Red Voltaire

La clase política francesa y ‎las violaciones de la Constitución

La opinión pública francesa reacciona ante cada revelación de desvíos de fondos ‎públicos preguntándose por qué esos casos de corrupción se han hecho tan frecuentes ‎desde los años 1980. El autor de este artículo no se interesa en esos delitos y ‎denuncia algo que le parece más grave: la “privatización” del Estado en beneficio de ‎‎“inversionistas” extranjeros. Ese tipo de infraccion no existía, hasta ahora, en el seno ‎del gobierno, ni de la presidencia de la República, pero hoy se extiende hasta alcanzar ‎la cúpula de las instituciones, algo que comienza con privilegios indebidos y que va ‎creciendo, a menudo sin que los responsables políticos hayan pensado en ello de ‎antemano o incluso a su pesar, hasta llegar a crímenes incalificables. ‎

| Damasco (Siria)
+
JPEG - 45.8 KB
Los especuladores estadounidenses Henry Kravis (KKR) y Laurence Fink (BlackRock) apuestan ‎por Emmanuel Macron y por el jeque Mohamed bin Zayed.‎

El fin de la política en Francia

Francia no ha tenido un dirigente político capaz de asumir realmente la presidencia de ‎la República desde que Jacques Chirac sufrió un derrame cerebral (ictus o infarto cerebral), el 2 ‎de septiembre de 2005, casi 2 años antes de terminar su segundo mandato presidencial. A partir ‎de ese momento, el final de ese segundo mandato presidencial de Jacques Chirac estuvo marcado ‎por una encarnizada lucha entre el primer ministro, Dominique de Villepin, y el ministro del ‎Interior, Nicolas Sarkozy. Esa lucha se desarrolló medio de un estado de emergencia y de una grotesca ‎secuencia de insidias y calumnias que relegaron a un segundo plano el interés general de la ‎Nación. ‎

La elección de Nicolas Sarkozy como presidente de la República marca la llegada al poder de la ‎mentalidad «corporate» y, por consiguiente, el fin de la política en el sentido original de la ‎‎organización de la ciudad. El nuevo presidente dice querer gobernar el país como una empresa ‎y asume su función no como un cargo sino como un «job» (un “trabajo” o un “empleo”). ‎Su objetivo ya no es aplicar la voluntad popular sino transformar el país según su deseo personal ‎‎(«Yo quiero…»). En definitiva, asumiendo sus viejos vínculos con la CIA, Sarkozy alinea a Francia ‎tras las políticas de Estados Unidos, llegando incluso a poner las fuerzas armadas francesas bajo ‎las órdenes del Pentágono como miembro de la OTAN. ‎

Como reacción a los excesos de Sarkozy, su sucesor en la presidencia de la República, Francois ‎Hollande, se define como «un presidente normal», un hombre sin historia, sin ambición ‎personal… y también sin ambición para el país. Experto en disputas politiqueras, pero incapaz de ‎alguna reflexión política, Francois Hollande aprende su función presidencial de la mano de sus altos ‎funcionarios… que no saben de eso mucho más que él. Así lo afirmará después el propio ‎Hollande. Este insípido personaje se limitará a seguir la vía de su predecesor, lo cual lo llevará a ‎abandonar abiertamente sus supuestas convicciones socialistas. Sus únicas iniciativas consistirán ‎en tratar de imponer en Francia una moral puritana inspirada en el ejemplo de los presidentes ‎estadounidenses. ‎

Emmanuel Macron llega a la presidencia de Francia aupado por especuladores internacionales. ‎Su experiencia en la vida política –más bien habría que decir en la “politiquería”– es muy corta y ‎nunca se interesó realmente por la verdadera política. Le gusta imponer sus puntos de vista con ‎declaraciones chocantes y provocadoras y comportándose él mismo de manera ofensiva para ‎quienes no están de acuerdo con él. Emmanuel Macron financiariza todo lo que toca, ‎principalmente la ecología y las jubilaciones. ‎

Durante los últimos 14 años, los principales responsables políticos franceses han olvidado ‎cada vez más aquello que se solía llamar «servir a la Nación» y se han ocupado sólo de ‎acumular dinero para sí mismos. ‎

