No es una referencia a personas nacidas en Alemania, sino a los otros "alemanes". Que pueden ser ciudadanos de origen cubano, venezolanos, nicaragüenses o de cualquier otro país. Son los ladrones "clonados" que tienen una gran semejanza con el ex presidente de Nicaragua Arnoldo Alemán que en estos momentos está atrincherado en la presidencia de la Asamblea Legislativa de su país para protegerse de que un Tribunal lo juzgue por el robo de más de 100 millones de dólares.

Otto Reich, el Subsecretario de Estado de los Estados Unidos anda por Nicaragua dándole su apoyo al Presidente de ese país, Enrique Bolaños que ha iniciado una campaña general contra la corrupción política de la cual el blanco principal es su antecesor y dirigente poderoso de su propio Partido Liberal Arnoldo Alemán Y eso está muy bien. Si no es en el tema de Cuba, en algo teníamos que coincidir con Mr. Reich. Hay que acabar con los políticos corruptos que van al poder a enriquecerse a costa del tesoro de su país. ¡Gritemos todos ¡Vergüenza contra Dinero!" ¡A barrer con los ladrones!

Pero como dice el refranero popular, la caridad empieza por casa y no vamos a mirar la paja en el ojo ajeno sin antes ver la viga en el nuestro. Porque si de ladrones se trata no hay que ir a buscarlos en Nicaragua sin antes revisar la lista de los grandes ladrones de América Latina que viven aquí en Miami, que por algo a esta ciudad ya le llaman "la cuerva de Alí Baba.

¿Dónde tiene su residencia el más grande ladrón de fondos públicos de su país, el ex presidente de Venezuela Carlos Andrés Pérez? Precisamente en tiempos de la presidencia de Carlos Andrés Pérez Otto Reich era el Embajador de los Estados Unidos en Caracas. ¿No sabía Otto Reich lo que toda Venezuela, sabía, que Carlos Andrés Pérez era todo un señor ladrón de marca mayor? ¿Le recriminó entonces por sus robos al señor Pérez su excelencia Mr. Reich?

Y si los presidentes ladrones de América Latina no están todos de cuerpo presente en las calles de Miami, aquí tenemos a sus amiguitos y compinches además de las voluminosas cuentas bancarias productos del saqueo que han realizado en sus respectivos países. También hay prominentes ladrones de "cuello duro", banqueros y traficantes de toda laya que viven en Miami como "honorables señores".

¿Y qué nos dicen de los políticos locales de origen cubano o de los que se han enriquecido con trampas al amparo del poder y que son grandes contribuyentes de campañas políticas - el dinero en cartuchos- cuyas influencias llegan hasta las alturas de Washington?

El ex presidente de Nicaragua Arnoldo Alemán resulta un vulgar peón gastable en el ajedrez de la política norteamericana hacia América Latina. Así le paga el Diablo a quien bien le sirve, pudiéramos decir.

Pero no. Eso no sería "constructivo". Mejor saludar como buena esta nueva actitud de Washington para con los grande malversadores, claro está, si se aplica en todo su rigor y en todas partes. Empezando por Miami donde los ladrones están a montones y muchos de ellos son amigos del señor Otto Reich. ¡A mí, que no me venga con cuentos!