JPEG - 63.7 KB

De conformidad con el artículo 51 de la Carta de las Naciones Unidas, deseo notificar, en nombre de mi Gobierno, que Estados Unidos ha adoptado determinadas medidas en ejercicio de su derecho inmanente de legítima defensa. Estas medidas se adoptaron en respuesta a una escalada de ataques armados cometidos en los últimos meses por la República Islámica de Irán y milicias apoyadas por Irán contra fuerzas e intereses estadounidenses en la región de Oriente Medio, a fin de impedir que la República Islámica de Irán realice o apoye nuevos ataques contra Estados Unidos o los intereses estadounidenses, e inhibir la capacidad de las milicias apoyadas por la República Islámica de Irán y la Fuerza al-Quds del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica para llevar a cabo ataques. Una de esas medidas fue una operación llevada a cabo el 2 de enero de 2020 contra dirigentes de la Fuerza al-Quds del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica de Irán en el territorio de Irak. Estados Unidos está dispuesto a adoptar medidas adicionales en la región, según sea necesario, para seguir protegiendo al personal y los intereses estadounidenses.

En los últimos meses Estados Unidos ha sido blanco de una escalada de amenazas y ataques armados de la República Islámica de Irán. Son ejemplo de ello una amenaza a la embarcación anfibia USS Boxer el 18 de julio de 2019, mientras el buque estaba realizando, conforme a lo previsto, el tránsito de entrada al estrecho de Ormuz, por un sistema aéreo no tripulado iraní, como se informó anteriormente al Consejo, así como un ataque armado, el 19 de junio de 2019, con un misil superficie-aire contra una aeronave no tripulada MQ-4 de vigilancia de la Marina de Estados Unidos destinada al control del estrecho de Ormuz en el espacio aéreo internacional. Las medidas adoptadas por Estados Unidos se produjeron en el contexto de los continuos ataques armados de la República Islámica de Irán, que han puesto en peligro la paz y la seguridad internacionales, incluidos los ataques contra buques comerciales frente al puerto de Fujayrah y en el golfo de Omán, que ponen en peligro la libertad de navegación y la seguridad del comercio internacional, y los ataques con misiles y vehículos aéreos no tripulados en el territorio de Arabia Saudita.

Además, las milicias respaldadas por la Fuerza al-Quds han iniciado una serie de ataques contra las fuerzas de Estados Unidos. Los grupos de milicias respaldados por la Fuerza al-Quds en Irak, incluso Kata’ib Hizballah, han realizado una serie de ataques con fuego indirecto contra bases donde hay estacionadas fuerzas de Estados Unidos en Irak. El 27 de diciembre de 2019, uno de esos ataques se saldó con la muerte de un contratista del Gobierno de Estados Unidos y lesiones de 4 miembros del servicio de Estados Unidos, todos los cuales estaban presentes en Irak con el consentimiento y la solicitud del Gobierno de Irak respecto de la realización de operaciones contra el EIIL notificadas al Consejo en la carta de Estados Unidos de fecha 23 de septiembre de 2014. En respuesta inmediata a ese ataque del 27 de diciembre, Estados Unidos dispararó contra 5 blancos asociados con Kata’ib Hizballah en Irak y Siria el 29 de diciembre de 2019. Kata’ib Hizballah y otras milicias respaldadas por la fuerza al-Quds participaron a continuación en un ataque contra la Embajada de Estados Unidos en Bagdad el 31 de diciembre de 2019, que causó daños considerables a los bienes de la Embajada.

Desde nuestra respuesta, Irán lanzó el 7 de enero más de una docena de misiles balísticos contra el Ejército de Estados Unidos y las fuerzas de la coalición en Irak. Es evidente que estos misiles fueron lanzados desde Irán y dirigidos a al menos 2 bases militares iraquíes que albergaban personal militar de Estados Unidos y personal de la Coalición en Al-Asad y Erbil.

Estados Unidos desea señalar —como lo ha hecho en repetidas ocasiones a lo largo de los últimos años— que sigue empeñado en lograr una solución diplomática. Estados Unidos manifiesta su disposición a entablar negociaciones serias con Irán sin condiciones previas, con el objetivo de evitar nuevas situaciones que pongan en peligro la paz y la seguridad internacionales o den lugar a una escalada por parte del régimen iraní.

Le agradecería que tuviera a bien hacer distribuir la presente carta como documento del Consejo de Seguridad.