Resulta particularmente sintomático el hecho que, en las últimas elecciones presidenciales ‎francesas, ninguno de los candidatos importantes haya tratado de presentar una visión para ‎el país. Sólo presentaron programas de gobierno, como si la función presidencial hubiese ‎desaparecido. Bajo tales parámetros, los debates se circunscriben a hablar del manejo de ‎diferentes asuntos y a discusiones estériles sobre ciertas cifras. ‎

En mi libro Sous nos yeux [1] demuestro que esta deriva ‎provocó una “privatización” de la política exterior de Francia, lo cual sucedió sin que ‎nadie reaccionara en contra de ello. Francia se ha metido en toda clase de guerras –en Costa ‎de Marfil, en Libia, en Siria, en el Sahel–, poniendo sus tropas al servicio de intereses que ‎no tienen absolutamente nada que ver con sus propios intereses como país y participando, ‎eso sí, en masacres que han costado cientos de miles de vidas a pueblos de países lejanos. ‎

Esa práctica degradante se mantiene, inexorable, y ahora se extiende a la política interna. ‎

JPEG - 35.5 KB
El joven guardaespaldas de Emmanuel Macron, Alexandre Benalla (a la ‎derecha en esta foto), llega a la sede de la presidencia de la República con el nuevo presidente. ‎Allí participa en la aparición de un proyecto sobre “la creación de un servicio de seguridad ‎interna”, probablemente por cuenta de la OTAN. Simultáneamente, Benalla contrae un ‎compromiso de subordinación con el mafioso Iskandar Majmudov, “padrino” financiero de ‎Benyamin Netanyahu.‎

Emmanuel Macron y
la financiarización de la ecología

El hoy presidente Emmanuel Macron había anunciado su intención de «reverdecer Francia». ‎El anuncio de la próxima salida de Estados Unidos del Acuerdo de París sobre el calentamiento ‎climático le dio el pretexto para desenterrar esa promesa y responder al presidente ‎estadounidense con un resonante «Make our planet great again!».‎

Es necesario recordar el trasfondo de esa polémica, que no tiene nada que ver con la ‎propaganda de las partes sobre ese tema. En 1997, el Protocolo de Kioto designa 5 gases de efecto invernadero e instituye un Fondo de Adaptación administrado por el Banco Mundial y un ‎sistema de permisos negociables. Se trata a la vez de limitar la emisión de esos gases y de ‎financiar la industrialización de los países en vías de desarrollo permitiendo a estos últimos vender ‎a los países desarrollados su “derecho a contaminar”. Aunque está decidido a no soltar ‎ni un centavo, el presidente demócrata Bill Clinton ratifica ese texto públicamente y por debajo ‎de la mesa lo hace rechazar por el Senado, donde el voto en contra es unánime. ‎

Al mismo tiempo, Bill Clinton confía a su vicepresidente, Al Gore, la creación de una bolsa de ‎permisos negociables. Al Gore pone la redacción de los estatutos de esa bolsa en manos de un ‎joven abogado desconocido… un tal Barack Obama. Teniendo en cuenta los futuros montos de ‎los permisos negociables, la finanza estadounidense conservará así su predominio mundial ‎‎ [2]. ‎

Cuando Barack Obama se convierte en presidente de Estados Unidos, hace validar ese dispositivo ‎por el Acuerdo de París, en 2015. Pero 4 gases de efecto invernadero han desaparecido del ‎documento y sólo queda el dióxido de carbono (CO₂), cuyo supuesto impacto en realidad es ‎mínimo pero que, cuando es producido por el hombre, viene del consumo de carbón, gas y ‎petróleo, o sea de las «fuentes de energías fosiles». La focalización sólo en ese gas –el CO₂– ‎busca abrir nuevos mercados a la industria automovilística, hoy declinante y llamada a reciclarse ‎pasando al automóvil eléctrico, sin perjudicar a la industria petrolera, que encuentra un nuevo ‎rumbo en el sector del plástico. ‎

El presidente francés Emmanuel Macron concibe entonces un nuevo gravamen sobre los ‎combustibles, cuya aplicación desencadena el movimiento de los «Chalecos Amarillos». ‎En cuestión de semanas, los franceses toman conciencia de un fenómeno que venían observando ‎pasivamente desde hace casi 30 años: la globalización de la economía y de la finanza está destruyendo las clases medias en Occidente [3]. ‎El presidente Emmanuel Macron está en dificultades porque no tiene intenciones de cuestionar el orden ‎financiero global. ‎

JPEG - 37.8 KB
Hecho único en la historia de la Quinta Republica francesa, el presidente ‎Emmanuel Macron utiliza el salón del Consejo de ministros para recibir especuladores (con espejuelos, sentado junto a Macron, el empresario y financiero estadounidense Laurence Fink).

