En el marco del avance de la OTAN hacia la región indo-pacífica [1], la alianza atlántica ve en la oposición política de Hong Kong una ‎oportunidad y considera a la presidente de Taiwán, Tsai Ing-wen (ver foto), como una ‎importantísima aliada. ‎

En 1989, Estados Unidos, Francia y el Reino Unido respaldaron una intentona golpista de Zhao ‎Ziyang en la República Popular China [2]. En la plaza Tiananmén, el célebre ‎agente de la OTAN, Gene Sharp, dirigió las operaciones que convirtieron las protestas ‎en enfrentamiento y finalmente en masacre [3]. ‎

Ante el fracaso de aquella maniobra, esas tres potencias occidentales sacaron de China a unos ‎‎400 discípulos de Zhao Ziyang y los trasladaron a Hong Kong, que era entonces una colonia ‎británica. Aquello se conoce como la Operación Yellow Bird [4]. ‎

Como en aquella época, las protestas y los subsiguientes motines que han sacudido Hong Kong en ‎los últimos meses son obra de la antigua red Yellow Bird. Ante el ya evidente fracaso, Estados Unidos, ‎Francia y Reino Unido están enviando los cabecillas a Taiwán. ‎

La presidente taiwanesa, Tsai Ing-wen –reelecta el 11 de enero de 2020 para un tercer mandato–, ‎aspira a romper el compromiso «un país, dos sistemas», de 1992, y proclamar la independencia ‎de Taiwán. Incluso ha declarado una «guerra de información» y logró en 2019 que se adoptara ‎una ley contra las personas acusadas de divulgar en Taiwán supuestas fakes news originadas en ‎la China continental. La señora Tsai Ing-wen considera además que los motines registrados en ‎Hong Kong justifican su postura y está concediendo asilo a los cabecillas fugitivos. ‎

El ex secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, afirma que –después de ‎Estados Unidos en 2016 y Francia en 2017 ante las supuestas fake news rusas– Taiwán tendrá ‎que enfrentar próximamente una campaña de fake news chinas [5]. Sería por tanto en ese frente del “Lejano Oriente” que Occidente tendrá que asumir ‎la defensa de la democracia ante el autoritarismo. ‎

Alemania y Francia ya están dispuestas a aportar apoyo militar a Taiwán frente a la República ‎Popular China. ‎

[1] «La OTAN pretende convertirse en ‎alianza atlántico-pacífica», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 10 de ‎diciembre de 2019.

[2] «Tiananmen, 20 años después», por ‎Domenico Losurdo, Red Voltaire, 31 de julio de 2014.

[3] «La Albert Einstein Institution: no violencia según la CIA», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 10 de febrero de 2005.

[4] Opération Yellow Bird, film de ‎‎62 minutos de Sophie Lepault, Illégitime Défense.

[5] «Taiwan – nächste Frontlinie ‎im Kampf gegen Chinas Machtgelüste», Anders Fogh Rasmussen, Die Welt, 8 de enero ‎de 2020.