JPEG - 102.1 KB

II. Y es que con nuevas investigaciones e interpretaciones, el autor ha quitado la aureola de mito de Atenas; donde no existió la pureza del ejercicio de la política por la constante disputa entre democracia, corrupción, oligarquía y plutocracia. Y, claro, los Catón defendiendo la democracia, los Solón luchando a favor del pueblo, los Pericles, etcétera. Con temas como: Atenas, entre mito e historia. El sistema político ateniense; una camarilla que se reparte el botín. La primera oligarquía: quitarle la libertad al pueblo ateniense, Cánfora nos presenta el mundo ateniense como lo define Tucídides: “democracia sólo de palabras”. Ya que en la radicalizada o suavizada lucha de los poderosos contra el pueblo, aparece lo que hubo en Atenas y su imperio versus Esparta y su autocracia: la lucha permanente por el botín… pues “la democracia ateniense funciona porque se reparte el botín”, dice Cánfora. Fue Atenas la “Escuela de la Hélade” enseñando su imperio, sus esclavos, su guerra perdida contra Esparta y cuya democracia se vio reducida a una farsa.

III. El otro texto es: Julio César. Un dictador democrático. Una soberbia obra del militar-político: Julio César (100 al 44 a. C.), que desestimó todas las advertencia de los “idus de marzo”. En más de 300 páginas el historiador da su versión de quien cruzó el río Rubicón para darle un giro de 180 grados a la historia de Roma: de República a régimen imperial, tras el asesinato dentro del Senado por 23 puñaladas de quien en la guerra civil se afianza del poder senatorial dando lugar al cesarismo; dictadura que se permitía en la Roma republicana para hacer frente a problemas que –se decía– no podían resolverse sólo con la democracia. Con nuevas investigaciones, Cánfora fundamenta la calidad irrefutable del político que “reunió en su propia persona demasiados honores, el consulado continuo, la dictadura perpetua, la prefectura de las costumbres”. El poder de Roma fascinaba tanto a César que luchó por tenerlo; y sólo la conspiración republicana lo pudo detener, como nos explica esta magnífica biografía de quien se dice, rechazó ser emperador… mientras se investía como dictador. Y que en este libro desfila como un inteligentísimo político, capaz de todo con tal de conseguir el poder democrático y el poder dictatorial. Fue un gran táctico hasta lograr que el Senado lo ungiera dictador. Durante 30 años mueve los hilos de la política y la guerra, hasta lograr concentrar todo el poder, manipulando y controlando a la democracia republicana. En suma, fue un dictador democrático, que supo conciliar ser líder del pueblo por su carisma y éxitos militares, y dictador perpetuo. A partir de entonces, eso fue el cesarismo.

Fichas bibliográficas:

Autor: Luciano Cánfora

Título: El mundo de Atenas

Editorial: Anagrama, 2014

Autor: Luciano Cánfora

Título: Julio César, un dictador democrático

Editorial: Planeta-Ariel, 2001