Emmanuel Macron y
la financiarización de las jubilaciones

Para entender a quiénes obedece Emmanuel Macron, no hay que buscar en Francia sino en el ‎extranjero. Aunque el banco Rothschild tuvo un papel en la elección de Macron, ‎su influencia no fue tan importante como se cree. Fue el estadounidense Henry Kravis, patrón del principal ‎‎hedge fund (fondo de inversiones de riesgo), KKR, quien desempeñó un papel ‎considerablemente más importante, esencialmente decisivo [4]. Henry Kravis debe su fortuna al uso de una técnica financiera que se sitúa en ‎el límite de la legalidad: la compra de empresas mediante el endeudamiento, lo cual se designa ‎como «LBO», siglas en inglés por leveraged buy out, en español “compra apalancada” o ‎‎“compra financiada por terceros”. Fue Henry Kravis quien introdujo al joven y ambicioso ‎Emmanuel Macron en el Club de Bilderberg y quien, siendo Macron ya presidente, le escogió su ‎primer ministro, Edouard Philippe.‎

Hasta ahora, Henry Kravis era visto como un tiburón de la finanza y nadie en Wall Street ‎consideraba aliarse con KKR [5]… ‎con excepción de BlackRock, el primer gestor de activos del mundo, firma para la cual la crisis ‎financiera de 2008 fue una oportunidad de oro. ‎

El 25 de octubre de 2017, el presidente Emmanuel Macron “privatiza” el salón de reuniones del ‎Consejo de ministros de la República Francesa para celebrar allí un seminario de grandes ‎especuladores, entre los que se halla Laurence Fink, fundador y presidente de BlackRock ‎‎ [6]. ‎Acompaña a Laurence Fink uno de sus empleados, el barón George Osborne, ex ministro de ‎Economía y Finanzas del Reino Unido. El primer ministro francés Edouard Philippe y varios de ‎sus ministros –Muriel Penicaud, ministra del Trabajo; Bruno Lemaire, ministro de Economía y ‎Finanzas; Elisabeth Borne, ministra de Transportes; y Benjamin Griveaux, secretario de Estado ante ‎el ministro de Economía y Finanzas Bruno Lemaire– comparecen ante los invitados extranjeros del ‎presidente Macron. ‎

En esa reunión, el presidente de la República Emmanuel Macron y su ministro de Economía ‎y Finanzas Bruno Lemaire exponen a sus ilustres invitados el plan del gobierno francés para ‎financiarizar los ahorros de los franceses: imponer una reforma del actual sistema de jubilaciones ‎renunciando a la solidaridad entre las generaciones para instaurar un sistema de capitalización. ‎Para ello acaban de escoger a un viejo político –70 años en aquel momento–, Jean-Paul ‎Delevoye, y lo nombran Alto Comisionado para la Reforma de los Jubilaciones. Jean-Paul ‎Delevoye es un viejo amigo de Jean-Francois Cirelli, el jefe de BlackRock en Francia. Macron y ‎Lemaire también explican su intención de deslizar discretamente en el proyecto de Ley sobre el ‎Crecimiento y la Transformación de las Empresas, la llamada «Ley PACTE», un artículo que ‎permitiría «mejor accesibilidad al ahorro-jubilación», o sea dar acceso a los más ricos a una ‎jubilación por capitalización. ‎

