JPEG - 46 KB

Se abre la sesión a las 10.15 horas.

Aprobación del orden del día

Queda aprobado el orden del día.

La situación en el Oriente Medio, incluida la cuestión de Palestina

El Presidente (habla en francés): De conformi‐ dad con el artículo 39 del reglamento provisional del Consejo, invito al Coordinador Especial para el Proce‐ so de Paz del Oriente Medio y Representante Personal del Secretario General, Sr. Robert Serry, a participar en esta sesión.

El Consejo de Seguridad comenzará ahora el exa‐ men del tema que figura en el orden del día.

Tiene la palabra el Sr. Serry.

Sr. Serry (habla en inglés): El Oriente Medio si‐ gue sumido en un período de gran agitación, con trá‐ gicas consecuencias humanas y un desenlace incierto. Hemos visto cómo las tensiones regionales aumentaban peligrosamente a medida que continuaba el derrama‐ miento de sangre en Siria y los combates traspasaban fronteras, y las fuerzas de las Naciones Unidas para el mantenimiento de la paz en la zona de separación del Golán se encontraban en una situación cada vez más arriesgada. Poner fin al conflicto en Siria es una cuestión de máxima urgencia y debe ser la principal prioridad de la comunidad internacional. Al mismo tiempo, sería erróneo y peligroso suponer que la solución del conflic‐ to palestino‐israelí reviste menos importancia. Este no es el momento de transigir en nuestros compromisos de impulsar las perspectivas de reanudación de unas con‐ versaciones significativas encaminadas a alcanzar una solución de dos Estados. Este es el momento de adoptar medidas concertadas para apoyar una iniciativa sólida, no sea que desaprovechemos el pequeño resquicio que se ha abierto ante nosotros en los últimos meses.

Si bien los esfuerzos diplomáticos para acabar con el estancamiento político y volver a llevar a las partes a la mesa de negociaciones han seguido siendo discretos, no por ello su determinación es menos firme. El renovado empeño de los Estados Unidos y la continua dedicación personal del Secretario de Estado de los Estados Unidos suponen un estímulo. En estos momentos el Secretario Kerry se encuentra en su cuarto viaje a la región, para subrayar su compromiso. También hemos observado el nuevo interés que han demostrado las partes interesadas regionales, en particular con la importante visita que realizó el 29 de abril a Washington, D.C., una delegación

de Ministros y dirigentes árabes, entre los cuales se en‐ contraban el Primer Ministro de Qatar, Jeque Hamad bin Jassim bin Jabr Al‐Thani, y el Secretario General de la Liga de los Estados Árabes, Sr. Nabil El Araby. Su vi‐ sita reafirmó la importancia de la Iniciativa de Paz Ára‐ be, propuesta por primera vez en 2002, y, esperamos, reavivó las perspectivas de que su promesa de lograr la estabilidad regional pueda convertirse en una parte esencial de las iniciativas a favor de la paz en curso. En ese sentido, señalamos los comentarios positivos del Presidente Peres y de la Ministra de Justicia de Israel y principal negociadora, Sra. Tzipi Livni, que suscitó la visita. Alentamos al Gobierno de Israel a responder a ese gesto para revitalizar la Iniciativa de Paz Árabe.

El Secretario General también se ha mantenido en estrecho contacto con las partes en relación con estas cuestiones. En las últimas conversaciones que mantuvo con los dos dirigentes, alentó efusivamente los intentos actuales de reanudar las conversaciones de paz israelo‐ palestinas, y expresó su esperanza de que pronto con‐ ducirían a una iniciativa de paz sólida con un horizonte político definido. Por otro lado, destacó la importancia de que las partes creen las condiciones favorables para reanudar las negociaciones y eviten actuar de modo que dichas perspectivas puedan debilitarse.

