Con flema, no inglesa, pero sí muy criolla y con la rotundidad que manejan los que poseen vasta experiencia en la gestión edil o pública, ha dicho el señor Gustavo Sierra que las huestes de Alexander Kouri desmenuzarán las tachas contra su candidatura. No sé si el plural es adecuado, si sé que hay una que posee veintiún páginas de solidez cataclísmica como la elaborada por el notable penalista Guillermo Olivera Díaz y de la que hemos dado cuenta en esta misma columna.

Me asaltan dudas rigurosas. La primera y fundamental: ¿Será el mismo Kouri, que tiene más experiencia que Sierra y sería el fraudulento candidato a la alcaldía de Lima, el que debata y haga trizas la tacha?

¿Cómo hará para demostar que: Cambio Radical no ha procedido conforme a la ley de partidos políticos para su inscripción, dirigencia, legitimidad e idoneidad ética para fungir de prohijadora de su postulación al municipio limeño?

A menos que lo que haya mostrado en el borrador de su tacha, Guillermo Olivera Díaz, sea producto de su imaginación: copias facsimilares de renuncias del estado mayor de Cambio Radical el 2006; la validación que otorga el JNE a las copias; la insuficiencia de quórum del llamado comité ejecutivo nacional de esa organización, sea documentación toda falsa o fabricada ad hoc, el misil contra el embeleco per se debilísimo, Cambio Radical, la argumentación sobre su insuficiencia e inutilidad es demostrativa que ha trasgredido la ley e incurrido en delitos penales.

Si las renuncias el 2006 fueron recepcionadas, tal cual consta en las copias de las mismas, por el director del Registro de Organizaciones Políticas, Fernando Rodríguez Patrón y jamás fue corregido el intríngulis, ¿cómo, este mismo señor dio pase regular, en mayo del 2010 a lo que él sabía que carecía de esa cualidad? o ¿a cambio de qué lo hizo o por causa de qué razones, si hay alguna en el mundo que permita violar las leyes, con escándalo impresionante?

Por tanto, hay mucho pan que rebanar. ¿Habrán considerado las huestes expertas de Kouri que no enfrentan un papel cualquier sino un documento de 21 largas y sesudas páginas cada una de las cuales es más mortífera que la anterior?

Con la sola y honorable excepción de La Primera el resto de medios de comunicación escrita, radial o televisivo ha preferido la política de los tres monitos: no ve, no oye, no habla. ¿Tanto poder tiene el señor Kouri o quienes lo patrocinan para maniatar de ese modo a quienes debían informar tan solo? Que resuelva el Jurado Nacional de Elecciones y las autoridades judiciales pertinentes, pero el periodismo tiene por misión informar. Y en este caso hay vergonzoso e inexcusable silencio. ¿Costó ese mutismo? En tiempos de inversiones hay que recordar el toma y daca.

¿Cuánto es el daño que se produce contra la ciudadanía que se ve obligada a tomar nota sólo de lo que dan estos medios tan raros que dan noticias, las noticias que ellos consideran que debe oír el pueblo? ¿desde cuándo se convirtieron en fiscales o tamizadores los medios de comunicación? ¡Qué vergüenza y asco da ver a políticos mediocres desgañitando sus gargantas por estupideces y callando, con militante corazón, el tema de un candidato en vientre de alquiler escorado por todas partes!

Una tonada popular reza: ¿cuál es el negocio? Y hay que repetirlo: ¿cuál es?

¿O habrá alguien que piensa que puede repetir en Lima los 1000 metros más caros del mundo que mal hizo en el Callao?

Cosas veredes Sancho, le dijo el Caballero de la Triste Figura a su inmortal escudero. Y en Perú podríamos parafrasear a don Quijote que, por lo menos, se peleaba con molinos de viento. Aquí la omerta y la desverguenza tienen carta de ciudadanía.

Si los expertos, tal cual ha dicho Sierra, van a destrozar o pulverizar las (la) tachas (tacha), que fijen fecha y hora pública. Sospecho que el doctor Guillermo Olivera Díaz tendrá ocasión de mostrar sus dotes penales, jurídicas y polémicas fuera de los tribunales o las aulas universitarias.

¡Atentos a la historia, las tribunas aplauden lo que suena bien!

¡Ataquemos al poder, el gobierno lo tiene cualquiera!

¡Hay que romper el pacto infame y tácito de hablar a media voz!

¡Sólo el talento salvará al Perú!

Lea www.voltairenet.org/es hcmujica.blogspot.com Skype: hmujica