JPEG - 29.7 KB

El éxito del pequeño contingente ruso en Siria modificó la correlación de fuerzas a favor del ‎gobierno legítimo de ese país y ha permitido poner a prueba más de 200 tipos de nuevas armas ‎rusas. Estados Unidos y sus aliados han perdido la batalla en Siria. La victoria del presidente sirio ‎Assad ya se reconoce internacionalmente. ‎

En teoría, la retirada de los 2 000 militares estadounidenses presentes a Siria no significa mucho ‎cuando sabemos que Estados Unidos dispone de un ejército que cuenta 1,3 millones de efectivos ‎y que tiene más de 200 bases militares en diferentes países. ‎

A pesar de ello, el anuncio del presidente Trump ha desatado una tempestad entre los dirigentes ‎del Pentágono y parlamentarios estadounidenses que se dedican al cabildeo por cuenta del ‎complejo militaro-industrial. Todos ellos hablan de la pérdida de influencia estadounidense en el ‎Medio Oriente en beneficio de Rusia. ‎

‎¿Qué es lo que saben esa gente y los gigantes mediáticos y que no están diciendo al público? ‎

Hasta ahora, la defensa antiaérea de Emiratos Árabes Unidos se garantizaba con misiles ‎antiaéreos Patriot PAC-3 pertenecientes al ejército de Estados Unidos. Pero en junio de 2018, ‎Emiratos Árabes Unidos firmó con Rusia una Declaración de Asociación Estratégica. En ese ‎documento Emiratos Árabes Unidos se interesa por el avión de combate ruso Su-35 y por los ‎misiles antiaéreos S-400. Varias fuentes deseosas de conservar el anonimato afirman que, ‎en cuanto se anunció la retirada de las fuerzas militares estadounidenses presentes en ‎suelo sirio, Emiratos Árabes Unidos expresó además el deseo de comprar el avión ruso ‎‎«invisible» de combate Su-57 para sustituir sus 49 Mirage-2000. ‎

Rusia aceptaría vender a los emiratíes ese armamento y todo el que quieran comprar ya que el ‎anuncio de la derrota del Estado Islámico [Daesh] por parte de Estados Unidos pone fin a la ‎operación Resolute Support, lo cual significa que la coalición anti-Daesh cerraría su sede en la ‎base aérea de Al-Dhafra, en suelo emiratí. En esa base está estacionado actualmente el ‎‎308º Grupo Expedicionario de la US Air Force, que se compone de aviones cisterna para el ‎reabastecimiento en vuelo, de drones [aviones sin piloto] RQ-4 Global Hawk, de aviones ‎‎«invisibles» F-22 Raptor, de bombarderos B-1B, etc.‎

Los dirigentes emiratíes se preguntan hasta qué punto pueden contar con Estados Unidos ‎si Trump llega a la conclusión que se ha gastado demasiado en la defensa de países ‎geográficamente lejanos de Estados Unidos. Los problemas de los kurdos en Siria, que ‎hasta ahora habían gozado de pleno respaldo por parte de Washington, podrían repetirse para ‎Emiratos Árabes Unidos. Esa posibilidad es la razón que lleva a los emiratíes a volverse ahora ‎hacia Putin: «Vladimir Vladimirovich, por favor, ¿pudiéramos ser amigos?»‎

Estados Unidos sufre así las consecuencias de la política del «Who is your Daddy?» que aplicó al ‎mundo entero. ‎