efectuaron “pagos anticipados y no aplicaron penalizaciones” por ese monto. Como respuesta a esa medida, el CPTM respondió que el Subdirector General de Administración actualizó el documento denominado Seguimiento financiero, presupuestal y fiscal de contratos de campañas.

En la respuesta del CPTM, el encargado del Despacho de la Dirección de Recursos Financieros con oficio del 28 de enero de 2008 manifestó que instruyó al gerente de Control Administrativo de Campañas para establecer mecanismos de control y supervisión para que en el futuro las facturas cumplan con los requisitos fiscales. También, informó que el 18 de agosto de 2008 remitió el Acuerdo de Inicio del Procedimiento Administrativo de Responsabilidades en contra del subdirector general de Mercadotecnia; de la directora de Medios y Producción y de la subgerente de Plan Institucional Norteamérica y Europa, “quienes actuaron infringiendo lo dispuesto en el artículo 8, fracciones I y XXIV de la Ley Federal de Responsabilidades Administrativas de los Servidores Públicos”.

Ahí se indica también que el subdirector general de Mercadotecnia “omitió autorizar el pago de las facturas R4185, R4305 y R4412, por 1 millón 139 mil 800 pesos, lo que ocasionó que no se aplicara la deducción por atraso” de entre cinco, 17 y 13 días a partir de la fecha en que la empresa Media Directa, SA de CV, debía efectuar la comprobación. De igual modo, admite que la directora de Medios y Producción omitió verificar el cumplimiento de las obligaciones que establece el contrato de prestación de servicios número 068/2006 al autorizar las “Solicitudes de Pago a Proveedores” correspondientes al pago de las facturas R4185, R4305 y R4412 por la cantidad antes descrita, a pesar de que se presentaron con atraso.

Finalmente, la respuesta del CPTM indica que la subgerente de Plan Institucional Norteamérica y Europa omitió revisar esas facturas, ocasionando que no realizara el cálculo de las penas convencionales del 0.05 por ciento diario que corresponde.

Tierras y créditos impagables

La auditoría 07-3-21W3N-02-0205 al Fonatur fiscalizó la gestión financiera y verificó que el saldo de la “Cartera de Crédito Vigente y Vencida y de Otras Cuentas por Cobrar” correspondiera a derechos reales de cobro y que aplicaran las disposiciones normativas para el otorgamiento, recuperación y registro de las cuentas por cobrar a partir de una muestra de 911 millones 396 mil 300 pesos que representa el 65.6 por ciento de los 1 mil 388 millones 488 mil pesos reportados en la Cuenta Pública de 2007. Sus observaciones se cuantificaron en 353 millones 698 mil 700 pesos que no necesariamente implican recuperaciones o daños a la hacienda pública y están sujetas a las aclaraciones de la entidad fiscalizada.

Por esa razón, el dictamen de la ASF considera que, en términos generales y respecto de la muestra señalada, el Fonatur “no cumplió con las disposiciones normativas aplicables al otorgamiento, recuperación y registro de las cuentas por cobrar respecto de las operaciones examinadas”.

Entre los resultados destaca que, en la venta de ocho terrenos entre noviembre de 2004 y octubre de 2006, el Fonatur “aplicó incorrectamente el procedimiento para el cálculo del precio de lista que se indicaba en las listas de comercialización vigentes” a la fecha de venta, con lo que dejó de percibir 4 millones 177 mil 100 pesos.

Además, la auditoría observó que, de 1990 a 1994, el Fonatur otorgó cuatro créditos “que no han sido recuperados”, porque en los dos otorgados a Tropical Club de Ixtapa, por 325 millones 490 mil 400 pesos, “no se celebró el contrato de fideicomiso”, con lo que el Fondo no tuvo la garantía fiduciaria del patrimonio de éste. Otro caso más se refiere al crédito por 18 millones 339 mil 100 pesos otorgado a Promotora Hotelera Misión; este monto se refiere a los dos bienes otorgados en garantía donde “uno estaba embargado y el otro crédito no fue localizado”.

En situación similar se detectó el crédito que se otorgó a Estacionamientos Costera, por 2 millones 513 mil 600 pesos, en donde las 48 acciones que se dieron en garantía “no fueron inscritas en el libro de registro de accionistas de esa empresa” y la Dirección Jurídica tardó de uno a siete años en gestionar la recuperación de los adeudos de siete empleados, por un monto conjunto de 2 millones 831 mil 900 pesos. El dictamen de la ASF refiere también que la Gerencia de Administración de Personal “tardó casi nueve años en notificar la baja de un empleado y turnar su documentación al área de Cobranza para iniciar las gestiones de cobro de 346 mil 600 pesos”.

Además de la fiscalización que realizó la ASF a la Sectur, Fonatur y el Consejo de Promoción Turística de México, SA de CV, el panorama del sector turístico se agravó este año, como indica el informe mensual de junio del Banco de México, que señala la caída de los ingresos por concepto de viajeros extranjeros a 807 millones de dólares contra los mil 135 millones de dólares que se generaron en el mismo mes el año pasado.