El riesgo para ambas partes está muy claro. Como hemos dicho antes, es crucial que ambas partes abando‐ nen sus tendencias negativas sobre el terreno para res‐ tablecer la confianza mutua y la esperanza de alcanzar una solución. Tomamos nota de que ambas partes están demostrando autocontrol y precaución para no alterar la frágil situación sobre el terreno con el fin de apoyar los esfuerzos diplomáticos en curso. En la parte israelí, hemos observado que no se han producido nuevas apro‐ baciones ni se han publicado licitaciones para estable‐ cer asentamientos en la Ribera Occidental o Jerusalén Oriental desde marzo. Sin embargo, ha habido una ex‐ cepción desconcertante, que supone la construcción de 300 viviendas ya aprobadas en Beit El —un asen‐ tamiento en el interior de la Ribera Occidental— aten‐ diendo a una decisión del año pasado. Los asentamientos son ilegales en virtud del derecho internacional, e Israel debe cumplir sus compromisos con arreglo a la hoja de ruta para detener todas las actividades de asentamiento y desmantelar los puestos de avanzada erigidos después de 2001. También nos preocupa la información de que el Gobierno de Israel tiene la intención de legalizar cuatro asentamientos de avanzada en la Ribera Occidental.

Los palestinos han demostrado moderación en los foros diplomáticos, y las fuerzas de seguridad palestinas han seguido llevando a cabo una labor eficaz en el man‐ tenimiento del orden público, incluso para hacer fren‐ te a las tensiones sobre el terreno. Varios momentos de fricción demuestran la importancia de que ambas partes sigan trabajando con sentido de responsabilidad para aplacar las tensiones y evitar la escalada.

Suscitaron preocupación las tensiones recientes en torno a la delicada cuestión de Jerusalén, sobre todo en cuanto a las restricciones de acceso a los santos lu‐ gares. Hubo enfrentamientos los días 7 y 8 de mayo en la Ciudad Vieja de Jerusalén Oriental y sus alrededo‐ res, en el contexto de lo que los israelíes llaman “Día de Jerusalén”. Se impusieron restricciones al acceso de los palestinos en relación con las visitas a la explana‐ da de Haram Al‐Sharif/Monte del Templo, por parte de activistas israelíes de extrema derecha. A lo anterior se suma la detención temporal del Gran Mufti de Jerusalén para someterlo a interrogatorio debido a una denuncia de incitación. Si bien su detención fue breve, el inci‐ dente exacerbó las fricciones existentes y suscitó críti‐ cas generalizadas de los dirigentes palestinos, árabes y musulmanes. Ello también llevó a la celebración de una reunión de emergencia de la Liga de los Estados Árabes en El Cairo el 12 de mayo.

A pesar del aumento de las tensiones, se pudo contener relativamente los acontecimientos sobre el terreno, y las autoridades actuaron con moderación. Como consecuencia de los enfrentamientos, 15 palesti‐ nos sufrieron heridas leves y 23 fueron detenidos, mien‐ tras que un israelí resultó herido y 13 fueron detenidos. Antes de esos hechos, el 4 de mayo, durante la Pascua Ortodoxa, un clérigo egipcio copto de 85 años y dos di‐ plomáticos egipcios fueron detenidos por la policía is‐ raelí en la Ciudad Vieja mientras se dirigían a la Iglesia del Santo Sepulcro. Según se informa, tras el incidente, Israel presentó sus disculpas a Egipto por vía diplomáti‐ ca debido al uso excesivo de la fuerza.

El Secretario General ha reiterado la importancia de que se respete la libertad religiosa de todos y de que los fieles de todas las confesiones tengan acceso a sus santos lugares, señalando al mismo tiempo que los líde‐ res religiosos y otros también deben abstenerse de pro‐ nunciar declaraciones inflamatorias. También tomamos nota de la declaración que formuló el Presidente Peres el 8 de mayo, en el sentido de que Israel, de conformi‐ dad con su acuerdo con el Reino Hachemita de Jordania, se esforzará por garantizar la protección de los santos lugares musulmanes y cristianos en la Ciudad Vieja y la seguridad de los fieles. Esos acontecimientos ponen de relieve una vez más la importancia de que se aborden

las cuestiones subyacentes con respecto a Jerusalén, que siguen pendientes de solución. El Secretario Ge‐ neral sigue considerando que la cuestión de Jerusalén, cuestión relativa al estatuto definitivo, debe abordarse mediante negociaciones como la capital de dos Estados que coexistan en condiciones de paz y seguridad, con disposiciones para los santos lugares que sean acepta‐ bles para todos.

