La tendencia en Líbano

Líbano, puerta de entrada al tráfico de armas y de medios de espionaje contra Siria

Por Ghaleb Kandil

Las actas de las investigaciones sobre el carguero Lutfallah-2, el avión qatarí y sobre el interrogatorio del oficial del ejército libanes arrestado por tráfico de armas hacia Siria, actas que han aparecido en la prensa, prueban la implicación de ciudadanos libaneses en la guerra contra Siria. La obstinación de ciertos representantes oficiales en seguir negando ese hecho es ya totalmente inútil.

Como se ha revelado a través de las actas de la investigación, el carguero Lutfallah-2, capturado por el ejército libanes en marzo pasado, transportaba enormes cantidades de explosivos, provenientes de Libia y enviados, a través del Líbano, a los grupos armados. El objetivo era proveer a esos grupos de armamento sofisticado para intensificar la agresión contra el Estado sirio.

La trayectoria del barco, que hizo escala en Egipto y Turquía, permite deducir sin mucha dificultad que los organizadores de ese convoy de la muerte fueron los servicios de inteligencia de Estados Unidos, que apadrinan a los grupos terroristas y envían armas y combatientes yihadistas de diferentes nacionalidades a luchar contra Siria. Según informaciones comprobadas, antes del Lutfallah-2, al menos otros dos barcos similares fueron descargados en el puerto de la ciudad libanesa de Trípoli. Todo este asunto demuestra el destino que el ex primer ministro Saad Hariri reserva a esa importante ciudad del norte del Líbano. Ya se hace evidente que la dirección de la Corriente del Futuro en el norte del Líbano está implicada en los esfuerzos tendientes a crear redes y alijos de armas y a garantizar la logística necesaria para cumplir la misión confiada a Hariri, que consiste en armar, reunir y enviar a los terroristas a Siria. A principios de este año, uno de esos depósitos de armas explotó en Trípoli dejando muertos y heridos así como importantes daños. Pero se enterró el caso y la investigación nunca arrojó resultados.

Más recientemente aún, los servicios de seguridad libaneses descubrieron sofisticados equipos de comunicación y de intercepción electrónica a bordo de un avión comercial qatarí. Ese tipo de cargamento corresponde a las prioridades, abiertamente fijadas por Estados Unidos, Francia y otros países occidentales, de equipar a los terroristas con ese tipo de material para ayudarlos a espiar las comunicaciones del Ejército Árabe Sirio y de la Resistencia libanesa, implantando ese equipamiento en el Líbano para proporcionar acceso al sistema de espionaje electrónico estadounidense y europeo, instalado a bordo de las unidades navales de la FINUL que navegan frente a las costas libanesas y sirias. La presencia de esos navíos de guerra y el papel que están desempeñando fueron revelados por los medios británicos y alemanes. En estos dos últimos días, más material de ese tipo fue confiscado en el aeropuerto de Beirut a un pasajero egipcio y a dos mujeres de nacionalidad siria. Ese tipo de equipos permite comunicarse con los satélites.

Es probable que no se trate de los primeros envíos de ese tipo de material. Hace un año que vienen apareciendo repetidamente informaciones sobre el papel de Saad Hariri, quien al parecer solicitó a Oger Telecom [1] la creación de un plan director para una red de telecomunicaciones cifradas. Técnicos de los grupos terroristas sirios, vinculados a la OTAN y a los servicios de inteligencia franceses, estuvieron en Líbano con vistas a la realización de ese proyecto. La instalación de esa red se aceleró después de la valiente intervención del ex ministro libanes de Telecomunicaciones, Charbel Nahas, en el edificio de Oger, cerca del Palacio de Justicia de Beirut, intervención que reveló la existencia de una tercera red de telefonía móvil secreta, probablemente a la disposición de los grupos terroristas que operan en Siria. También en este caso, la investigación fue enterrada.

