Noviembre 2006 ... La agencia clasificadora Standard & Poor Rating Services, subió la clasificación de crédito soberano del Perú a largo plazo, de BB a BB+ ... S&P considera que el gobierno de Alan García ha logrado avanzar en estabilizar la situación social fortificando la gobernabilidad. “Sin embargo, los factores fundamentales que dieran origen a la inestabilidad social, siguen vigentes en el Perú ... En el mediano plazo, la historia crediticia del Perú podría continuar su tendencia ascendente si se profundiza la estabilidad social, pero podría también tener presiones a la baja, si las condiciones sociales se deterioran y afectan la gobernabilidad y la implementación de políticas económicas” dijo Sebastián Brioso de S&P.

Hoy casi finales de julio 2007 a un año de tomado el cargo el presidente García, encontramos un cuadro similar al de julio 2006:
-  estabilidad macroeconómica;
-  descontento social; lo de los maestros y el aprovechamiento político de los antagonistas del régimen, son la “punta del iceberg”. El descontento generalizado en el campo, sigue creciendo; el que la gente en la puna tenga celular –señorita ministra de TyC- no significa desarrollo;
-  TLC a como dé lugar;
-  penetración chilena en la economía sigue en progreso. El pisco –señorita ministra de Comercio Exterior y Turismo- es un “icono peruano”; la pobreza de capacidad de gestión comercial de nuestros empresarios agro-exportadores y del gobierno peruano en general y su incapacidad de unir esfuerzos en forma cohesionada, decidida e inteligente, no puede hacer de Chile el exportador de productos chilenos, producidos en el Perú (aceitunas, chirimoyas, paltas, ... y ahora formalmente el pisco?; esto además del celebrado “molibdeno” producido en nuestras minas, que Chile re-exporta con un pequeño valor agregado a cinco veces el valor que paga al Perú y de su penetración en la gestión portuaria asociados con “insignes peruanos”; a lo que hay que agregar su dominio del comercio en el mercado de consumo y su penetración en el sistema financiero);
-  el Banco Agropecuario insignia de campaña del presidente García, está igual o peor que hace una año y ahora su presencia se excluye de aquellos lugares donde esté presente un banco privado; ¿es que la banca privada está presente en la agricultura?; el que el ministro de ese sector, sea el reciente expresidente de la Asociación de Bancos, no significa nada. No debe implicarse que el BA vuelva a ser lo que fue antes, estamos en otra época y ello no debe volver a repetirse, pero sí debe ser un eficiente canal para llevar el crédito allí donde la banca privada no tiene presencia efectiva; o ¿es mejor dejar a los agricultores en manos de los criminales habilitadores, que son parte de un “sistema perverso”?.
-  el sistema financiero sigue rigiéndose por una ley que no existe en ninguna parte del Mundo y que consagra legalmente la “usura” y el despojo de activos hipotecados por sus propietarios que recurrieron a un crédito “mal dado” exprofeso, como es el caso de los préstamos al agro que tienen una débil –muy débil- protección en una “ley de rescate financiero agrario – RFA” (ya se perdió la cuenta sobre en qué edición anda), que no ha rescatado a ningún agricultor, o tal vez a sí, singularmente a algunos afortunados; y que de manera muy eficiente ha rescatado los “balances” de los bancos a quienes se les deja expedita la ejecución de las tierras a precio de “regalo” como viene ocurriendo. Hemos visto recientemente en algún diario una denuncia al respecto hecha precisamente al ministro de agricultura (expresidente de Asbanc y exgerente general de uno de los bancos más importantes). ¿RFA; para quién?. El sistema financiero privado peruano, es “no desarrollista” por definición de los grupos económicos –peruanos y extranjeros- que lo manejan; en el Perú, no hay banca de inversión y se evita todo mecanismo que pueda generar desarrollo (v.g. la ley marco para el desarrollo económico del sector rural, ley 28298, cuya reglamentación se viene evitando reiteradamente desde hace tres años, lo que impide la viabilidad de esa buena intención del gobierno llamada “Sierra Exportadora”, que no cuenta con un mecanismo que la pueda hacer exitosa), aunque estos dispositivos conlleven la posibilidad de mejores posibilidades de negocios a esos mismos grupos, no importa; la definición es que el “Perú no se desarrolle”; hay que mantener al peruano aletargado y en le ignorancia; no se debe relanzar estructuralmente la “clase media” y la “pequeña y mediana” empresa (que en el Perú casi no existe). La postergación de la educación en el Perú, es de antiguo y tiene que ver con esta definición de “no al desarrollo con inclusión”, sino más bien “desarrollo exclusivo y excluyente”. El Banco de la Nación y COFIDE están allí, porque sería ya un descaro cerrarlos.
-  los empresarios de los grupos de mayor manejo (los otros llevan su empresa y hacen lo suyo), han impuesto al presidente García una disciplina fiscal, lo que está bien; le han impuesto manejar la macro-economía según el modelo de “estabilidad económica” que viene de los últimos quince años, lo que también está bien; pero a través de estos dictados que no integran “el desarrollo con inclusión”, han propiciado la emergencia de una incubada “inestabilidad social” que hemos visto en sus primeras manifestaciones recientemente. Aún piensan que el “Perú extractivo, primario” debe tener condiciones de vida en Lima y en los balnearios playeros; y olvidan que el Perú es multi-étnico: los “moches” en el norte, los “huancas” en el centro y hacia el sur, los “huari”, los “chancas”, los “quechuas”, los “aymaras”; en la selva, las tribus amazónicas. ¿Pensamos nosotros, los “criollos” –peruanos mestizos venidos a menos y encima racistas muchos- que podemos manejar este país con un modelo “no desarrollista y exclusivo”?; ¿es que somos ciegos o ...?.