El 15 de mayo los palestinos celebraron lo que llaman “Día de Al‐Nakba” para conmemorar los acon‐ tecimientos ocurridos en 1948 que llevaron a su despla‐ zamiento, celebrando grandes marchas y festivales en centros urbanos de toda la Ribera Occidental y Gaza. En Jerusalén Oriental, decenas de israelíes de extrema derecha entraron a Haram Al‐Sharif/Monte del Templo y se enfrentaron a los palestinos, hecho que culminó en lesiones y detenciones. En general, se pudo contener los incidentes relativamente, pero hubo enfrentamientos entre los manifestantes palestinos y las fuerzas israelíes que dejaron un saldo de unos 50 palestinos y 6 oficiales de seguridad israelíes con heridas leves.

Durante el período sobre el que se informa, se in‐ tensificaron los enfrentamientos entre palestinos y co‐ lonos en la Ribera Occidental ocupada. Ocurrió un in‐ cidente deplorable el 30 de abril, cuando un colono fue acuchillado mortalmente por un palestino en el cruce de Tapuach, en la parte septentrional de la Ribera Occiden‐ tal. Fue el primer israelí que murió a manos de palestinos en la Ribera Occidental desde septiembre de 2011. Este asesinato provocó numerosos incidentes de violencia por parte de los colonos contra los palestinos y sus bienes, principalmente en la gobernación de Naplusa. En gene‐ ral, en el período sobre el que se informa, un total de 46 palestinos, incluidos 12 niños y una mujer, resultaron heridos por los colonos, y 11 colonos resultaron heridos por los palestinos. Los enfrentamientos entre palestinos y colonos también ocasionaron considerables daños ma‐ teriales, incluso a vehículos y huertos palestinos, y unos 1.400 árboles palestinos fueron objeto de vandalismo.

Las fuerzas de seguridad de Israel llevaron a cabo un total de 368 operaciones de búsqueda y detención en la Ribera Occidental ocupada, incluida la Zona A, que dejaron un saldo de 439 palestinos heridos y 454 palesti‐ nos detenidos. También resultaron heridos 18 miembros de las fuerzas de seguridad de Israel. La gran mayoría de las víctimas se debió a los enfrentamientos que tu‐ vieron lugar durante las manifestaciones de los palesti‐ nos, incluso contra la barrera, que se desvía de la Línea Verde, en contravención de la opinión consultiva de la Corte Internacional de Justicia (véase A/ES‐10/273).

En el período que se examina también continua‐ ron las demoliciones de viviendas y propiedades pales‐ tinas en la Zona C y en Jerusalén Oriental. En total, se demolieron 57 estructuras, lo que dio lugar al despla‐ zamiento de 75 palestinos, incluidos 41 niños. La cons‐ tante demolición de viviendas, de estructuras relaciona‐ das con los medios de subsistencia y de infraestructura esencial es motivo de grave preocupación humanitaria, y debe ponerse fin a esta situación.

Las Naciones Unidas siguen vigilando con inquie‐ tud la situación de los prisioneros palestinos. A pesar de la liberación de dos personas que se habían declarado en huelga de hambre, otros cuatro palestinos reanuda‐ ron su huelga. Según se informa, cinco prisioneros jor‐ danos en cárceles israelíes también iniciaron una huelga de hambre. El 14 de mayo, Israel renovó la detención administrativa de cuatro miembros del Consejo Legis‐ lativo Palestino por otro período de seis meses. Reitera‐ mos nuestra posición en el sentido de que únicamente se debe proceder a la detención administrativa con carácter excepcional. Los detenidos deben ser acusados y someti‐ dos a juicio con garantías judiciales, o deben ser libera‐ dos sin dilación. La visita de familiares a los prisioneros de Gaza más reciente tuvo lugar el 20 de mayo, con la participación de unos 80 familiares, entre ellos niños.