El caso del arresto del comandante Abdel Khalek confirma lo que las fuerzas patrióticas libanesas habían venido denunciando desde el comienzo de la crisis siria. Arrestado en posesión de 50 000 dólares para la compra de armas destinadas a los terroristas sirios, Abdel Khalek seguramente no es el único oficial libanés implicado en el tráfico de armas hacia Siria. Tanto en el ejército como en las Fuerzas de Seguridad Interior (FSI), numerosos responsables militares libaneses están implicados en casos de contrabando de armas y de equipamiento militar. El robo cometido hace 4 meses en un depósito de armas perteneciente al ejército se inscribe en ese contexto. Todas esas actividades destinadas a desestabilizar Siria son financiadas por las petromonarquías, principalmente por las de Arabia Saudita y Qatar. Y cuando se denunciaban los intentos de desestabilización contra Siria, los gritones del 14 Marzo se indignaban como vírgenes asustadas cuando, en realidad, sus jefes locales, regionales e internacionales, son responsables por la sangre siria derramada a lo largo de año medio por terroristas cuya única misión es lograr la destrucción de Siria.

Declaraciones y posiciones

Sayyed Hassan Nasrallah, secretario general del Hezbollah
 «Nosotros no tenemos armas químicas ni podemos utilizarlas, por razones vinculadas a la chariah y por razones humanitarias. En caso de agresión del enemigo contra el Líbano, la Resistencia no se limitará a defenderse sino que entrará en Galilea. Una guerra israelí contra Irán es poco probable. Pero, por las informaciones que tengo gracias a los dirigentes iraníes, puedo decir que la respuesta de Teherán sería grande. Irán no será conciliador en caso de ataque contra sus instalaciones nucleares. Podría incluso responder apuntando a las bases estadounidenses en la región. Durante la guerra de 2006, yo mismo me quedé en la parte de Beirut bombardeada por la aviación israelí e incluso concedí una entrevista al redactor-jefe del canal de televisión al-Mayadeen en el sexto piso de un inmueble. Yo no me paso la vida metido en sótanos (…) Durante la primera semana de la crisis en Siria me reuní con el presidente Bachar al-Assad, quien me aseguró que estaba dispuesto a hacer cambios y reformas. Pero la oposición se negó. La guerra contra Siria no busca introducir reformas sino derrocar el régimen, no al presidente al-Assad como individuo sino la opción política que él representa. Hay cerebros takfiristas manipulados por servicios de inteligencia y que tienen como blancos a sunnitas y chiitas. No se debe dar una dimensión confesional a la crisis siria porque esta es sobre todo de carácter político. El Hezbollah está desplegando serios esfuerzos para evitar en el Líbano la discordia entre sunnitas y chiitas. Hay que desarrollar un discurso político, no un discurso sectario.»

Najib Mikati, Primer ministro del Líbano
 «En Líbano, nuestra situación en materia de seguridad, política y geográfica nos pone en una situación delicada en cuanto a lo que está pasando en Siria. La respuesta a esa amenaza está en nuestro sentimiento nacional y en el fortalecimiento de nuestra unidad para evitar que la crisis siria se extienda a nuestro país. Estamos a bordo del mismo barco y si este se hunde nos ahogaremos todos. Hemos logrado mantenernos al margen. Espero que podamos seguir haciéndolo pero, para lograrlo, tenemos que mantenernos unidos y actuar juntos para evitar toda turbulencia o desorden interno. No queremos vernos arrastrados por el conflicto en Siria, pero tampoco queremos que se cometan errores contra el Líbano ni que nadie decida exportar la crisis siria a nuestro país. Como primer ministro del Líbano, lo que me interesa es la estabilidad de mi país. Deseo, en todo caso, que la crisis siria se resuelva lo más pronto posible. Desgraciadamente, hay quienes pueden que pueden utilizarla para arremeter contra el Estado. Pero este seguirá imponiendo su autoridad y seguirá poniendo a los infractores a disposición de la justicia. Es cierto que se producen pequeños incidentes por aquí y por allá, pero sigo convencido de que todas las partes y confesiones libaneses aspiran a la paz y se niegan a importar la crisis siria al Líbano. Y eso me parece tranquilizador.»

Bechara Rai, patriarca de los cristianos maronitas
 «A los occidentales que dicen que los cristianos apoyan al régimen sirio, les digo: los cristianos están del lado del Estado y no del régimen. Esa es una gran diferencia. Lo que les preocupa no es la estabilidad del régimen sino la estabilidad de su país. En Irak, cuando Sadam Husein fue derrocado, nosotros perdimos un millón de cristianos. ¿Por qué? No fue por la caída del régimen sino porque quedó un vacio, porque ya no había autoridad. Es lo mismo en Siria. Los cristianos no están atados al régimen, pero tienen miedo de lo que puede venir después. Siempre nos interrogamos sobre el porvenir de los cristianos del Oriente. En tiempos de guerra, de crisis económicas y de inseguridad, todos sufren, cristianos y musulmanes. Desgraciadamente, a veces son víctimas de ataques, como en Egipto e Irak. En Siria, los cristianos han sufrido por los demás. Cuando hubo bombardeos en Homs y Alepo, tuvieron que huir. ¿Quién ataca a los cristianos? No son los musulmanes moderados, que son la mayoría, sino los fundamentalistas, que los tildan de infieles.»

