JPEG - 32.8 KB
De antaño el déficit moral

Desde el año 2011 cuestioné seriamente al hoy presidente, Pedro Pablo Kuczynski. Lo tenía vigorosamente vacado o tachado en mi mente, por ser, de por vida, un horrendo incapaz moral, cuyo reservorio inconsciente no conoció catarsis alguna.

Hice un estudio minucioso de lo que perpetró, al alimón con Alejandro Toledo, éste como presidente y el otro como ministro trejo, con el gas de Camisea, y concluí que ambos traicionaron al Perú, vilmente, regalando nuestro gas al extranjero. Fueron 4,3 trillones de pies cúbicos de gas los que "vendieron-regalaron”.

Aquí está, con pelos y señales, lo que escribí y describí el 13 de marzo del 2011:

Toledo-Kuczynski traicionaron al Perú regalando gas de Camisea
¿Frenesí de Toledo y PPK, como maridaje del delirium tremens de éxtasis alcohólico del hombre de Cabana con el hombre flemático inglés de arraigada crematofilia gringa?

La incapacidad moral del presidente Kuczynski, se desprende de sus actos: cambiar de versiones con altisonancia, mentir y mentir en forma repetida, despedir a procuradores que buscan fiscalizarlo, cuestionar allanamiento que un juez dispone a pedido fiscal, negarse tozudamente a comparecer ante el Congreso y declarar sobre cuestionamientos, confesar que su empresa Westfield Capital la usa un amigo chileno suyo, Gerardo Sepúlveda, quien contrata y cobra millones de dólares de la empresa corrupta Odebrecht SAC, siendo postora con el Estado peruano, mientras PPK es ministro, etc., etc.

La vacancia en cuestión es por los gravísimos actos de Kuczynski a través de una empresa suya (Westfield Capital) que usaba el citado ciudadano chileno Sepúlveda para enjuagues con Odebrecht, mientras PPK era ministro de Toledo (2004, 2005 y 2006), chileno que a su vez usaba su propia empresa (First Capital) para negociar igualmente con la confesamente corrupta Odebrecht, cuyo dueño está condenado y preso en Brasil, por corrupto. Lo grave es que Westield Capital y First Capital están domiciliadas en un departamento de Miami, Estados Unidos, que regenta Pedro Pablo Kuczynski, desde donde se han hecho negociazos con un montón de empresas, además de las de papel que fundaba Odebrecht: Trasvase Olmos e IIRSA Norte.

Por todo eso, propugno la VACANCIA, del gringo PPK, aún antes de que fuese presidente del Perú, sin olvidar el regalo antes narrado del gas de Camisea por Kuczynski, en dupla con Toledo, también el año 2006, así como el caso de Interoceánica Sur (donde se favoreció a Odebrecht, a cuál más, pese a estar prohibida de contratar con el Estado peruano) y de los tramos 2 y 3 de carretera que acometió IIRSA NORTE, también subsidiaria de Odebrecht, firma que era caserita de los amigos Kuczynski y Sepúlveda.

Para subrayarlo, reitero esta traición de Kuczynski-Toledo con el gas, que el subsuelo del Cusco lo almacena, pero cual ironía los cusqueños no tienen para consumirlo, ya que fue “vendido” a México, que en algún punto de altamar lo deriva hacia Chile.

Lean lo que informo en el trabajo anteriormente citado, publicado en marzo de 2011. Indígnense como yo y apoyen a voz en cuello la Vacancia de Kuczynski, quien no merece regir nuestros destinos. Para mí, a este tipo de personajes, como Alan García, Alejandro Toledo, Keiko Fujimori, Ollanta Humala, entre otros, los tenemos que vacar siempre y de veras por siempre.