por Guillermo Olivera Díaz ; ([email protected])

10-10-2010

KEIKO, un tanto rolliza o aprendiz de mofletuda, casi regordete, pero de veras mediocre superlativa con falencia de magín de estadista, es la innegable hija de su padre Alberto Kenya, pues sus 23 pares de cromosomas nipones con todas sus anomalías cariotípicas y, al parecer, sin el concurso maternal de Susana, la hicieron espetar sin ambages (Panorama, Canal 5 TV, 31-01-2010) que tendrá en aquél un “asesor de lujo”, desde la cárcel, triplemente condenado a diversas penas, una, a 25 años de privación de libertad locomotiva por ser autor mediato (el que está detrás) de graves crímenes, con inclusión de autoría material o directa de robos agravados en agravio del pueblo peruano (increíblemente, también de los que votarían por Keiko) y de la esposa cajamarquina de su socio Montesinos, también entre rejas.

Lo mismo hizo su progenitor. Tuvo a otro delincuente asaz peligroso como ladino “asesor de lujo”, por supuesto, en asesorías de trapacerías de todo jaez y al altísimo costo para el país, sin contar sus propias fechorías, de 15 millones de dólares USA, pagados dizque como compensación por tiempo de servicios (“cts” por delitos), sin liquidación escrita alguna, ni firma de recibo, o sea, a la mano, el 22 de setiembre del año 2000, por entrega que le hizo el enviado General EP MUENTE SCWARZ, militar en actividad, corajudo transportista de botín, a quien Alberto Kenya lo usaba como instrumento vil y repudiable.

Entonces, el padre le tendrá que susurrar, a Keiko apoltronada en el poder, cómo darse mañas, con documentos e inventivas, para sustraer del erario nacional esa millonada de dólares, utilizando al servil ministro de economía (también condenado por delincuente, empero sin cárcel efectiva) CARLOS BOLOÑA BEHR, al vice ministro de éste que liberó Toledo mientras Presidente y a una caterva de generales, coroneles, y comandantes (el grado no interesaba) en servicio activo del Ejército -esos que reconocían a su jefe supremo de las FFAA y en el delito-, que se dieron el “lujo” de entregar a domicilio tan ingente suma, a VLADIMIRO MONTESINOS TORRES, hoy encarcelado en los habitáculos que él mismo construyó para los líderes senderistas y multi condenado hasta 25 años como su par monozigótico Kenya.

Toda esta reseña espeluznante, contando con la presencia, connivencia y coparticipación del cuñadísimo VICTOR ARITOMI SHINTO, sombrío nipón casado con la tía ROSA FUJIMORI FUJIMORI, y con desvergüenza embajador del Perú en Japón, durante 10 años. Ergo, este tío de Keiko tiene mucho que asesorarla, por ejemplo, cómo invertir en el Japón sin ser descubierta, gracias al paraguas que brinda el oriente dinástico a sus ¡buenos! hijos. En el Perú decimos, de perra.

Su asesoría de “lujo” también abarcará la forma de conseguir otros 15 millones dólares, con billetes de diferente denominación, de otras cuevas tenebrosas de Alibabá, para devolvérselos al fisco peruano, pretendiendo buscar con ingenuidad en el futuro la impunidad, que finalmente no pudo conseguir a pesar del trapisondismo del ingenioso CESAR NAKASAKI SERVIGON, a quien yo lo trato civilizadamente, pues fue condenado ilegalmente a sólo 7 años y medio de carcelería.

Sobre lo mismo, también la asesorará a Keiko cómo eludir a la justicia penal huyendo al Japón en avión oficial, renunciando a la Presidencia de la República vía un modesto fax, después de años de fugitivo ingresando clandestinamente, en avión fletado, a la ciudad de Santiago en CHILE, afrontando allí su carísimo juicio de extradición, negando tozudamente ante los jueces chilenos haber cometido sus proezas y, ya en el Perú extraditado, aceptando su antes negada comisión y consiguiendo que 03 vocales supremos, capitaneados por CESAR SAN MARTIN CASTRO, le achiquen el juicio oral aplicando la antijurídica “conclusión anticipada, por confesión sincera”, para que la corrupción en grande no sea publicitada, salpique y perjudique electoralmente a tan inefable KEIKO. Ergo, la asesoría comprenderá cómo ser un camaleón de semejante urdimbre en aristas psicológicas de recónditos entresijos y al propio tiempo ser Presidenta, representante de todos los peruanos, los buenos y los que votan por élla.

