- En algunos medios se sigue limitando lo que pasó en Ecuador a una revuelta policial.

- Aquí no sólo se verificó un intento de golpe de Estado contra el gobierno de Ecuador, sino que una vez más se trató de condicionar el futuro de todas las democracias del continente. No hay golpe posible sin la participación de Estados Unidos. Acabo de reunirme con el presidente Correa, estaba también el jefe de Estado chileno Sebastián Piñera. Vine a traerle a los ecuatorianos la solidaridad argentina, la convicción de lo sucedido en Honduras no puede repetirse.

- El golpe en Honduras, las agresiones contra Venezuela, Bolivia, el endurecimiento contra Cuba demuestra que, con Barak Obama, lejos de cambiar se consolidaron las características más negativas de la política estadounidense respecto al continente.

- Por eso es tan importante la reacción de todo de los gobiernos de América Latina a través de Unasur. Fue excelente la actitud del gobierno argentino que llamó a un encuentro urgente en Buenos Aires. Vengo a tomar contacto con entidades de derechos humanos, indígenas, la idea es rodear con organización popular a los gobiernos del continente para defender las reformas en beneficio del pueblo y lograr que no los arrasen golpes de estado, como tantas veces paso en los setenta.

- La política exterior norteamericana no cambió, pero sí la del continente.

- Eso es lo que nos da fe en el futuro. La unidad latinoamericana es central. Acabo de estar con Piñera que vino a traer su solidaridad. Nunca existió un acuerdo tan claro en todo el continente a la hora de defender a las democracias.

- Estamos rodeados por un cordón de bases norteamericanas. La base Estigarribia en en un Paraguay cada vez más convulsionado, a pasos de la Triple Frontera, ¿le preocupa?

- Lo denunciamos cada vez que podemos. Hay que exigir la retirada de las bases norteamericanas de todo el continente a lo que se suma la presencia de la Cuarta Flota dando vueltas al continente en lo que constituye una amenaza constante. Sólo en Colombia han colocado siete bases. No son casuales las maniobras militares en Malvinas. Tratan de condicionar la situación continental donde hay cada vez más gobiernos con ideas propias.

- Fuente: www.agenciacta.org.ar