Además, el brote del virus de influenza humana H1N1 desplomó hasta en 50 por ciento los ingresos por ese concepto, lo que representó el mayor colapso desde 1980 cuando comenzaron a llevarse los registros de datos en el sector turístico.

Éste es el panorama de la Sectur, del Consejo de Promoción Turística de México, SA de CV, así como del Fondo Nacional de Fomento al Turismo que encontró la ASF al fiscalizar las áreas financieras de esos organismos. Cabe mencionar que de acuerdo con la declaración que hizo en febrero pasado el titular del ramo, Rodolfo Elizondo, el sector generó 13 mil 200 millones de dólares en virtud de que en 2008 visitaron el país 22.6 millones de viajeros internacionales que efectuaron un gasto promedio de 760 dólares por persona y, de acuerdo con los analistas, ése es un potencial que debía hacer del turismo el primer ingreso de México.

“Que hagan su chamba”: Smeke Zwaiman

Con respecto de la Secretaría de Turismo (Sectur) habría que plantearse ¿por qué no funciona la promoción turística en este país? Debería ser la fuente número uno de ingresos de México: tiene de todo. Pero la promoción del país ha sido tan mala que México no está presente en las mentes de los turistas o de los grandes corredores de viajes, explica Jorge Smeke Zwaiman, director del Departamento de Estudios Empresariales de la Universidad Iberoamericana.

Califica de “burdo” el argumento oficial de que la desaparición de esa dependencia obedezca al ahorro presupuestal, pues en términos económicos no sería representativo, considera que “habría que plantearse de fondo las funciones de esa Secretaría, pues está muy mal desde la planeación y la estrategia hasta la ejecución”. En turismo, dice, no están claros cuáles deberían ser sus objetivos ni las estrategias para promoverlo.

A la falta de planeación, se suma la falta de infraestructura y la mala calidad de los servicios: faltan trenes para transportar al turismo nacional e internacional por el territorio mexicano, que obliga a los viajeros a realizar su viaje en camión o por carreteras que están en muy mal estado, “donde el viajero se juega la seguridad” además de que implica el pago de peajes muy caros, describe el especialista en empresas.

También, el académico plantea que la Sectur debería estar capacitando a pequeños hoteleros y restauranteros de Oaxaca (u otros sitios turísticos de ese nivel). “¿Dónde están los apoyos para capacitar al personal de restaurantes pequeños, de hoteles chicos, medianos y familiares que generan una buena fuente de empleo?” Pues al comparar el nivel de preparación del personal de este sector en México con otros destinos turísticos internacionales, el resultado es negativo y ahí es donde se debería estar trabajando.

Debe determinarse “qué se quiere hacer, dónde se quiere ir y cómo se va a lograr, y luego, cómo se ejecutarán las medidas para que el producto o el servicio que se ofrece tenga éxito”. Esa estrategia no se siguió como lo muestra el precario resultado que arrojó la Sectur. En caso de que se decida mantener a esa secretaría, “que haga su chamba, que la haga bien y que de verdad el turismo despegue como debería hacerlo”, advierte el entrevistado en su carácter de especialista en planeación estratégica.

Expresa que México está cada vez peor en competitividad turística, pues “mientras damos un paso, otros países caminan 10”, como hacen los pequeños países centroamericanos que se posicionan muy bien en el sector a nivel internacional, como Costa Rica. Por ello, el debate sobre este futuro del sector debe trascender lo coyuntural (si se mantiene o no la Sectur) “y examinar si se va a hacer o no la chamba; si no se hace pues que renuncien, para qué les pagamos”.

Para este investigador, la desaparición de la Sectur no afectará más del 15 por ciento o 20 por ciento de su planta laboral, pues quienes tienen plaza serán absorbidos por la Secretaría de Economía, por lo que estima que el recorte “es más de imagen, pues el gobierno quiere vender la idea de que está haciendo un esfuerzo real” y en reciprocidad los mexicanos aceptarían el impuesto del 2 por ciento propuesto por la Secretaría de Hacienda, así como otros impuestos más.

“Que no me venga a decir alguien que está haciendo un esfuerzo porque corrió a otro. ¿Por qué no se corre él o se quita el sueldo él?, expresa Jorge Smeke. “¿Está haciendo un esfuerzo corriendo a otro y luego pide que le paguen más? ¡No! Me está pidiendo dinero de mi bolsa, y el que me lo pide no saca de la suya, sino de un tercero. Entonces, como marketing, el argumento del ahorro no me convence y tampoco lo veo como esfuerzo real, ya que el presupuesto de 2010 es más alto que el de 2009, entonces ¿dónde está la reducción?”

Con objeto de conocer las propuestas y opiniones de los legisladores que integran la Comisión de Turismo en el Senado de la República, Fortuna solicitó entrevistas con Pedro Joaquín Coldwell y Raúl José Mejía. Al cierre de esta edición no hubo respuesta.

Fuente : Fortuna), October 15, 2009.