Igualmente serán temas de la dinástica asesoría de padre: Cómo ser o sentirse Jefa Suprema de las Fuerzas Armadas, de miembros hercúleos y espartanos, cuyos mofletes y talla no son óbice legal para el cargo; el modo de convocar humillantemente a sus miembros, de General –como CARLOS ALBERTO BERGAMINO CRUZ- a cabo cierra filas, a Palacio de Gobierno a cualquier hora; mandarlos a recolectar, contar cuidadosamente en las bóvedas del Banco de la Nación y entregar silente –¿escucha General EP LUIS ANIBAL MUENTE SCWARZ?- los 15 millones de dólares a MONTESINOS TORRES.

Siguen los roles de asesoría para la necesitada Keiko: ordenarles que descerrajen con pata de cabra las puertas del departamento 501 de la Av. Javier Prado Nº 1995, San Isidro, del asesor de marras y que en sendas combis, manejándolas, se constituyan a la una de la mañana los 06 edecanes militares de alta graduación de Palacio al lugar indicado y reciban del contingente policial que jefaturaba el mismísimo Jefe de la Policía, General PNP FEDERICO HURTADO ESQUERRE las más de 100 maletas sustraídas con nocturnidad y a mano armada, repletas de videos incriminadores, ternos y camisas Christian Dior, relojes de oro y las lleven al Grupo Aéreo Nº 08 (cercano al aeropuerto internacional Jorge Chávez) donde los esperaba el hoy reclamado asesor de “lujo”, junto al súcubo cuñado ARITOMI SHINTO (era embajador del Perú en Japón y delinquía, con su mandante Alberto Kenya, en un cuartel militar situado en el aeropuerto Jorge Chávez de Lima).

En coyunda con Aritomi, previa orden dada por el Capo que todos los militares circunstantes se retiren, la selección de videos fue hecha y a las 07 de la mañana el botín mediático fue llevado a Palacio con ya ustedes saben quién al frente del convoy; en fin, la asesoría abarcará otros roles castrenses y de los otros, cuyas órdenes verbales y escritas, hasta por teléfono, se cumplen sin dudas ni murmuraciones, bajo apercibimiento de pasarlos a retiro de un momento a otro, sin expresión de causa válida y con el silencio cómplice del militar defenestrado y anónimo.

Por si algo sale mal en el transcurso del gobierno, cuyos fiascos no hay que aceptar para postular de nuevo, las frases asesoras serán:

“KEIKO, hija mía, valiente como tu padre aunque te orines de miedo; preñada de moral como él –por algo has estudiado como todos tus hermanos en el extranjero sin que te cueste un centavo y que Vladimiro calla-; dechado de virtudes, que incluyen reemplazar a tu sacrificada madre como Primera Dama sin defenderla; querida heredera mía de mis fortunas mal habidas: si los militares, policías y otros tiranos de tu férula aprietan el gatillo y matan a ancianos y niños en las alturas ayacuchanas, a inocentes y pecadores, sin juicio alguno, niega en proceso público cualquier jefatura de tamañas fuerzas armadas oscuras. Hazte de la vista gorda como eres. Así te podría quedar la posibilidad de tu reelección más adelante porque joven eres. Sigue el émulo de Alan García, otro aliado nuestro”.

“Tal como tu irrepetible padre: intenta un tercer mandato, alquilando un exégeta de la Carta Política que yo hice (que no sea Sarabá, pues su cara no impacta; tampoco Rey Rey que no tira Derecho), pues el pueblo peruano sufrido y aguantador, por su ceguera moral y modestia interpretativa sirve para más”.

“Nunca olvides de la indiscutida bondad de tu acrisolado padre. Por esta asesoría no te voy a cobrar nada, ni siquiera los 15 millones de dólares que tuve que pagarle a quien lo veo retratado en mis sueños, hasta en la sopa se me presenta, como par monozigótico enternado y encorbatado como yo y que observaste con tu peculiar detenimiento de aprendiz de estadista por televisión en el vendido Canal 5 de otro de los nuestros, hoy prófugo de la justicia, invirtiendo en Suiza y en islas caribeñas; hasta la cifra redonda de 15 melones me carcome”.

“Entrañable Keiko: serán gratuitos mis consejos, ya que por el Perú hasta allí llega mi magnanimidad, hasta que el bendito cáncer me consuma, por mis merecimientos, tal como hace de mí en la DIROES el Derecho Penal del enderezado CESAR SAN MARTIN”.

¡Cómo no voy a ser bondadoso contigo, hija mía, si varias veces he escuchado de tu boquita, que no temblará tu mano derecha para firmar el decreto supremo que me indulte! ¡Tal como tu padre: desprecias el derecho nacional e internacional, pues la sangre nipona se impone. Por eso amas como esposo a un gringo en lugar de un peruano!