Una alegría: Machu Picchu obra de verdaderos peruanos. Los peruanos de hoy, lamentablemente, estamos muy lejos de aquellos. El que esta magnífica obra preínca haya sido elegida recientemente la maravilla del mundo más ovacionada del convocado evento, poco tiene que ver con la “unión de los peruanos”; ¿es que podemos afirmar que estamos unidos?. A Machu Picchu lo ha elegido el mundo.

Una decepción: la selección peruana de fútbol, que es un reflejo de lo que es el Perú: magníficos jugadores (país con enormes riquezas), pero desarticulado, con un pésimo director técnico, con pésima dirigencia ... ¿hasta cuándo?

Algo importante: hay peruanos magníficos, la mayor parte fuera del país: profesionales y científicos; además de jóvenes campeones, discapacitados campeones ... y también -lamentablemente pocos- empresarios con visión de desarrollo con inclusión.

Hay con qué; el problema es ¿cómo?.

El presidente García ha sido prudente económicamente hablando y debe continuar siéndolo, pero los “grandes grupos empresarios” –que además manejan directa o indirectamente, los medios de comunicación masiva y lo tienen en “jaque”- no han respondido con “desarrollo” y menos con “inclusión”; no han acudido en apoyo de su gobierno para lograr un Perú mejor para todos los peruanos, sino únicamente se han dedicado a ver cómo siguen obteniendo más ventajas y más ganancias aprovechando el boom de los minerales; con TLC o sin TLC, véase el caso del trigo (TLC adelantado) y el maíz amarillo duro que hoy deben pagar los bolsillos de todos los peruanos, simplemente por no hacer lo que se debió (y se debe) hacer y que sí está haciendo p.e. Colombia, que desarrolla nuevas extensiones de estos productos, con una eficiente “bolsa de productos” que permite una comercialización transparente; mientras aquí –Perú tierra bendita- eliminamos la “bolsa de productos” porque podía competir con los bancos y propender al desarrollo interno. Ahora se está viendo de relanzar; ojalá que se haga bien y no tengamos un tributo más a la economía moderna para decir que la tenemos y que en la práctica sea una figura más, de un “mecanismo” mediatizado.

Esperamos que el mensaje a la Nación del presidente García a un año de haber iniciado su gobierno, no sea un recuento de lo mismo (no queremos escuchar a un Toledo con mucha mejor presencia y mucha mejor voz y manejo del idioma); no se quiere un mensaje esperanzador; lo que se quiere, es un mensaje concreto de cómo sacará al Perú y a todos los peruanos adelante con base a un “desarrollo con inclusión”; para que no se cumpla la subliminal predicción del señor Brioso de Standard & Poors subrayada al inicio de esta nota.

El presidente García tiene la palabra ...