Ayer se cumplieron seis meses del acuerdo de alto el fuego en la Franja de Gaza entre las partes, lo cual nos ofrece hoy una buena oportunidad para hacer un ba‐ lance con visión de futuro. Ese acuerdo permitió lograr notables mejoras en los primeros tres meses de su apli‐ cación. Ningún cohete de Gaza hizo impacto en Israel, y hubo cierta flexibilización de los cierres restantes, so‐ bre todo la ampliación del límite de pesca de tres a seis millas náuticas. Sin embargo, al cabo de tres meses de tendencias esperanzadoras se produjo un retroceso, ya que los acontecimientos ulteriores han puesto en peligro las mejoras logradas. Según las autoridades israelíes, en los últimos 3 meses, 33 cohetes y 5 granadas de mortero procedentes de Gaza hicieron impacto en Israel. En el mismo período, 11 civiles palestinos resultaron heridos en la zona de separación.

El 30 de abril, por primera vez desde el 21 de no‐ viembre de 2012, una incursión aérea israelí causó la muerte de un militante palestino, quien presuntamente estaba involucrado en el lanzamiento de cohetes. A par‐ tir del 21 de marzo, se restableció el límite de pesca de tres millas náuticas, lo que dio lugar a disparos en los alrededores y a la detención de los pescadores palesti‐ nos que trataban de traspasar el límite. Desde el 27 de febrero, Kerem Shalom, el único cruce que opera para la

entrada a Gaza de los bienes procedentes de Israel, fue cerrado periódicamente durante 13 días en respuesta al lanzamiento de cohetes, lo que dio lugar a la escasez de algunos alimentos básicos y de gas de cocina y a pérdi‐ das de cultivos comerciales para la exportación.

A nuestro juicio, el acuerdo de alto el fuego a que se llegó en noviembre de 2012 sigue representando la mejor oportunidad para comenzar a cambiar la diná‐ mica negativa en Gaza. Todos debemos esforzarnos al máximo para preservar el alto el fuego y sus principios básicos, a saber, mantener una situación de calma total y levantar el cierre restante en Gaza. Seguimos apoyando los esfuerzos de Egipto en este sentido. Tras los hechos preocupantes a que me he referido, ha vuelto a imperar una calma precaria. Ayer, las autoridades israelíes anun‐ ciaron que había vuelto a ampliarse el límite de pesca a seis millas náuticas, lo cual es una medida alentadora.

Entre los numerosos retos a largo plazo que en‐ frenta la población de Gaza, como especifican las Nacio‐ nes Unidas en su informe de 2012 titulado Gaza 2020: a liveable place?, la falta de agua potable y la disminu‐ ción de los acuíferos son quizá los problemas más acu‐ ciantes. La desalinización será necesaria para mejorar la situación. Las Naciones Unidas, con financiación del Japón, han instalado una planta de desalinización con una capacidad de 50 metros cúbicos por hora, que es la decimotercera instalada por las Naciones Unidas en Gaza. Ese ejemplo demuestra cómo los programas de las Naciones Unidas en Gaza continúan a paso acelerado y contribuyen a que la situación cambie.

Para la primera fase de los proyectos de re‐ construcción de las Naciones Unidas aprobados por el Gobierno de Israel se ha asignado una suma total de aproximadamente 450 millones de dólares. Las Na‐ ciones Unidas siguen trabajando de consuno con otros miembros de la comunidad internacional para intensi‐ ficar los esfuerzos de reconstrucción y, al mismo tiem‐ po, introducir los cambios de políticas necesarios para restablecer una economía sostenible en Gaza. Seguimos pidiendo a Israel que permita la entrada sin restriccio‐ nes de material de construcción a Gaza, sobre todo de aglomerado, barras de hierro y cemento. Hay que levan‐ tar las restricciones al comercio, incluidas las transfe‐ rencias hacia y desde la Ribera Occidental, así como las actividades de importación y exportación relacionadas con Israel y otros países.

Por otra parte, nos complace que hayan sido libe‐ rados hoy los siete militares egipcios capturados en el Sinaí, así como la posterior reapertura del cruce de Rafah.

El 14 de mayo, las delegaciones de Fatah y Hamas se reunieron en El Cairo para avanzar en la aplicación de los acuerdos de reconciliación existentes. Según se informa, las facciones se volvieron a comprometer con celebrar consultas sobre la formación de un Gobierno de consenso nacional, dirigido por el Presidente Abbas, conforme lo dispuesto en los acuerdos anteriores. Esas consultas deberán comenzar dentro de un mes y dar lu‐ gar a un Gobierno en los próximos tres meses, después de lo cual las elecciones, incluidas las del Consejo Na‐ cional Palestino, se celebrarán dentro de otros 90 días. El 16 de mayo, el Presidente Abbas visitó El Cairo, donde se reunió con el Presidente Morsi para examinar la reconciliación palestina, así como el proceso de paz del Oriente Medio.

