Compañeros:

1. El domingo iremos a las urnas. Ya se han producido expresiones contundentes de apoyo masivo de la militancia aprista de toda la república a Ollanta Humala. Apristas de La Libertad, comenzando por nuestra heroica Trujillo y nuestros viejos sindicalistas de Cartavio, Laredo y Casagrande; de las cálidas Lambayeque, Piura y Cajamarca. Del aprismo aguerrido de Ancash, Ica, y el Cusco, de Ayacucho, Ucayali, Junín y Arequipa. Compañeros del Callao y de todas partes apoyan inclusive con personeros para defender el voto por Ollanta Humala en lucha frontal contra la candidata de la corrupción, de la oligarquía racista y de la dirigencia espúrea de Lima que encabeza Alan García. Esta posición nuestra nos ha costado ataques arteros e insultos cobardes provenientes de corruptos y traidores al aprismo.

2. Todo aprista de formación, honesto, que no tenga vínculo, ni compromiso con la organización criminal que desgració al Perú en los 90, entiende perfectamente lo que está en juego el próximo 5 de junio y por ello, ratifico decididamente mi mensaje anterior sobre la necesidad histórica que el aprismo limpio y sano, el APRA de Haya de la Torre y nuestros mártires, el APRA que no es cómplice ni se colude con homicidas y ladrones, ni con hordas fascistas y racistas (cuyos voceros son El Comercio, Correo y Expreso entre otros medios), votará por la decencia y por la democracia. Ningún peruano decente, aprista o no aprista, puede lavarse las manos en la segunda vuelta.

3. Ratifico firmemente mi aprismo. Ser aprista no depende de un carnet. Hay corruptos que ostentan carnet aprista. Mis convicciones no están en el mercado de desvalores de quienes alquilan o venden su conciencia. Mi aprismo se ha fortalecido al recorrer el Perú y encontrarme con jóvenes y viejos apristas que afirman que, ante quienes han dejado de ser apristas y que usurpan la dirigencia del Partido, el único camino que queda para recuperar al APRA es expulsar a quienes han cometido alta traición. Con esa gente no hay transacción posible. Por ello, rechazo enérgicamente el ataque cobarde de quienes, con la demagogia farsante del “cambio responsable” y han diezmado al Partido, mandan difamar desde el anonimato o lo hacen por encargo pagado de terceros con dinero robado al pueblo del Perú.

4. Los que atacan a quienes votaremos por Ollanta Humala por ser la única opción de izquierda democrática y decente en esta segunda vuelta, pero optan, sin ninguna vergüenza, por el fujimorismo, revelan su vena corrupta y sirven, o son parte de esa organización criminal. Y, por supuesto, callan ante el vergonzoso apoyo que A. García y su entorno promueven (como Mercedes Aráoz, una de las culpables de la tragedia de Bagua) a favor de Fujimori, golpista y ladrón que lo corrompió todo, como una prueba más de ese pacto infame. Restitución, desacato y denuncia.

5. El último Congreso del Partido de marzo 2010 ordenó mi restitución incondicional al padrón del PAP, luego de la aberrante expulsión ejecutada por Mulder. Pero García, Del Castillo, Quesada y Velásquez, no cumplieron el mandato partidario. Silenciosa e innoblemente desacataron esta decisión soberana del Partido. Esto es desconocido por gran parte de la militancia y por ello lo denuncio públicamente. En lo personal a esa gente yo no le reclamo nada y me hubiera sido fácil permanecer como funcionario de este gobierno tan sólo accediendo a un acto inmoral y de corrupción. Me negué a ello y por eso salí del Estado.

6. Haya de la Torre, el Viejo querido, una vez me dijo en 1971, a solas, un martes por la noche, antes de comenzar un Parlamento universitario: "Salgadito, al APRA nunca la podrán destruir nuestros enemigos porque tenemos la autoridad moral de la historia, al Partido sólo podría destruirlo desde adentro la traición". Y levantó la mirada como recordando hechos del pasado....Pues al APRA, compañeros, la están destruyendo desde adentro quienes usurpan un presunto liderazgo que ya no tienen. Esa misma noche Víctor Raúl nos dijo a una treintena de universitarios que lo escuchábamos: "A los apristas nos han dicho de todo....pero cuídense de que les digan ladrón, y de que haya indicios razonables de que eso pueda ser cierto".

Sobre el anunciado próximo Congreso del PAP

7. Yo no me engaño ni engaño a nadie, compañeros, el camino es duro y requiere difíciles decisiones. Allá con su conciencia quienes no quieran ver esto. Pero no habrá Congreso que valga si los traidores pretenden organizarlo, para encubrir sus propios actos. Por ello los Comités de Acción que se vienen formando en distintos lugares del país rechazan a la dirigencia usurpadora y fracasada de Lima. No hay otro camino. Recordemos que los autores de la debacle quieren continuar en control del Partido y utilizarlo para imponer la candidatura en el 2016 del principal culpable. Para eso quieren la “maquinaria aprista”. Rechacemos esa nueva infamia que sería la definitiva y final contra el Partido de Haya de la Torre. Y anuncio que yo ocuparé el lugar que apristamente me corresponda.

Para que el APRA resurja se requiere un Estado democrático, sin corrupción

8. Durante cinco años, desde el Estado mismo se ha conspirado para quebrar al Partido. Y casi lo han logrado. Quienes gobiernan han conseguido que las mayorías vean al APRA como enemigo de ellas. Para ellas el APRA ya no es el Partido del Pueblo y ya sabemos quiénes son los culpables. Por lo tanto, el resurgimiento del APRA fuerte, democrática y popular requiere de un Estado eficiente e imparcial donde funcionen las instituciones, libres de corrupción (Poder Legislativo, Poder Judicial, JNE, ONPE, Ministerio Público, Tribunal Constitucional). Y un Poder Ejecutivo que no ahogue al aprismo como ha ocurrido durante 5 años. Es evidente que el fujimorismo no es opción porque es el continuismo mafioso. ¿Se han preguntado por qué algunos "dirigentes" actuales contradicen la fuerte corriente de la militancia aprista en provincias y apoyan a la absolutamente corrupta candidatura de Keiko Fujimori?. Aquí ya no caben medias tintas ni ambigüedades.

9. Por eso votaré, sin dudas, por Ollanta Humala. Junto con la propuesta de construir un Estado de Derechos Humanos, - con políticas de inclusión a quechuas, aimaras y pueblos amazónicos, así como gobernar para las mayorías creando puestos de trabajo con salarios justos mientras se promueve de verdad una salud y una educación de calidad, y se apoya a las micro, pequeñas y medianas empresas de peruanos y defender la integridad del Perú, mi apoyo a Humala es también para combatir a la mafia, a esa organización criminal que amenaza, con arrogancia y soberbia, con volver al control del Estado. Esto es hacer verdadero aprismo, esto es respetar la memoria de Víctor Raúl y honrar a nuestros mártires que cayeron a lo largo de décadas. Por esa misma razón, votar por Fujimori es alta traición al Partido y antiaprismo de la peor calaña.

Cualquier peruano decente e informado, aprista o no aprista, sabe que su deber en la hora actual es zanjar contra la corrupción. Algunos podrán votar en blanco o viciar su voto, y están en libertad de lavarse las manos. Pero la mayoría de peruanos comprenderá la gravedad de la situación, tomará la decisión más acorde con su conciencia y actuará con dignidad.