por Guillermo Olivera Díaz; [email protected]

22-11-2011

Apreciado Williams Torres Reyes:

Alabo tu sólido propósito de materializar el "gran sueño de una nación con dignidad"; te noto sincero, al lado de los tuyos, pese a que me persuade la “conciencia impura” de la psicología materialista de Shorojova.

Comiencen, entonces, con otros militantes nacionalistas bien intencionados, enderezando al grupo RED DE COMUNICADORES Y ACTIVISTAS HUMANITARIOS (que preside Dimas Jack Soria Monsin), que también apoya a Ollanta y tiene el mismo brumoso sueño, dé ejemplo de grandeza, apertura democrática y no de burdo oscurantismo, excluyéndome de la red, en la que publiqué desde mucho tiempo atrás y más que muchos, con cierta pulcritud jurídico penal. Soy aficionado al Derecho Penal y la Criminología, en mis 42 años de abogado.

A esta Red alguien me incluyó por arte de birlibirloque, no sé cómo. Un día la encontré añadida al lado de otros grupos: RED POLITICA, GANA PERU, COMANDO FACEBOOK NACIONALISTA, entre otros. Eran tiempos electorales de mi apoyo a la candidatura presidencial de Ollanta Humala, cuando taché a PPK por farsante, denuncié penalmente a Keiko Fujimori por recibir dinero de 2 procesadas por narcotráfico y publicité el Affaire Comunicore de Luis Castañeda Lossio. Los citados no llegaron a la Presidencia del país.

En normal consonancia, voté por el actual mandatario en las 2 vueltas, lo cual no me ha generado hipoteca mental, ni cosa parecida.

Acabo de leer las incoherencias de esa RED DE COMUNICADORES Y ACTIVISTAS HUMANITARIOS (sic), que persiste en predicar sin el ejemplo, tal como hacen los llamados "locos morales" de César Lombroso (1876), creador del "delincuente nato" con supuesto XYY criminal. Pide que se unan al grupo los “aliados contra la corrupción que azota a nuestros países”. Empero, me excluye del grupo por narrar la corrupción que encierra la conducta de Omar Chehade en unos diez artículos.

Yo no me alío contra la corrupción ajena y encubro la nuestra o la de mis cercanos. Tampoco critico a la malquista prensa y violo a su vez la libertad de expresión excluyendo a los que discrepan. Esa tosca antinomia no va conmigo.

¿Se tratará de sueños tramposos y engañosos por antinómicos los que predica esta Red y no los practica? ¿Prohíja el inconsciente primitivo –si es que existe y que recusa el psicólogo ruso Shorojova- o el adquirido sueño de tanta impureza?

Documentos adjuntos