El Secretario General sigue profundamente alar‐ mado por la escalada de la violencia en Siria. La crisis humanitaria continúa empeorando, uno de cada tres si‐ rio necesitan ya asistencia urgente. Uno de cada cuatro han sido desalojados de sus hogares. Los vecinos de Si‐ ria, tan generosos y hospitalarios como siempre, están llegando a sus límites, acogen ya a más de 1,5 millones de refugiados registrados. Si bien reconocemos la reper‐ cusión en los países de acogida, hacemos hincapié en la importancia de mantener las fronteras abiertas a los re‐ fugiados que huyen de la violencia, de conformidad con las obligaciones humanitarias internacionales. Las co‐ munidades en Siria, incluida la población de refugiados palestinos, que figura entre las más vulnerables, está bajo una enorme presión.

A pesar de los mayores esfuerzos del personal del Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en el Cercano Oriente (OOPS) por mantener las escuelas y centros de salud abiertos, a menudo con gran riesgo personal, la mi‐ tad de los refugiados palestinos de Siria registrados ante la OOPS son ahora internamente desplazados. Algunos han huido a los países vecinos, se calcula que 54.000 al Líbano en particular. La operación de emergencia de la OOPS ha llegado a muchos, pero aún queda mucho por hacer. Es responsabilidad de las partes en conflicto ga‐ rantizar la protección de la población civil.

En medio de esta tragedia cada vez mayor y el caos que se propaga, las prioridades de las Naciones Unidas son claras. Seguiremos garantizando que los millones de sirios que lo necesitan reciban la asistencia de socorro. El Secretario General agradece a la comunidad de do‐ nantes su generosidad, y la exhorta a que haga aún más. Los trabajadores humanitarios también necesitan acceso; hay que pensar en formas mejores y más prácticas para

prestar asistencia. Sin embargo, el socorro humanitario no es una solución a largo plazo. Por ello, el Secretario General acogió con beneplácito la iniciativa de los Esta‐ dos Unidos y la Federación de Rusia de ayudar a que las partes sirias se sientan a la mesa de negociaciones, y se dedica completamente a ayudar a los sirios a encontrar una solución política. Las próximas semanas serán deci‐ sivas, y exhortamos a todos a que cooperen.

Por último, el Secretario General también sigue gravemente preocupado por las denuncias de la utiliza‐ ción de armas químicas. La misión que creó para inves‐ tigar las denuncias ha venido haciendo todo lo posible por reunir y analizar la información de que se dispone. En medio de las denuncias que cada vez son más sobre el uso de armas químicas, exhortamos de nuevo al Go‐ bierno de Siria a que permita que prosiga la investiga‐ ción sin mayor demora.

El Líbano está bajo presión cada vez más. La gue‐ rra en Siria, incluida la crisis de refugiados sin preceden‐ te, ejerce cada vez mayor presión en su economía, diná‐ mica política y seguridad. La emergencia humanitaria, y sus consecuencias a largo plazo, así como la continuación del estancamiento político, requieren una atención más estrecha y mayor apoyo a nivel internacional. Durante el mes transcurrido se han producido reiterados incidentes de bombardeo desde Siria contra territorio libanés, que han causado víctimas. El 19 de mayo, alrededor de ocho cohetes fueron disparados desde Siria en la ciudad de Hermel, lo que llevó al Presidente Sleiman a que hicie‐ ra un nuevo llamamiento a las partes en Siria para que respeten la soberanía del Líbano y eviten actos militares contra zonas fronterizas libanesas. Se dice haberse pro‐ ducido alrededor de Ras Baalbek una nueva incursión de las fuerzas sirias en el territorio libanés. Ha habido también un mayor interés en la participación de comba‐ tientes libaneses en Siria, en especial de Hizbullah, en el enfrentamiento entre el Gobierno de Siria y las fuerzas de oposición en la ciudad de Al‐Qusayr.

