JPEG - 21.2 KB

También en Brasil, Uruguay y Argentina se reprodujeron estas manifestaciones. Muchos mexicanos identificados con la derecha o sin nociones políticas ven con cierto miedo y temor cada que Hugo Chávez abre la boca y apresuradamente lo relacionan con López Obrador. Como lo dicho por el presidente de Coparmex (organismo empresarial), Alberto Núñez:

“El sector patronal externó su rechazo a gobiernos populistas y demagogos por lo que advirtió que teme al propósito del presidente de Venezuela, Hugo Chávez de influir en México”.

O por las amenazas del presidente nacional del Partido Acción Nacional (PAN), Manuel Espino, profirió contra el gobierno de Venezuela:

- ¿Cuáles serían esas acciones?

- Ya se enterará Hugo Chávez.

- ¿Implica activismo de panistas en Venezuela?

- Implica lo que sea necesario, respetando la legalidad y la soberanía de las naciones, pero apoyando el proceso de democratización de los pueblos que hoy tienen un autoritarismo.

- Vladimir Villegas dice que la injerencia del PAN en Venezuela es una de las causas de este conflicto.

- ¡Qué bueno que lo cita! Vladimir Villegas, ex embajador de Venezuela en México gracias a Dios, se dedicó a apoyar actividades de partido de Andrés Manuel López Obrador (AMLO); evidentemente la estrategia de Chávez en México era apoyar el populismo de Estado más parecido al de él, que es el de Andrés Manuel, y los medios acreditaron esos hechos.

- Esas acciones que van a tomar, ¿no afectarán más las relaciones?

- Al contrario, a nosotros nos interesan las buenas relaciones con los ciudadanos, con los pueblos, no con los gobiernos autoritarios. Chávez no es Venezuela, Chávez es el presidente autoritario de Venezuela, y a nosotros nos interesa una buena relación con aquéllos.

Pero la realidad es que el candidato del PRD tomó distancia y defendió la investidura presidencial (mas no a Fox) esta semana en entrevista (16.XI.05) con la periodista de Televisa, Adela Micha, al comentar “yo no tengo nada que ver con Chávez, absolutamente” y asegurar que no ha tenido contacto alguno con él desde que fue alcalde de la Ciudad de México. Además, si observamos el origen de ambos personajes, hay diferencias muy marcadas; como la formación pacifista y de centro izquierda de AMLO y la instrucción militar e izquierdista de Chávez. Así como muy pronunciadas similitudes en el énfasis que ambos gobernantes le confieren al combate a la pobreza y a su oposición al neoliberalismo.

Pienso que este renovado retorno de la izquierda activa esa pequeña neurona dentro de muchos que dice “revolucionario latinoamericano”, y enciende toda una serie de prejuicios ideológicos con raíces muy profundas en la Guerra Fría del siglo pasado. Joder, el mismo Hugo Chávez es un rojillo que utiliza indiscriminadamente el color rojo en toda su vestimenta, igualito que el gobernador Eduardo Bours de Sonora, rojillo pero del capital empresarial:

Fuera de la posición de algunos medios, quienes ridícula y patrioteramente consideraron que la agresión contra Fox era una agresión contra México, nuestro nacionalismo hipócrita se erosiona por las cada vez más obvias y verídicas acusaciones de Chávez: nuestro país es el patio trasero de los Estados Unidos y el libre comercio sólo ha beneficiado a un pequeño sector de la población.

Es realmente vergonzante cómo muchos de mis amigos y conocidos escuchan hablar de Chávez y Venezuela e ignoran por completo la historia política contemporánea de esta nación sudamericana y los constantes intentos golpistas de los estadounidenses en contra de un pueblo y su gobierno democráticamente elegido.

Esto contrasta con el impresionante conocimiento que los venezolanos tienen de la cultura y la historia mexicana. Como en el seguimiento que se dio en Radio Nacional de Venezuela a la manifestación de del sábado 19, repleta de alusiones al presidente Juárez, a Francisco Villa y Emiliano Zapata, así como a nuestros símbolos patrios y nuestras canciones populares. La crónica del escritor Paco Ignacio Taibo II en La Jornada (21.XI.05) es ilustrativa.

