De ese modo comenzó una historia, demasiado larga ya, y caracterizada desde ese momento y hasta hoy, por las violaciones del Derecho y la Constitución de Estados Unidos, en aras de los más mezquinos intereses políticos enfilados contra Cuba.

Interminable resulta la relación de acciones ilegales realizadas contra los Cinco, que van desde cuando fueron interrogados durante largas horas sin que se les permitiera nombrar un abogado y luego mantenidos en confinamiento solitario durante 17 meses, hasta la más reciente decisión de los jueces del Onceno Distrito del Tribunal de Apelaciones de Atlanta.

Entre uno y otro momento han transcurrido ocho años en que la manipulación política del proceso ha sido una constante. Durante ese tiempo, los medios de comunicación de la Florida desplegaron una feroz campaña contra ellos, calumniándolos y ocultando la verdad, así como también las condiciones inhumanas en que eran mantenidos.

Reiteraron de manera insistente, hasta dejarlo establecido, el concepto de espías, procedimiento mediante el cual lograron un ambiente de extrema hostilidad contra los acusados, especialmente en la ciudad de Miami, impuesta como sede del juicio.

El silencio que siguió a las exorbitantes condenas sirvió para ocultar, entre otras cuestiones, que la misión de Los Cinco consistió exclusivamente en penetrar organizaciones terroristas integradas por mafiosos de origen cubano existentes en la urbe floridana, con el objetivo de descubrir sus planes, ofrecer esa información al gobierno cubano e impedir acciones criminales contra Cuba y los propios EE.UU., tal como ha sido demostrado.

Hasta hoy nadie ha probado que los acusados investigaran sobre las actividades políticas y militares de las Fuerzas Armadas norteamericanas o sobre la defensa nacional de ese país, a pesar de lo cual los medios de prensa estadounidenses y otros continúan endilgándoles el término de espías en todas las referencias públicas.

Solo la intencionada politización del proceso explica que la mayoría del pleno del Tribunal de Apelaciones de Atlanta desestimara las valoraciones realizadas por los dos únicos colectivos especializados, que después del juicio, estudiaron el caso a fondo.

Se trata del informe del Grupo de Trabajo de la ONU sobre Detenciones Arbitrarias, donde expertos de varias naciones declararon en mayo del 2005 que el arresto ocurrido el 12 de septiembre de 1998 y las condiciones de su confinamiento posterior, fueron arbitrarios e ilegales.

Súmese a ello el sustancioso dictamen de 93 páginas del panel de tres jueces pertenecientes a la misma instancia judicial de Atlanta, que ofrece pormenores acerca de las circunstancias adversas para los acusados en que se llevó a cabo el juicio, como resultado del ambiente prejuiciado existente en Miami contra la Revolución cubana y las brutales presiones y amenazas sobre el jurado por la camarilla mafiosa de origen cubano, poseedora de un enorme poder real en esa comunidad.

La justeza y el rigor del mencionado documento y la decisión de anular las sentencias y efectuar un nuevo juicio en otra sede, ahora rechazada por la mayoría del Pleno, fueron tales que mantuvo durante un año las expectativas de un resultado favorable a los acusados, a pesar de que esa instancia había aceptado la revisión del dictamen, lo que ocurre de manera excepcional.

Este caso sigue el curso establecido por los canales del sistema judicial estadounidense, pero ante las abrumadoras evidencias de manipulación política, adquiere mayor relevancia la labor de los grupos de solidaridad con los Cinco, particularmente los existentes en Estados Unidos, los cuales deben contribuir a que tamaña injusticia sea conocida por los norteamericanos.

El elevado sentido justiciero demostrado en otras ocasiones por ese pueblo cuando es informado debidamente, hace suponer que a él corresponde un importante, y quizás decisivo papel protagónico para que finalmente se haga justicia y René, Gerardo, Ramón, Antonio y Fernando puedan regresar al seno de su Patria.

Un paso importante en ese camino se anuncia para el próximo día 23, cuando se efectúe frente a la Casa Blanca una marcha en favor de la verdad de los Cinco.

Fuente
Agencia Cubana de Noticias
La Agencia Cubana de Noticias (ACN) es una división de la Agencia de Información Nacional (AIN) de Cuba fundada el 21 de mayo de 1974.

Agencia Cubana de Noticias