JPEG - 15.7 KB
Raul Reyes

Nuevo embate entre guerrilleros y el gobierno colombiano. Ahora las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc-EP) afirman en un comunicado que las posibilidades de canje de secuestrados por guerrilleros presos están lejos de concretarse por culpa del presidente colombiano, Álvaro Uribe, y que los futuros diálogos están condicionados al reconocimiento de su condición de organización política revolucionaria armada del pueblo. "Por fuera de las leyes del régimen gobernante, donde los acuerdos deberán ser ratificados por medio de una Asamblea Nacional Constituyente", agrega el Secretariado del Estado Mayor Central de la organización.

La organización guerrillera declara que el descontento ha crecido una vez que Uribe congeló la posibilidad de los familiares de los prisioneros de guerra de gestionar el intercambio humanitario con personalidades, la Iglesia Católica y la comunidad internacional. La decisión ha sido tomada después que el gobierno resolvió extraditar el dirigente guerrillero Simón Trinidad a Estados Unidos. "Los familiares saben que, sin el regreso de Simón a Colombia, las posibilidades del acuerdo de canje están lejos de concretarse por culpa de Álvaro Uribe y su equipo de Gobierno", afirma.

Las Farc afirman todavía que mantienen la propuesta de canje de prisioneros inmodificable. El grupo de personas canjeables solo serán libertadas cuando el gobierno también libertar la totalidad de guerrilleros y guerrilleras en su poder, incluidos Simón Trinidad, Ricardo González y Sonia. Critican principalmente la "grotesca" ley de Verdad, Justicia y Reparación o ley de Justicia y Paz, que, para ellos, se proponen satisfacer las exigencias de las bandas de los narco-paramilitares. O sea, estas leyes sólo servirán para cubrir de impunidad los crímenes de lesa humanidad, cometidos por paramilitares y narcotraficantes, y las responsabilidades del Estado.

Al contrario de la paz, el dirigente de las Farc Raul Reyes hizo fuertes amenazas. Declaró a la prensa colombiana que las acciones armadas incluirán las grandes ciudades y dijo que el plan de seguridad democrática de Uribe es un fracaso. Los recientes ataques contra el Ejército colombiano, en los que han muerto 34 hombres y 26 más han resultado heridos, responden a una escalada armada que se vivirá en todo el país. Para ello, el repliegue de las Farc terminó y los guerrilleros están orientados a acabar con el Plan de Seguridad Democrática del gobierno. "El presidente Uribe, así como altos mandos del Ejército y la Policía, le mienten al país al asegurar que están ganando la guerra y no es cierto que tengan controlado el orden público".

Tres militares y un guerrillero muertos en Sucre. Cinco muertos, entre ellos un niño, y 20 heridos al estallar explosivos en una casa en una aldea del departamento del Meta. De otro lado entre 70 y 80 guerrilleros de las Farc han sido abatidos por el Ejército en los últimos 20 días en una zona rural de Vistahermosa. Una sala de control y el centro de operaciones de la subestación El Yarumo, en Puntamayo, quedaron totalmente destruidos y se interrumpió el fluido eléctrico a cinco municipios de la región, a causa de un ataque de las Farc. En Huila y Tolima guerrilleros bloquearon la vía que conduce del sur al centro del país, instalaron un retén y quemaron un autobús de servicio público que transportaba a 17 pasajeros. Estos han sido solo algunos acontecimientos que marcan la actual ofensiva de las Farc contra el gobierno.

También en Antioquia guerrilleros del frente 34 de las Farc activaron el campo minado, matando dos soldados y otros dos están en el hospital de Apartado. En esa misma región murieron el pasado 9 de febrero 18 militares y once guerrilleros en combates con las Farc. El pasado día 14 de febrero perecieron tres niños al pisar minas instaladas por el mismo grupo guerrillero en Vistahermosa (Meta).

La Comisión Internacional de las Farc aún señalaron en carta abierta a los pueblos y gobiernos del mundo que existe un régimen político cada vez más violento, un gobierno que hace del terrorismo de Estado y del secuestro su mayor bandera. "Quién no sabe que el actual inquilino de la Casa de Nariño es un individuo carente de moral, de sentido de Patria, sin principios, enfermizamente obsesionado en la guerra contra el pueblo, un fascista que no sabe ni quiere saber de diálogo, de convivencia pacífica, un mentiroso de cinco suelas, que no merece el reconocimiento ni goza del aprecio y beneplácito de la Comunidad Internacional", afirmaron sobre el presidente Uribe.

Agencia Adital