Michel Aoun, jefe de la Corriente Patriótica Libre libre (aliado de la Resistencia libanesa)
 «¿Controlamos las fronteras de forma tal que nadie pueda infiltrarse y de que no haya disparos desde el Líbano hacia el territorio sirio? Esa interrogante está tomando proporciones peligrosas. Se ha hablado de romper las relaciones y de anular tratados. No se debe repetir lo que sucedió con los datos telefónicos. Queremos saber en detalle lo que sucede verdadera y oficialmente en las fronteras, a través de los ministerios de Defensa, del Interior, del mando del ejército y de la dirección de las FSI (Fuerzas de Seguridad Interna). En base a esa información, haremos lo necesario. Es evidente que tenemos que proteger a nuestros ciudadanos si son agredidos. Pero primero tenemos que saber si los bombardeos desde el lado sirio se inscriben en el marco de una acción o de una reacción. Si no, ¡que se vayan a otro lado con su memorándum! ¿Un gabinete neutro? ¿Para qué? ¿Para involucrar al Líbano en la guerra contra Siria? ¿Esa es su neutralidad? ¿O tienen como objetivo recomenzar a robar el Tesoro y reimplantar la corrupción? Nosotros al menos pusimos fin al despilfarro. Yo me reservo el derecho de llevar al Estado libanés ante la justicia por haber entregado los datos telefónicos a los servicios de seguridad. Los que hicieron eso cometieron una infracción con la sección de inteligencia de las FSI, que quiere comerciar con esos datos. Tenia esos datos hasta 2008. ¿Y qué crimen aclaró? Los jueces tienen que otorgar una autorización previa a la entrega de esos datos, de otra forma habrá un serio problema. Todo lo publicado hasta ahora sobre el caso Samaha no es más que la opinión de ciertos periódicos. Samaha dijo que había traído los explosivos de Siria pero ¿dónde están las pruebas? Estamos esperando los resultados de la investigación. Queremos la verdad. Y si Samaha realmente hizo eso, que asuma la responsabilidad. Todo el mundo sabe por quién recé en Brad (cerca de Alepo). Recé por San Maron. Pero él [Samir Geagea. NdlR.], ¿sobre la tumba de quién rezó en sus viajes a Arabia Saudita, a Qatar y a los Emiratos? Cuando se dirija usted a nosotros [Alusión a Samir Geagea. NdlR.], no hable de su propio pasado para atribuírnoslo (…) Yaacoub Chamoun no estaba en la lista de los detenidos en Siria que Damasco había presentado a la comisión ministerial formada en aquella época. Y Siria había precisado que no había detenidos políticos en sus cárceles. Además, Yaacoub Chamoun es sirio, siriaco, de Kamechli. Fuentes bien informadas nos han dicho que había luchado en las filas del Kataeb y que se entrenó durante 40 días en Israel. Así que no es libanés sino sirio y las autoridades libaneses no lo reclamaron.»

Omrane Zohbi, ministro sirio de Información
 «Las declaraciones de Arabia Sauidta y de Qatar sobre temores de transmisión de la crisis siria al Líbano no son más que una comedia. Si quieren impedir que se transmita la crisis sólo tienen que dejar de armar y de financiar a los terroristas. La soberanía siria no puede ser violada. El gobierno combatirá a todos los que traten de violar los derechos soberanos de Siria. El ejército está restableciendo la estabilidad dentro del país para abrir un diálogo político. Las fuerzas de la oposición deben evaluar la situación de manera juiciosa, deponiendo las armas y confiando el porvenir de Siria, a través del voto, a los sirios. Los que se oponen a toda intervención extranjera y apoyan la solución política tienen derecho a expresarse libremente en la prensa nacional siria.»

Fuente
New Orient News

[1Oger Telecom es una empresa creada en 2006 y con base en Dubai, en los Emiratos Árabes Unidos. Ver http://www.ogertelecom.com. Nota de la Redacción.