JPEG - 5.4 KB

Felipe Quispe Huanca nació en Ajllata, provincia Omasuyos, el 22 de agosto de 1942. Su comunidad originaria fue arrebatada por los latifundistas y sus antepasados objeto de las relaciones brutales de esclavismo y explotación por parte de los "Patrones" feudales. Sus padres eran forzados para trabajar como siervos impagos y abusados del Patrón. Su padre tenía la conciencia clara de que los K’aras , los blancos explotadores y racistas, habían llegado de Europa para robar tierras , destruir la cultura originaria e imponer la injusticia y el racismo. Sus padres, campesinos, pobres como son la gran mayoría de Aymaras y Quechuas, fueron Gabino Quispe y Leandra Huanca, quienes tuvieron 6 hijos más para el hambre , como era el hijo menor sus padres no pudieron ayudarlo para que siguiera estudiando después del 6to grado.

Fue una víctima más del sistema escolar blancoide donde el idioma español es impuesto con golpes, plantones, tortura; donde se prohibe hablar en Aymara y se ridiculiza el gorro andino, el llucho. En una entrevista publicada por el periódico "Los tiempos de Bolivia", relató que el profesor cuando no podían cantar el himno nacional en un "buen" español les quitaba sus lluchus (los gorros andinos tejidos a mano con precioso esfuerzo y un bien para los que no tienen nada) y los quemaba sin importarles el llanto de los niños indígenas .

En ese ritual campesino de voluntad para integrarse como ciudadano, hizo su servicio militar en Grupo Aéreo de Cobertura en Riberalta en 1983.

Trabajó en la tierra en la comunidad de Ajllata, cercana al guerrero pueblo de Achacachi, y se convirtió en dirigente campesino. Tal vez por esa época conoció a uno de los ideólogos Aymaras más importantes: Fausto Reinaga, cuyas ideas han influido sin duda en la trayectoria de muchos de los principales activistas y líderes Aymaras contemporáneos, entre ellos Felipe Quispe.

Bajo la dictadura

En 1971 cuando ocupaba la secretaría general del sindicato de su comunidad, se produjo el golpe militar que inició la sangrienta dictadura del hijo de la Escuela de las Américas: Hugo Bánzer. La muerte y persecución que vivieron los indígenas es horrorosa, anónima e impune, Quispe tuvo que escapar a Santa Cruz donde fue obrero explotado hasta 1977 .

En 1978 volvió a la ciudad de La Paz y conoció al Movimiento Indígena Tupac Katari (MITKA) mediante un locutor de radio San Gabriel, que teatralizaba las gestas heroicas de los libertarios indígenas Tupac Katari y Bartolina Sisa. Entonces tomó contacto con varios dirigentes, entre ellos Luciano Tapia, incorporándose a ese partido, en el que trabajó como secretario permanente hasta 1980 cuando nuevamente fue perseguido por el narcogolpista Luis García Meza. Quispe tuvo que salir al Perú, luego a México, en 1983, Guatemala y posteriormente al Salvador. En 1983 volvió a Bolivia y en 1984 fue elegido como dirigente de la Federación Sindical de Trabajadores Campesinos de La Paz y fundó el movimiento" Ayllus Rojos", el brazo político de las organizaciones campesinas de base.

En 1988, los "Ayllus Rojos "se presentaron en el Congreso Campesino de Potosí con una tesis que planteó una vía desesperada frente a siglos de etnocidio sistemático por parte del estado mestizo: la lucha armada. Esta misma tesis se presentó en el Congreso de la COB en 1989 y recibió el rechazo de diferentes partidos, ese año fue detenido en la cárcel de San Pedro por siete meses.

En esa época se forma el Ejercito Guerrillero Tupac Katari (EGTK), que hizo asaltos a remesas de dinero de cuatro entidades para la compra de armas. En 1992 se desarticula el EGTK y varios militantes, entre ellos mujeres son arrestados. Lo que los medios de comunicación manejados íntegramente por blancos y mestizos en Bolivia, nunca denunciaron fue la violación de derechos humanos elementales, violaciones y torturas a las que fueron sometidos con especial ensañamiento en indígenas y mujeres, para obtener auto incriminaciones.

Quispe fue detenido el 19 de agosto de 1992 durante el gobierno de Jaime Paz Zamora, en la ciudad de El Alto por el Coronel Germán Linares. Entrevistado por una feroz y afamada periodista que había dejado sin argumentos a los detenidos blancos que participaron en el EGTK la dejó sin habla cuando contesto a sus agresivas recriminaciones de porqué la violencia: "Para que mi hija no sea tu empleada".

Durante su detención fue salvajemente torturado durante varios días, golpeado con palos y hierros, colgado de cabeza, sometido a la picana eléctrica. Le destrozaron los oídos perforándolos con una punta metálica, privado de agua, alimento, descanso, baño, sofocado por bolsas plásticas hasta no poder respirar, y después acusado de alzamiento armado.

Una voz para la historia

"El Mallku", (Cóndor que simboliza la máxima autoridad comunal en Aymara), como ya lo conocieron desde esa época, permaneció en el penal de San Pedro hasta el 17 de julio de 1997, cuando los campesinos de la Provincia de Omasuyos rodearon la cárcel exigiendo la libertad de Quispe. Durante éste período salió bachiller e inició estudios de Historia en la Universidad Estatal de la Paz. El Mallku ha escrito tres libros, "Indio en escena", "tupac Katari vive y vuelve..." y "Mi captura", aun inédita.

Un año después de su liberación, en un congreso nacional realizado el 29 de noviembre de 1988, "el Mallku" fue elegido Secretario Ejecutivo de la máxima organización campesina de Bolivia: la Confederación Sindical Unica de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB).