La semana que transcurrida ha estado marcada por el artículo escrito por el presidente García el domingo pasado y posteriores declaraciones del mismo. El mandatario ha puesto realmente los puntos sobre lo importante y trascendente. Efectivamente nuestro país se encuentra inmerso en la construcción de una economía social de mercado y por lo tanto nuestras acciones deben de reflejar dicho esfuerzo. Para lograrlo debemos conseguir que se dirijan hacia nosotros la mayor cantidad de inversiones privadas posibles, tanto nacionales como extranjeras. Sin ellas, es una utopía el hablar de desarrollo autosostenido. El Perú debe aprovechar al máximo las perspectivas del crecimiento económico que a nivel mundial se esta llevando a cabo y en especial la globalización que facilita el intercambio de bienes, capitales y recursos tecnológicos así como humanos. No nos podemos dar el lujo de perder el tren de la historia y tal como lo menciona el presidente García, requerimos de las inversiones para poder desarrollarnos. En estos momentos gozamos de una situación especial con el alto precio en que se están cotizando las materias primas y la necesidad que de ellas está requiriendo el desarrollo económico mundial, por ello nos es imprescindible el lograr que se concentre la mayor cantidad de inversiones en la potencialidad que tenemos. Esto, evidentemente, no quiere decir que no se tenga especial cuidado con el medio ambiente y el que estas inversiones a su vez conlleven un alto grado de transferencia tecnológica y de incorporación de valor agregado. Por todo ello, no es factible que grupos que se encuentran en oposición a cualquier inversión y desarrollo puedan paralizar estas inversiones. El daño que nos causarían sería de carácter irreversible. Sabemos que los actuales desarrollos, por ejemplo en minería, ocupan la más alta tecnología de explotación cuidando al máximo el medio ambiente. Quienes destruyen el mismo son los explotadores informales que no tienen en consideración ningún aspecto y solo buscan su provecho personal. Con respecto a lo expresado por nuestro presidente de que al Perú le convendría más el negociar directamente con la Unión Europea, tiene absolutamente la razón en ello. En la CAN actualmente solo somos dos países (Colombia y Perú) con interés en una economía de mercado. Ecuador y Bolivia siguen el proyecto venezolano. Esa es su libertad de acción, pero no necesariamente ello conviene a nuestros intereses. Preguntémonos ¿como vamos a negociar en bloque si defendemos intereses y principios diametralmente diferentes? Ello es incompatible con toda negociación eficaz. Creemos que el Perú debe hacer un planteamiento formal a la UE en base a esta realidad y buscar el que podamos negociar directamente y no estar, entonces, supeditados a criterios diferentes. La actual CAN no tiene una unidad de criterios y menos de intereses.