Sin embargo, después de 2 años de consultas, los electores todavía no saben en qué consistirá la ‎reforma de las jubilaciones. Un día se denuncia el gasto que representan ciertos regímenes ‎especiales de jubilación y –en nombre de la “justicia social”– se lanzan llamados a uniformizar ‎el sistema y al día siguiente se oyen lamentos sobre el aumento de la esperanza de vida y ‎se aconseja extender la vida laboral para equilibrar las cuentas. En realidad, ningun país del ‎mundo tiene un sistema único de jubilación y, teniendo en cuenta el «desempleo de los ‎seniors», nada permite afirmar que alargar la vida laboral llegue a permitir algun tipo de ahorro. ‎Todo ese ruido tenía como único fin esconder el verdadero objetivo del gobierno: eliminar la ‎solidaridad entre generaciones e implantar el sistema de capitalización. Surge así el gigantesco ‎movimiento de protesta social –con la participación de los «Chalecos Amarillos»– que ya completa 2 semanas de huelga. ‎

En medio de todo esto, el diario Le Parisien publica una revelación que tiene el efecto de una ‎bomba: en violación de la Constitución, Jean-Paul Delevoye mantiene un vínculo de ‎subordinación con el IFPASS, el organismo de formación profesional de la Federación Francesa de ‎Seguros, principal beneficiario de la reforma proyectada [7]. Delevoye mantiene también vínculos con un segundo organismo de ‎formación profesional vinculado al anterior. Uno tras otro aparecen 14 vínculos de ‎subordinación del “venerable sabio”, quien demora sin embargo 8 días antes de decidirse a ‎dimitir. ‎

Lejos de criticarlo, el presidente Emmanuel Macron deplora la dimisión de Delevoye, mientras que ‎Gilles Le Gendre, presidente de la mayoría parlamentaria de la República en Marcha, el partido ‎del presidente, en la Asamblea Nacional, proclama su «respeto ante su valiente decisión». ‎Resulta que el presidente de la República, el primer ministro y casi todos los miembros ‎del gobierno conocían desde hace tiempo las vinculaciones de Delevoye, pero no hicieron nada, ‎a pesar de que estaban en la obligación de denunciarlo. Tardíamente, el asunto llega a manos ‎del Fiscal de la República. ‎

Así se ha pasado de la corrupción, generalizada en tiempos del presidente Francois Mitterrand, a ‎la “privatización” del Estado. Se ha pasado de la violación del Código Penal a la violación de la ‎Constitución de la República. Sería estúpido creer que ese fenómeno no tendrá consecuencias. ‎

[1] Sous nos yeux, Thierry Meyssan, Demi-Lune, 2017. Este libro existe en español bajo el título De la impostura del 11 de septiembre a Donald ‎Trump. ‎Ante nuestra ‎mirada, la gran farsa de las primaveras árabes, y ha sido publicado en Argentina, España, Colombia, México, Perú y está disponible en ‎Amazon.

[2] «1997-2010: La ecología financiera», por Thierry Meyssan, Оdnako ‎‎(Rusia), Red Voltaire, 28 de abril de 2010.

[3] «Occidente devora a sus hijos», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 4 de diciembre de 2018.

[4] «¿Con quién está en deuda Emmanuel ‎Macron?», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 11 de diciembre ‎de 2018.

[5] Barbarians at the Gate, Bryan Burrough, Harper & Row, 1990.

[6] «Comment l’Élysée a déployé le tapis rouge au roi de Wall Street» [en español, “Cómo la ‎presidencia de Francia puso la alfombra roja para el rey de Wall Street”], Le Canard enchaîné.

[7] «L’oubli gênant de Jean-Paul ‎Delevoye», [en español, “El embarazoso olvido de Jean-Paul Delevoye”], Catherine Gaste, Le Parisien, 9 de ‎diciembre de 2019.

Red Voltaire

Voltaire, edición Internacional

El bando francés de la colonización ‎al asalto de Siria y Mali
El bando francés de la colonización ‎al asalto de Siria y Mali
De la impostura del 11 de septiembre a Donald Trump (14/25)‎
 
Reconstitución del bando francés de ‎la colonización‎
Reconstitución del bando francés de ‎la colonización‎
De la impostura del 11 de septiembre a Donald Trump (13/25)‎
 
Una victoria de la Francia que quería la paz
Una victoria de la Francia que quería la paz
De la impostura del 11 de septiembre a Donald Trump (12/25)‎
 

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.