Parecería que los verdaderos mexicanos son ellos, no nosotros, ya que tratan de despertarnos de nuestro letargo neoliberal para tomar posiciones, porque, para bien o para mal, el próximo año habrá elecciones en nuestro país y en Venezuela. En juego estarán dos visiones de gobierno; una que busca continuar el actual modelo de explotación y otra que al menos trata de moderar la brutal pobreza que sufre más de la mitad de los mexicanos.

Cualquiera que intente culpar al chavismo por su enfrentamiento con México, tendría que verse forzado a analizar la información de los medios para ver quiénes son los verdaderos injerencistas y agresores.

El pasado viernes 18, el derechista y gobernante Partido Acción Nacional PAN, a través de su vocero Manuel Espino, afirmó que apoyará “todas las acciones que sean necesarias” para debilitar al presidente Chávez, en diciembre próximo, cuando se renovará la Asamblea Nacional, porque “hoy por hoy es una de las expresiones más autoritarias en América Latina”, por medio de la Organización Demócrata Cristiana de América (ODCA), que aglutina a 30 partidos políticos.

Según un análisis del golpe de Estado contra Chávez en 2002, la ODCA tuvo un papel protagónico determinante:

La conexión democristiana

Madrid es la capital internacional de los socialcristianos del partido COPEI, cuyo líder Eduardo Fernández, ex presidente de la Organización Demócrata Cristiana de América (ODCA) se encontraba en Madrid en los días anteriores al golpe y regresó a Caracas vía Washington, donde –aparentemente- tenía una reunión de la ODCA. Muchos dirigentes de COPEI y hombres de negocios vinculados a Rafael Caldera figuraban en el entorno de Carmona y están involucrados en el golpe. COPEI y Aznar/PP tienen vínculos estrechos por su pertenencia a la Internacional Demócrata Cristiana y la Fundación Iberoamericana. La conexión democristiana del golpe tiene un núcleo fuerte en el Opus Dei. COPEI y Primero Justicia fueron los dos partidos de la oposición a Chávez directamente implicados en el golpe.

Supongamos que el presidente Chávez es de hecho autoritario. ¿Qué sucede con todas las elecciones limpias en las que ha salido victorioso? A muchos no les gustará, pero el presidente de Venezuela tiene tras de sí el apoyo mayoritario de su dividida nación. Mientras Vicente Fox ganó la presidencia sólamente con el 42 por ciento de los sufragios y George W. Bush ganó por fraude en 2000 y en 2004. Sin embargo ellos han sido más autoritarios que el mismo Hugo Chávez. Irak y el desafuero de AMLO son ejemplos claros.

Si la élite de México piensa que la imagen de Chávez volverá a provocar una nueva guerra capitalismo contra comunismo, se está equivocando, porque el giro hacia la izquierda de Latinoamérica se ha vuelto irreversible y depende de ellos que la transición avance sin sangre, sin una guerra sucia entre hermanos. Pero este linchamiento ya lo inició el candidato presidencial del PAN, Felipe Calderón (Fe-Cal): consideró que los dos diputados del Partido de la Revolución Democrática (PRD, partido que postula a López Obrador) que asistieron a la manifestación de Caracas podrían incurrir en el delito de traición a la patria por apoyar a un gobierno extranjero.

¡Eso Fe-Cal! ¡Hagamos patria y matemos a los rojillos!

Sin embargo, la mayoría de los mexicanos parecieron no entender esta confrontación: en la más reciente consulta de la directora de Demotecnia, María de las Heras, para el periódico Milenio (22.XI.05) siete de cada diez mexicanos dijeron que Chávez tenía la culpa en el diferendo con el presidente Fox. ¿Qué es lo que da tanta comezón de la marcha de Chávez? ¿De qué manera se volvió una provocación de guerra ver al tipo haciendo el ridículo cantando “El Rey” con ¡UN MALDITO SOMBRERO!? ¿En qué emisión televisiva es posible ver esta calidad de entretenimiento? Creo que todo este resentimiento viene de una envidia escondida, porque Fox tiene la gracia de un palo de escoba, contra Hugo Chávez, un showman rebelde. Más que odio debería causarnos gracia verlo y orgullo que los venezolanos festejaron ese día a MÉXICO y no a Fox.

Como dije anteriormente, Fox no habla por México y si se trata de escoger bandos, sin pensarlo dos veces me pongo del lado de Venezuela.

The Narco News Bulletin