JPEG - 14.8 KB

Por vez primera en la historia el precio del barril de crudo de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) superó los 47 dólares el barril.

La nota indica que la canasta de las siete variedades del hidrocarburo producido por esa organización se vendía ayer al cierre a 47,01 dólares, 84 centavos por encima del precio alcanzado el martes.

Advierte el comunicado que este es el precio más alto alcanzado por el crudo del cártel desde el 21 de octubre de 2003, cuando se cotizó a 46,61 dólares.

Por su parte, el secretario general en funciones del grupo, Adnan Chihab-Eldin, indicó que no se puede descartar la posibilidad de que el precio del petróleo llegue hasta los 80 dólares el tanque de 159 litros en los dos años próximos, si llega a ocurrir una interrupción de los suministros.

En declaraciones al diario kuwaití Al-Qabas en esta capital, el funcionario indicó que si esto ocurre será por corto tiempo pues dijo confiar en que las inversiones aumentaran para expandir la producción y satisfacer la demanda.

El precio del crudo cerró la víspera en el New York Mercantile Exchange a 53,05 dólares el barril (d/b) la variedad West Texas Intermediate (de referencia en Estados Unidos), para entrega en abril.

El martes había culminado la sesión a 51,68 d/b.

La subida ocurrió tras la divulgación del informe semanal del Departamento de Energía que mostró el aumento de las reservas de petróleo y de gasolina y la reducción de las de gasóleo para calefacción y diesel.

En la jornada se informó además que las refinerías del país operaron sólo al 89,3% de su capacidad en la semana que terminó el 25 de febrero, el nivel más bajo desde octubre anterior.

El crudo almacenado en Estados Unidos aumentó en 2,4 millones de barriles en esa etapa, el 0,8% más que la semana anterior, hasta 299,4 millones de barriles, de manera que se encuentran por encima del promedio en esta época del año.

Las existencias de gasolina, según el informe oficial, aumentaron en un millón de barriles (el 0,4%), a 224,5 millones.

En cambio, las reservas de gasóleo para calefacción bajaron en 1,8 millones de barriles, el 1,6% en relación con la semana anterior, y quedaron en 110 millones.

Los datos sobre reservas y actividad en las refinerías provocaron ansiedad en el mercado por parte de fondos de inversión y otros especuladores.

Contribuyó a esta situación la divulgación de noticias acerca de problemas en dos refinerías de Texas, en una de las cuales se debió paralizar la producción de gasolina por problemas técnicos.