Nueve calendarios se han desprendido desde aquel 21 de Enero del 2001 en que irrumpimos como una propuesta de comunicación alternativa para hacer frente a los poderes fácticos de los grandes medios de comunicación.

Desde nuestra trinchera periodística seguimos luchando por las causas populares. Fieles a nuestra convicción de izquierda revolucionaria hacemos un periodismo comprometido con los intereses de los pobres, explotados y desposeídos.

¿Cuál es la fortaleza de nuestro medio impreso? Que la mayoría del equipo fundador siga juntos como un puño, la capacidad de ser autocríticos de nuestra labor periodística en las reuniones del Concejo de Redacción en al que evaluamos cada número recién impreso o en los debates de formación política pues entendemos que toda actividad del ser humano e incluso la periodística es esencialmente política. Opción, aparte de ser una escuela de periodismo alternativo, es también una escuela de formación política

Han transcurrido 9 años y una mezcla de nostalgia y alegría viene a hacer de las suyas en nuestros corazones porque en la brega del trabajo cotidiano, muchos de nosotros conocimos a nuestros adorados tormentos, nos enamoramos o desamoramos y descubrimos que la paternidad y la maternidad es un compromiso mágico que la vida nos revela. Algunos de nosotros hemos empezado a pintar canas.

Hemos crecido humana y profesionalmente, algunos se graduaron y hoy ejercen sus cátedras en algunas universidades del país. Algunos de nosotros, como quien sostiene esta columna, hemos afianzado y afinado el oficio de escribir al desempolvar las gavetas para publicar ensayos, cuentos y poesías con el apoyo de Ediciones Opción. Mucha agua ha corrido bajo el puente y es seguro que correrá mucha más en los próximos años. Compañeros como Gonzalo Mendoza “Avispa” y Gonzalo Sono, se han adelantado en lo más certero que tiene el ser humano: la muerte, más su querida presencia sigue impulsando nuestro cometido.

Otros nos acompañaron por poco tiempo, pero suficiente para soldar una entrañable amistad y colaboración profesional, muchos de ellos cada cierto tiempo cuando se comunican con nosotros, coinciden que su paso por Opción fue una verdadera escuela de periodismo.

Abordar los temas de las diferentes secciones del periódico Opción requiere de una formación y de una autoeducación permanente, por lo que hemos tenido que capacitarnos en lo que a nuevas tecnologías se refiere.

Nos especializamos en temas de suyo difíciles de abordar, sobre todo por el lenguaje que utilizamos en el periódico Opción: un lenguaje sencillo, frontal, y entendible para nuestro pueblo, por fuera de los discursos alienantes de cierto periodismo postmoderno que busca confundir u ocultar la verdad para así sostener el sistema. Sin descuidar el trabajo periodístico hemos participado en eventos deportivos, culturales y sociales, dando impulso y apoyo a la organización política y popular, difundiendo las actividades de organizaciones y movimientos sociales afines con la causa del socialismo y hemos sido invitados a eventos nacionales e internacionales como panelistas, ponentes y conferencistas en el ámbito de la comunicación.

Casa adentro, no hemos dejado pasar desapercibidas las fechas importantes de nuestros compañeros, compartiendo sus logros profesionales o familiares, celebrándolos con una guitarra y un vinito que nunca falta. Especial mención merece la quema del año viejo, una tradición que reúne a todos quienes trabajamos en Opción para confeccionar el muñeco y darnos un abrazo de parabienes.

Desde estas páginas quisiéramos agradecer a articulistas, suscriptores, distribuidores, amigos y familiares, quienes contribuyen para que Opción sea X100pre 9cito. Para ellos también va nuestro abrazo en este nuevo aniversario.