A nadie se le va a convencer de lo contrario. De que las elecciones de ayer en el Estado de La Florida fueron trasparentes y limpias como un cristal, no se lo cree nadie, ni el más crédulo de los mortales aunque sea la versión miamense del famoso "Bobo de la Yuca".

Lo del día de ayer en los colegios electorales fue un caos. Las modernas y flamantes máquinas de votar que costaron no sé cuantos millones de dólares y que se suponía que iban a evitar lo que ocurrió en las pasadas elecciones presidenciales, en las cuales miles de electores no pudieron ejercer su derecho a votar, han dejado sobre el ambiente una sombra de dudas que hace penar en que en todo esto hay gato encerrado. ¿Qué casualidad? Los problemas más serios se presentaron en los colegios electorales de los Condados de Broward y Dade que es donde la candidata a la gobernación del Estado por el Partido Demócrata Janet Reno tiene su mayor base de apoyo electoral.

De acuerdo a los partes oficiales el oponente a la señora Reno Bill McBride tiene una ligera ventaja - como era de esperar - en los Condados de la parte norte del Estado. Pero en el sur, donde se iba a decidir el resultado de la elección, aquí en Miami y en Broward las maquinas de votar no funcionaron bien. Igual que cuando las pasadas elecciones presidenciales del año dos mil cuando tampoco funcionaron bien las malditas maquinitas electrónicas y todo aquel caos dio por resultado que sobre la elección presidencial surgiera un manto de dudas. El grito de fraude solo fue apagado cuando los salvajes terroristas de Osama Bin Laden lanzaron su criminal ataque contra las torres gemelas de New York, dejando atrás las especulaciones sobre las posibles trampas que se pudieron haber realizado para llevar a la Casa Blanca al Presidente Bush.

La teoría conspiradora según la cual los Republicanos del Gobernador Bush querían que su contrincante en las elecciones para la gobernación del Estado fuera Bill McBride y no Janet Reno, cobra mayor fuerza con el fallo en las máquinas de votar en la zona del Estado donde la señora Reno tiene su base popular, que es en los Condados de Broward y Dade.

Mientras en el resto de la nación el país llora los muertos del once de Septiembre de New York, aquí en La Florida de los que se habla es de lo que ocurrió en las elecciones de ayer martes. Donde todavía no se sabe a ciencia cierta el resultado final de los comicios.

Tanto en el idioma inglés como en castellano hay una palabra que define de una manera muy benevolente lo ocurrido en el día de ayer en las elecciones floridanas ¡Fiasco!

Pero dicho en "cubano" la palabra "fiasco" se queda corta.

Vamos a decirlo claro. ¿Oscuro y huele a queso? El ratón cayó en la trampa. Janet Reno cayó en la trampa. Es que los "camajanes" y "Manengues" cubanos ya han aprendido a manejar computadoras. Por algo estamos en el siglo XXI. -¿Habrá también un cubano siniestro detrás de todo esto?

Estados Unidos tiene un peligro exterior. El terrorismo, como lo ocurrido el once de septiembre en New York. Y uno interior. La falsificación de la democracia como acaba de ocurrir en La Florida. Es que vivimos en un mundo de trampas. Donde el que gana siempre es el más tramposo.