JPEG - 15 KB

El lago Sanango, ubicado a 10 kilómetros de la ciudad de Yurimaguas, es el más grande y productivo con el que cuenta la provincia de Alto Amazonas, ya que ahí se encuentran los más variados peces como el dorado, doncella, gamitana, entre otros, que son vendidos en el mercado de Yurimaguas y en general en toda la provincia.

Desde la semana pasada luce desolado y con sus aguas totalmente contaminadas, registrándose hasta el momento cinco toneladas de peces muertos.

"Lo que ha ocurrido aquí es una catástrofe ecológica de gran consideración para los recursos hídricos, ya que este lago aporta una de las riquezas piscícolas en toda la provincia de Alto Amazonas. Irresponsablemente algunos pescadores ilegales, en forma criminal utilizaron un toxico que tiene un poder letal que mató a todos los peces. Se ha soltado, aguas arriba de este lago, un pesticida que tiene un efecto sobre todas las especies de flora y fauna. Estamos viendo que en las riberas se está presentando el impacto en los vegetales", explica Fernando Fernández Rengifo, Director de Salud Ambiental de la Red Alto Amazonas.

Todo indica que los pescadores ilegales quisieron efectivizar su labor utilizando sustancias más potentes que el barbasco. Se presume que la sustancia que mató a los peces y a toda la vegetación de los alrededores, sean un plaguicida comúnmente usado para labores agrícolas. "Se han tomado las muestras, se han hecho los parámetros de referencias para determinar las trazas de plaguicidas que utilizaron, en unos días tendremos los resultados desde Lima", dijo Fernández Rengifo.

En mérito a las evaluaciones preliminares hechas por sectores que tienen que ver con el tema, la Dirección Sub Regional de la Producción formuló denuncia penal contra un grupo de personas, quienes serían los presuntos autores del delito. Por su parte, el Ministerio Público inició la investigación de oficio. De otro lado, es preciso señalar que los pobladores iniciaron la limpieza del lago y procedieron a enterrar a los peces contaminados.

Adital (Extraído del diario Pro & Contra/13.06.2005 e Agencia Walsh, 15.06.2005)