El Presidente Sleiman había exhortado anterior‐ mente a todos los libaneses a que cumplieran con la po‐ lítica de disociación y la Declaración de Baabda. El Se‐ cretario General apoya firmemente el liderazgo del Presidente Sleiman y reitera su llamamiento a todos los libaneses a que actúen de forma responsable y se absten‐ gan de participar en el conflicto en Siria. El 19 de mayo, tras los enfrentamientos en Al‐Qusayr, estalló la vio‐ lencia entre los poblados sunitas y alauitas en Trípoli y se extendió a otras zonas de la ciudad. Según se in‐ formó, al menos nueve personas han resultado muertas, entre ellas, dos miembros de las fuerzas de seguridad libanesas, y más de 70 resultaron heridas. Se ha desple‐ gado el ejército libanés para frenar los enfrentamientos.

Teniendo en cuenta la magnitud de los desafíos que enfrenta el Líbano, es indispensable que se apruebe sin demora un nuevo Gobierno. Alentamos a todas las partes a que sigan en contacto de manera positiva con el Primer Ministro designado Salam con el fin de llegar cuanto antes a un acuerdo, lo cual también es esencial para garantizar la celebración de elecciones parlamen‐ tarias oportunas. El 15 de mayo, se reanudó en el Par‐ lamento el examen de las disposiciones relativas a las elecciones previstas para el próximo mes. La suspensión temporal de la actual ley electoral expiró el 19 de mayo. Llegó la hora de intensificar los esfuerzos para acordar el camino a seguir y evitar un vacío institucional.

La situación en la zona de operaciones de la Fuer‐ za Provisional de las Naciones Unidas en el Líbano y a lo largo de la Línea Azul siguió estando en calma. Sin embargo, los ataques aéreos alrededor de Damasco que se produjeron el 3 y el 5 de mayo y las violaciones de Israel del espacio aéreo libanés en ese período aumen‐ taron considerablemente las tensiones. El 5 de mayo, el Líbano presentó una denuncia ante el Consejo de Segu‐ ridad sobre la intensificación de las incursiones de la fuerza aérea israelí.

El 9 de mayo, Hizbullah, que había negado su res‐ ponsabilidad por el derribo de un avión teledirigido el 25 de abril de la fuerza aérea israelí en aguas israelíes, anunció que estaba dispuesto a recibir nuevas armas de Siria. Ofreció también apoyo para la apertura de un nue‐ vo frente en el Golán sirio ocupado por Israel desde 1967. El Secretario General ha mantenido numerosos contac‐ tos con los dirigentes regionales e internacionales para

pedir a todas las partes que ejerzan máxima moderación y eviten la escalada, respeten la soberanía nacional y la integridad territorial de todos los países de la región y cumplan con todas las resoluciones pertinentes del Consejo de Seguridad.

Para concluir, los acontecimientos descritos en la sesión informativa de este mes de nuevo dan fe de los riesgos cada vez mayores que suponen para la estabili‐ dad regional. Es imperativo que todos trabajen de con‐ suno para evitar esos riesgos, mantener la estabilidad y ayudar a sentar las bases pacíficas para un futuro mejor en el Oriente Medio, a lo que aspiran muchos de sus pueblos. Puesto que los esfuerzos que se realizan para desarrollar una iniciativa importante destinada a lograr una solución negociada de dos Estados probablemente lleguen a un punto decisivo en las próximas semanas, esperamos sinceramente que esta vez los dirigentes de ambas partes demuestren su compromiso y se percaten de que esta es una oportunidad que no pueden permitir‐ se el lujo de perder. Ello también se aplica a los intere‐ sados regionales, que pueden desempeñar un papel im‐ portante para lograr la paz mediante una revitalización de la Iniciativa de Paz Árabe. Permítaseme afirmar que las Naciones Unidas están dispuestas a contribuir a que se reanuden las negociaciones significativas en el futu‐ ro inmediato, incluso por mediación del Cuarteto y un mayor compromiso con todas las partes.

El Presidente (habla en francés): Doy las gracias al Sr. Serry por su exposición informativa.

Invito ahora a los miembros del Consejo a cele‐ brar consultas oficiosas para continuar examinando el tema.

Se levanta la sesión a las 10.40 horas.